teñir

(redireccionado de teñían)
También se encuentra en: Sinónimos.

teñir

(Del lat. tingere.)
1. v. tr. y prnl. Dar a una cosa un color distinto del que tenía he teñido el vestido blanco de negro; se tiñe el pelo de color caoba. tintar
2. v. tr. Dar un tono, un aspecto o un carácter que no es el fundamental a una cosa tiñe sus escritos de una cierta melancolía. pintar
3. PINTURA Apagar un color con otro más oscuro.
NOTA: Se conjuga como: ceñir

teñir

 
tr.-prnl. Dar [a una cosa] un color diferente de su color natural o del que pueda tener accidentalmente.
tr. fig.Imbuir [a alguno] de una opinión o afecto.
pint. Rebajar un [color] con otro.
V. conjugación (cuadro) [9] como reír. Partic. reg.: teñido; irreg.: tinto.

teñir

(te'ɲiɾ)
verbo transitivo
1. dar un color distinto del que tiene a una cosa teñir una tela
2. dar a una cosa un determinado carácter o matiz Una honda nostalgia teñía sus palabras.
Sinónimos

teñir

transitivo
entintar, tintar, colorear.
Tintar y entintar se utilizan si se trata de teñir colores artificiales; pero tratándose del color que naturalmente adquieren las cosas no puede usarse más que teñir: entintar, tintar o teñir un traje; a fines de primavera los sembrados se tiñen (no tintan ni entintan) de amarillo.
Traducciones

teñir

dye, tint, to dye

teñir

tingieren, färben

teñir

teindre

teñir

barvit

teñir

farve

teñir

βάφω

teñir

värjätä

teñir

bojati

teñir

染める

teñir

염색하다

teñir

verven

teñir

farge

teñir

tingir

teñir

färga

teñir

ย้อม

teñir

boyamak

teñir

nhuộm

teñir

teñir

A. VT
1. [+ pelo, ropa] → to dye
teñir una prenda de azulto dye a garment blue
el jersey ha teñido los pañuelosthe colour of the jersey has come out on the handkerchiefs
2. (= manchar) → to stain
teñido de sangrestained with blood
3. (= matizar) → to tinge (de with) un poema teñido de añoranzaa poem tinged with longing
4. (Arte) [+ color] → to darken
B. (teñirse) VPR
1. teñirse el peloto dye one's hair
2. el mar se tiñó de negrothe sea darkened
Ejemplos ?
El viejo Rey estaba tan amargado por tanta tristeza y miseria, que todos los años permanecía un día entero de rodillas, junto con sus soldados, rogando por la conversión de la princesa; pero nada conseguía. Las viejas que bebían aguardiente, en señal de duelo lo teñían de negro antes de llevárselo a la boca; más no podían hacer.
Vi una joven morenita, de ojos grandes, con dos pupilas que brillaban como dos luces, una frente que me pareció el pedazo de cielo que veía por el agujero de mi nido y unos labios que asemejaban el color de la aurora, que a mí me gustaba tanto contemplar, que todas las mañanitas dispertaba antes de salir el sol, y asomando la cabeza por debajo del ala, con la que me abrigaba mi madre, me extasiaba viendo cómo las nubes se teñían de rojo.
-Sí, Madre Abadesa. Como la Niña Chole vacilaba al responder, y sus mejillas se teñían de rosa, yo intervine ayudándola galante.
Era negro su vestido, de pulcritud hasta nimia, y en su pecho campeaba del Toisón de Oro la insignia. Era el otro recio, bajo, de edad mediana; teñían sus facciones de la audacia las desagradables tintas.
¿Volveré a mi tranquilo valle y las campanas no resonarán como antes en mi corazón, y la luz encendida al pie del retablo antiguo no brillará como antes a mis ojos, y el campo no tendrá los mismos aromas, ni el horizonte los mismos destellos que en mi infancia, cuando las ilusiones se teñían en las florestas como las alitas de las mariposas, o la fe libaba esperanzas en la lejana estrella, como la abeja miel en la flor del cantueso y del romero?
Y ya al cielo una mirada de entusiasmo y de fe viva daba, animando su rostro una inspirada sonrisa, y ya de pronto, inclinando la frente a tierra, teñían melancólicos colores sus deslumbradas mejillas.
Y justamente, era la complicada operación mental a la cual se estaba entregando don Bernardo Zurutúa, sentado en una cabeza de potro, cerca del fogón, con un mate vacío en una mano y un cigarrillo apagado en la otra, la boina en la nuca y mirando con ojos fijos las llamitas que, de vez en cuando, bailaban en las brasas y teñían, en la noche, de rojo subido, su cara colorada de vasco viejo, recocido, durante cincuenta años, por el sol de la Pampa.
Verá usted que las damas atenienses se encorsetaban estrechamente, llevaban calzado de altos tacones, se teñían el pelo de amarillo y se pintaban exactamente igual que una necia elegante o que una cortesana de ahora.
Libre el corazón de todo rencor, abrí los ojos bajo el suave cosquilleo de aquellos dedos invisibles, y murmuré sonriente: -Niña, no sé qué bebedizo me has dado que todo lo olvido... Ella repuso, al mismo tiempo que sus mejillas se teñían de rosa -Es porque no soy la Marquesa de Bradomín.
Carmela y Damián miraban extáticos aquel sol, cuyos últimos rayos teñían el horizonte de no sé qué luz profética, que iba a reflejarse allá en su conturbado espíritu.
Se teñían de azafrán los vestidos de fiesta y se esparcía azafrán por el suelo de las salas en que se celebraban festines y se rellenaban de azafrán los cojines.
Respecto a Cos, su economía se basaba en la producción del vino, en la manufactura de cerámicas y en la fabricación de la bombicina, una seda especial que teñían de púrpura.