taimado

(redireccionado de taimada)
También se encuentra en: Sinónimos.

taimado, a

(Del port. taimado.)
1. adj./ s. Que es astuto y con gran habilidad para engañar nos engañó un hombre taimado. ladino
2. adj. Chile Que es obstinado o está emperrado en alguna cosa.

taimado, -da

 
adj.-s. Astuto, bellaco, pícaro, disimulado, ladino.

taimado, -da

(taj'maðo, -ða)
abreviación
1. persona que es astuta y actúa con disimulo un vendedor taimado
2. característica que es propia de estas personas intenciones taimadas
3. persona que no cede ante cierta situación un viejo taimado

taimado, -da


sustantivo masculino-femenino
1. persona que es astuta y actúa con disimulo El muy taimado piensa que puede engañarme.
2. persona que no cede ante cierta situación Eres un taimado, y uno bien terco.
Sinónimos

taimado

, taimada
adjetivo y sustantivo
Traducciones

taimado

crafty, sly

taimado

mazaný

taimado

snedig

taimado

viekas

taimado

rusé

taimado

prepreden

taimado

scaltro

taimado

ずるい

taimado

교활한

taimado

sluw

taimado

slu

taimado

slug

taimado

ซึ่งมีเล่ห์เหลี่ยม อย่างฉลาดแกมโกง

taimado

kurnaz

taimado

ranh mãnh

taimado

狡猾的

taimado

ADJ
1. (= astuto) → sly, crafty
2. (= hosco) → sullen
3. (Andes) (= perezoso) → lazy
Ejemplos ?
Porque su taimada abuela echó de ver que tales juguetes y gracias, en los pocos años y en la mucha hermosura de su nieta, habían de ser felicísimos atractivos e incentivos para acrecentar su caudal; y así, se los procuró y buscó por todas las vías que pudo, y no faltó poeta que se los diese: que también hay poetas que se acomodan con gitanos, y les venden sus obras, como los hay para ciegos, que les fingen milagros y van a la parte de la ganancia.
¡ Guarde más ceremonia con mi taco, o por vida del rey que se lo saco! -De veros, el contento, replicó la taimada, me hace tener tan fuerte movimiento.
Y así pasaron meses hasta seis, aceptando Visitación los alboroques, pero sin darse a partido ni revelar intención de cubrir la libranza, porque la muy taimada conocía a fondo la influencia de sus hechizos sobre el corazón del cartulario.
Miedo tenía la taimada de entrar en el pueblo, pues no hacía su industria porque a la puerta de cada choza duerme siempre una tortuga, y es sabido que la muerte para vencer a una tortuga ha de menester más de un siglo.
Sin embargo, no me iba a estar la noche en éxtasis, y después de comprobar su estabilidad, imitando a Dío Fetente, me saqué los botines, que envueltos en un periódico me sirvieron de almohada, me envolví en la carpeta verde y dejándome caer en el fementido lecho, resolví dormir. Indiscutiblemente, era cama de archipobre, un deshecho de judería, la yacija más taimada que he conocido.
De pronto, y cerca ya de esta mi casa, acometióme como un vértigo de terror pensando en si la muy taimada vieja me habría visto y conocido; en si se habría hecho la desentendida para dejarme penetrar en la todavía oscura calle del Lobo y asaltarme allí impunemente; en si vendría tras de mí; en si ya la tendría encima...
Fue tu amor una sarta de falacias de tu alma hecha de afeite y badulaque. Escondiste taimada con audacias tras la pompa del amplio miriñaque las liviandades de las lises lacias.
Confusa estaba Laura, viendo que le pedía una cosa tan difícil para ella, pues no sabía el modo cómo viniese a sus manos; y así, dándole cien escudos en oro, le dijo que el dinero todo lo alcanzaba, que los diese a quien le trajese aquellas cosas, a lo cual replicó la taimada hechicera (que con esto quería entretener la cura para sangrar la bolsa de la dama y encubrir su enredo) que ella no tenía de quién fiarse, demás que estaba la virtud en que ella lo buscase y se lo diese.
Pues yo tengo de escribir esta leyenda, aunque no sea más que para probar que por pícara y taimada y bellaca que llegase a ser, con el tiempo y las aguas, la pobre niña a quien tan desastroso fin auguraba la abuela, y por mucho que más tarde se afanase en dar al diablo la carne para ofrecer a Dios los huesos, nunca, en los siglos de los siglos, se presentará mujer que exceda en crímenes a la dama de mi historia.
Ha bastado una palabra zalamera de la señora, una sola, para hacerle cambiar de opinión. ¡Qué taimada es nuestra señora! Y no es que la señora fuera taimada, sino que el duende era como, son los seres humanos.
El conflicto, desde el punto de vista de Inglaterra, es absolutamente antioficial, sólo que esta potencia, con su habitual habilidad diplomática —también llamada hipocresía en buen romance— presenta una fachada de disgustos ante las medidas tomadas por el gobierno de Ian Smith, y es apoyada en su taimada actitud por algunos de los países del Commonwealth que la siguen, y atacada por una buena parte de los países del África Negra, sean o no dóciles vasallos económicos del imperialismo inglés.
¡así es la vida!" Ahora me dirigía a los comerciantes con el aplomo de un experto corredor, y con la certeza de que debían ser estériles mis fatigas, porque ya "había vendido" me aseguré en breve tiempo una clientela mediocre, compuesta de fiesteros de feria, farmacéuticos a quienes hablaba del ácido pícrico y otras zarandajas, libreros y dos o tres almaceneros, la gente de menos provecho y la más taimada para mercar.