talaverano

(redireccionado de talaverana)
También se encuentra en: Sinónimos.

talaverano, -na

 
adj.-s. De cualquiera de las poblaciones denominadas Talavera.
Ejemplos ?
Conviven los abigarrados diseños vegetales de tradición musulmana con figuras humanas, por lo general bustos. La influencia talaverana y catalana llega a Teruel en el transcurso de los siglos XVII y XVIII.
En su interior conserva piezas de gran valor artístico como el altar de la Virgen del Rosario realizado en azulejería Talaverana de comienzos del siglo XVII y que tiene un bello panel sobre La Anunciación (posiblemente realizada por alguien de la escuela de Juan Flores); la imagen de Santa Ana del siglo XVI; un busto del Ecce Homo; y la imagen del Cristo de la Salud.
Los motivos más habituales son: orlas de hojas, ramilletes, hojas de helecho, flores de cuatro pétalos, hoja trebolada, hojas de palmera y cenefa talaverana; menos abundantes son las zoomorfas, como el águila bicéfala.
Dos jarras de loza talaverana, un cuenco boca abajo y unos cuchillos abandonados, ayudan a romper una disposición que podría resultar monótona si no estuviera suavizada por el hecho de que los objetos presentan diversas distancias en relación al borde de la mesa.
SERGIO DE LA LLAVE MUÑOZ (2013): "Azulejería talaverana en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol (Garciaz, Cáceres)", en XLI Coloquios de Extremadura.
y trás un tímido preámbulo ilustrado en el ámbito urbano en el siglo XVIII, la azulejería madrileña tuvo su máximo apogeo en el último cuarto del siglo XIX y primer tercio del siglo XX, impulsada por la ideología pedagógica de la Institución Libre de Enseñanza y materializada por algunos nombres propios de ceramistas como Daniel Zuloaga, la saga talaverana de los Ruíz de Luna, y maestros menos conocidos como Enrique Guijo, Alfonso Romero Mesa y Francisco Arroyo; junto con arquitectos como Velázquez Bosco, José Espelius o Teodoro Anasagasti.
Cordobés nacido en 1851, y mano derecha de Juan Ruiz de Luna desde 1908, con la creación de la mencionada fábrica talaverana, y director en Madrid de su sucursal en el taller y tienda de la calle Mayor, Enrique Guijo, tras la disolución de la sociedad en 1917, continuó durante unos años en el local de Mayor y en 1920 montó fábrica propia en Carabanchel, en la que trabajaron su hija Enriqueta (que luego sería profesora de la Escuela de Cerámica), su sobrino Joaquín Bustillo ("dibujante y acuarelista de talento" según Aniceto García Villar), y un socio de lujo, Alfonso Romero Mesa.
Se hallan también en su interior dos frontales de azulejería talaverana del siglo XVIII, con representaciones ande San Bartolomé (del lado de la Epístola) y San Marcos (del Evangelio).
— Las fechas de los periodos de producción son aproximadas con valor orientativo — Diversos trabajos arqueológicos y el estudio comparado de importantes fondos de loza fina han permitido detectar influencias y copias manifiestas de las series de loza talaverana en diferentes puntos de la geografía cerámica española.
También llamada de hoja-pluma, se trata de una variación temática del ramito de Alcora, pintado —como es característica talaverana— a mayor tamaño.
Uno de los artífices de la recuperación de la cerámica talaverana española fue Juan Niveiro con la fundación de la fábrica de "El Carmen"; la incorporación de operarios traídos de Manises supuso otro importante cambio en sus series decorativas.
Habitual en la pintura del barroco español y en numerosos ejemplos del género costumbrista, la cacharrería talaverana es casi omnipresente en la producción de los maestros del bodegón español y en las naturalezas muertas de pintores nacionales, pudiéndosela también rastrear en algunos ejemplos extranjeros, en especial de las escuelas flamencas del siglo XVIII.