taciturno

(redireccionado de taciturna)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con taciturna: circunspecta, taciturno, circunspecto

taciturno, a

(Del lat. taciturnus.)
1. adj. Que habla poco me sorprende que te haya contado sus intimidades porque es muy taciturno. callado, silencioso
2. Que está triste y melancólico desde que estuvo hablando con él, la noto muy taciturna. apesadumbrado, mohíno alegre

taciturno, -na

 
adj. Callado, silencioso, que le molesta hablar.
fig.Triste, apesadumbrado.

taciturno, -na

(taθi'tuɾno, -na)
abreviación
1. persona que usualmente se comporta de manera callada y silenciosa un joven melancólico y taciturno
2. característica que es propia de este tipo de personas una conducta taciturna
Sinónimos
Traducciones

taciturno

taciturne

taciturno

taciturno

taciturno

taciturno

taciturno

沉默寡言

taciturno

沉默寡言

taciturno

fåmælt

taciturno

ADJ (= callado) → taciturn, silent; (= malhumorado) → sullen, moody; (= triste) → glum
Ejemplos ?
Oh mariposa nocturna de mi lámpara suicida, alma caduca y torcida, evanescencia nocturna; linfática taciturna de mi Nirvana opioso, en tu mirar sigiloso me espeluzna tu erotismo que es la pasión del abismo por el Angel Tenebroso.
Por más que la reciente confianza que se establece entre dos personas que sienten ambas, como por mitad, un mismo sentimiento, autorizase a Pedro a ser exigente en sus preguntas, y obligase a ella a ser franca en sus respuestas, nada supo Pedro, porque la tierna y feliz joven que sonreía con dulzura, se tornaba al oír sus preguntas en taciturna y áspera; y si él persistía, ella le amenazaba con alejarse para siempre de su lado.
Los viejos granjeros, una raza taciturna de rasgos enérgicos, vestían levitas y pantalones cuyo tejido habían hilado en casa, medias azules y zapatos grandes.
Si yo estaba de novio en aquella casa debíase a las arterias de la maldita vieja, y llegó a producirse en poco tiempo una de las situaciones más raras de que haya oído hablar, pues me retenía en la casa, junto a mi novia, no el amor a ella, sino el odio al alma taciturna y violenta que envasaba la madre silenciosa, pesando a todas horas cuántas probabilidades existían en el presente de que me casara o no con su hija.
A excepción de un ausente, que era el oficial de policía, en aquella covacha taciturna todos holgaban con vagancia dulce, con ocios que se paseaban de las novelas de Dumas al reconfortante sueño de las siestas y al amable chismorreo del atardecer.
¡Cuán tristes doblan las marchitas flores su frente taciturna en tu jardín, y apagando sus vívidos colores, llorar parecen, como yo, tu fin!
Con un paso mecánico, muy de marcha fúnebre, la gran caricatura taciturna pasa, pasa, decreciendo, en los decrecientes acordes de la marcha heroica.
En una de esas ocasiones iluminaban las caras de las muñecas de las chiquillas que se encontraban acomodadas cuidadosamente en una silla mecedora que de quieta se miraba taciturna.
Sus tenues vibraciones, moduladas en invisible y delicado vaivén de compases deleitosos, adormecían la realidad que como metáfora silente, se convertía en divagación interna, en reminiscencia taciturna, en floración de recuerdos.
Como al regreso de la Vaubyessard, cuando las contradanzas le daban vueltas en la cabeza, tenía una melancolía taciturna, una desesperación adormecida.
El dolor, la tristeza, la soledad, habían impreso en el rostro, en los gestos, en el ademán, y hasta en toda la figura de aquella mujer, la solemne pátina de la pena moral, invencible, como fatal, trágica; sus atractivos de modesta y taciturna, se mezclaban ahora en graciosa armonía con este reflejo exterior y melancólico de las amarguras de su alma.
Jorge en taciturna melancolía, en resignación triste: el hábito hizo tolerable la desgracia; el tiempo, al mitigar la pena, mató el consuelo de la esperanza.