tarascón


También se encuentra en: Sinónimos.

tarascón

s. m. Amér. Merid. Mordedura o tarascada.
Ejemplos ?
Era el año 48, mientras Lázaro fue a predicar a Marsella, Marta y Marcela fueron a Tarascón, Trófimo a Arles y María se hizo ermitaña, retirándose a una cueva de las montañas de Saint-Maximin-la-Sainte-Baume y Maximino se dirigió a Aix en Provence.
Santa Marta (departamento de Magdalena): nombrada en honor a la Santa, por haber sido descubierta el día de su fiesta, el 29 de julio. Tarascón: Donde según cuenta la leyenda Santa Marta derrotó a la Tarasca, un dragón que amenazaba a la ciudad.
Como dramaturgo escribió varias obras de teatro: El último ídolo (La dernière idole, 1862), Los ausentes (Les absents, 1863), etc. No olvida, sin embargo, su vocación de narrador y en 1872 escribe Tartarín de Tarascón, que fue su personaje mítico.
ean Barnabé Amy, fue un escultor francés del siglo XIX, nacido en Tarascón (Bocas del Ródano) el 11 de junio de 1839 y fallecido en París el 24 de marzo de 1907.
Llega enseguida a dos localidades enfrentadas, Tarascón, en la margen izquierda, y Beaucaire, en la derecha, una villa de Arte e Historia.
El castillo de Tarascón, en el departamento de Bouches-du-Rhône, se inició en 1400 por Luis II de Anjou, y fue terminado por su hijo, René.
Falleció el 24 de marzo de 1907, fue inhumado en el cementerio de Tarascón y sobre su tumba un amigo plantó un olivo que aún hoy está cortado por un Félibrige.
En su curso se encuentran muchas ciudades: en Suiza, Sierre, Sion, Martigny y Ginebra; y en Francia, Lyon, Vienne, Valence, Aviñón, Tarascón, Beaucaire, Arlés y Port-Saint-Louis-du-Rhône, la última en su boca.
En el Sauvage, la travesía de se hace con un transbordador de trailla asistido por ruedas de paletas. Entre Beaucaire y Tarascón, se piuso en servicio un puente de madera, probablemente en el siglo XIII.
Gadal se crio en una casa cercana a la del historiador tarascón Adolphe Garrigou, especializado en la historia de los cátaros (junto con su hijo, es recordado con una placa en el edificio donde vivió en una plaza de Tarascón).
Entonces Santa Marta predicó un sermón a la gente y convirtió a muchos de ellos al cristianismo. Arrepentidos de dar muerte al domado monstruo, los habitantes cambiaron el nombre del pueblo a Tarascón.
El Rey de Tarascón había atacado sin éxito a La Tarasca con todas sus filas y su arsenal, pero Santa Marta encantó a la bestia con sus plegarias, y volvió a la ciudad con la bestia así domada.