tazón

(redireccionado de tazones)
También se encuentra en: Sinónimos.

tazón

1. s. m. Recipiente semejante a una taza, pero de mayor tamaño, usado para tomar líquidos cada mañana se toma un tazón de leche con cereales para desayunar.
2. Recipiente de piedra u otro material donde cae el agua de la fuentes. pila, taza

tazón

 
m. Taza sin asa.

tazón

(ta'θon)
sustantivo masculino
recipiente de mayor tamaño que una taza, sin asa, usado para tomar alimentos líquidos beber un tazón de caldo
Sinónimos

tazón

sustantivo masculino
bol.
Traducciones

tazón

bowl, mug, basin, pelvis

tazón

mísa

tazón

skål

tazón

μπολ

tazón

kulho

tazón

bol

tazón

zdjela

tazón

ボウル

tazón

그릇

tazón

kom

tazón

bolle

tazón

miska

tazón

tigela

tazón

чаша

tazón

skål

tazón

ชาม

tazón

kase

tazón

chén

tazón

tazón

Купа

tazón

tazón

קערה

tazón

SM (= cuenco) → bowl; (= taza) → large cup; (= jarra) → mug
Ejemplos ?
Y ebria con la grandeza floreciente de apoteosis, triunfos y ovaciones de olímpico esplendor, volvió indolente a alojar en palacios sus legiones y su plebe a bañar públicamente de alabastro y de pórfido en tazones.
9 Y esta es la cuenta de ellos: treinta tazones de oro, mil tazones de plata, veinte y nueve cuchillos, 10 Treinta tazas de oro, cuatrocientas y diez otras tazas de plata, y mil otros vasos.
13 Y quitarán la ceniza del altar, y extenderán sobre él un paño de púrpura: 14 Y pondrán sobre él todos sus instrumentos de que se sirve: las paletas, los garfios, los braseros, y los tazones, todos los vasos del altar; y extenderán sobre él la cubierta de pieles de tejones, y le pondrán además las varas.
28 Y harás las varas de madera de Sittim, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa. 29 Harás también sus platos, y sus cucharas, y sus cubiertas, y sus tazones, con que se libará: de oro fino los harás.
2 E hízole sus cuernos á sus cuatro esquinas, los cuales eran de la misma pieza, y cubriólo de metal. 3 Hizo asimismo todos los vasos del altar: calderas, y tenazas, y tazones, y garfios, y palas: todos sus vasos hizo de metal.
Los sátiros y ninfas de las antiguas fontanas parecen estremecer sus bronces con palpitaciones de carne viva en esta luz misteriosa; ríe el mármol de la Venus y los amorcillos al deslizarse por su pálida superficie los estremecimientos de la brisa, acompañados de un cabrilleo de resplandores y movibles sombras; refléjanse invertidas en la dormida agua de los grandes tazones las desnudeces mitológicas, las canastillas de flores de piedra, como adornos de mesa, de blanco biscuit, montados sobre bases de veneciano espejo.
5 Y envió á los mancebos de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y sacrificaron pacíficos á Jehová, becerros. 6 Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y púsola en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar.
70 Y algunos de los príncipes de las familias dieron para la obra. El Tirsatha dió para el tesoro mil dracmas de oro, cincuenta tazones, y quinientas treinta vestiduras sacerdotales.
11 Hizo también Hiram calderos, y palas, y tazones; y acabó Hiram la obra que hacía al rey Salomón para la casa de Dios; 12 Dos columnas, y los cordones, los capiteles sobre las cabezas de las dos columnas, y dos redes para cubrir las dos bolas de los capiteles que estaban encima de las columnas; 13 Cuatrocientas granadas en las dos redecillas, dos órdenes de granadas en cada redecilla, para que cubriesen las dos bolas de los capiteles que estaban encima de las columnas.
Todos fueron a parar encima del puente, pero no estuvieron allí mucho tiempo, porque pronto se abalanzaron sobre los hornos y platos de piedra, luchando maleducadamente por los tazones y las sillas.
19 Y las copas, é incensarios, y tazones, y ollas, y candeleros, y escudillas, y tazas: lo que de oro de oro, y lo que de plata de plata, se llevó el capitán de la guardia.
Aquí depositaban las preciosas alhajas de Troya que conducían de todas partes, las que extraían de los templos, que incendiaron las mesas de los dioses, los tazones de oro macizo y las ropas que robaban; alrededor estaban los niños y sus medrosas madres, en una prolongada fila, observando el rigor del saqueo.