talco

talco

(Del ár. talq.)
1. s. m. MINERALOGÍA Mineral muy blando, de estructura hojosa, de color verde, blanco o pardusco, que se utiliza reducido a polvo en farmacia y en perfumería, o en láminas sustituyendo al vidrio.
2. Lámina metálica muy delgada de distintos colores usada en bordados y otros adornos.

talco

  [Mg3Si4O10(OH)2]
m. mineral. Silicato hidratado de magnesio, extremadamente blando. Se encuentra en rocas eruptivas y metamórficas.

talco

('talko)
sustantivo masculino
1. mineralogy mineral silicato de magnesio El talco es el mineral más blando.
2. polvo de este mineral usado para el cuidado de la piel aplicar talco desodorante en los pies
Traducciones

talco

talc

talco

talco

talco

talc

talco

talk

talco

talco

talco

talk

talco

ΤΆΛΚΗΣ

talco

ТАЛК

talco

MASTEK

talco

טלק

talco

タルク

talco

TALK

talco

SM (Quím) → talc (tb polvos de talco) → talcum powder

talco

m talc, (en polvo) talcum powder
Ejemplos ?
27. Talcosis o esteatosis. Trabajadores de la industria química y de cosméticos que manejan talco o esteatita. 28. Aluminosis o pulmón de aluminio.
¡Bendición a las liras y a las flautas áticas que estremecen las figuras del friso! ¡Maldición al verso que es de peltre y de talco!
Rocas de cartón afelpadas de musgo, cumbres nevadas a fuerza de papelitos picados y deshilachado algodón, riachuelos de talco, un molino cuya rueda daba vueltas, una fuentecilla que manaba verdadera agua, y los mil accidentes del paisaje, animados por figuras: una vieja pasando un puente, sobre un pollino; un cazador apuntando a un ciervo, enhiesto sobre un monte; un elefante bajando por un sendero, seguido de una jirafa; varias mozas sacando agua de la fuente; un gallo, con sus gallinas, del mismo tamaño de las mozas, y por último, novedad sorprendente y modernista: un automóvil, que se hunde en un túnel, y vuelve a salir y a entrar a cada minuto...
Iban sumergiéndose en golfos de sombra los frescos angelotes, los follajes de oropel y briche, las bermejas rosas artificiales de los tiestos, las estrellas de talco sembradas por el fantástico pabellón de nubes.
Más que barrido parecía lavado, bruñido: la luz con que Dios alumbra nuestro valle se prodigaba en un derroche de gloria; las zonas luminosas de todas aquellas paredes recién enlucidas, eran de una blancura incandescente; el follaje de árboles y trepadoras, los frutos, las flores, el césped, heridos por aquel resistero, semejaban una vegetación de talco, uno de esos paisajes con incrustaciones de nácar que lucen en el fondo de algunos pisapapeles de cristal.
En su pueblo, donde Aurelio se había refugiado después de recorrer gran parte del mundo, todavía se consagraba aquella noche a la inocente comedia mística, tradicional, de ir a esperar lo Reyes; ni más ni menos que en su tiempo, cuando él era niño, y seguía por calles y plazas y carreteras, a la luz de las pestíferas antorchas, a los pobres músicos de la murga municipal, disfrazados, con trapos de colorines y tristes preseas de talco, de Reyes Magos, reyes melancólicos con cara de hambrientos.
Entonces, magnates, reyes, Caudillos, conquistadores, Privados, emperadores, Son allí menos que tú; Y ante tus falsos disfraces Es tierra, harapos y talco Cuanto ostenta altivo palco De oro, perlas y tisú.
Paréceme que oigo las marchas de nuestra música popular, que veo las danzas de nuestros gigantones monstruosos, que asisto al espectáculo de vestir a los niños de ángeles con sus coronas de rosas y sus alitas de talco.
Capítulo II Efectos prohibidos Artículo 1º: Queda prohibida la introducción en la Provincia de los efectos siguientes: herrajes de fierro para puertas y ventanas, alfajías, almidón de trigo, almas de fierro para bolas de campo y belas hechas, toda manufactura de lata ó latón, argollas de fierro y latón, argollas de fierro y bronce, azadores de fierro, arcos para calderos ó baldes, espuelas de fierro, frenos, cabezadas, riendas, coronas, lomillos, cinchas, cojinillos, sobrecinchas, maneadores, fiadores, lazos, bozales, bozalejos, rebenques y demás arreos para caballos; batidores o peines escarmenadores de talco...
Instrumento, que regularmente se hace de cabritilla, ú de papél pegádo à unas varillas mui delgadas de madéra, concha, ò marfil, las quales se unen por el un extremo con un clavillo remachado por ambas partes, y hecho un pliegue del papél ò cabritilla en cada varilla, se abre y cierra facilmente, y sirve para hacerse aire. Tambien se suele hacer de concha, talco, y de otras matérias.
Era de ojos grandes de pardo color. Su cuerpo vestía por siempre de blanco, no usó zapatillas ni color ni talco. Caminaba airosa, cantando contenta, moviéndose toda como una coqueta.
Y en extraños paisajes peregrinos Y perspectivas nunca imaginadas, Hacer de áureas arenas los caminos Y de talco brillante las cascadas.