tablilla

(redireccionado de tablillas)
También se encuentra en: Sinónimos.

tablilla

1. s. f. Tabla pequeña para fijar anuncios u otras cosas tiene una tablilla en su cuarto para anotar lo que ha de hacer. tablero
2. JUEGOS Trozo de banda comprendido entre dos troneras o agujeros, en la mesa de billar.
3. HISTORIA Pequeña placa sobre la que se escribía antiguamente con punzón.
4. tablilla de santero HISTORIA Insignia que llevaban los que pedían limosna para los santuarios o ermitas.
5. tablillas de san Lázaro HISTORIA Conjunto de tres tablas pequeñas unidas por un cordel que hacían sonar los que pedían limosna para los hospitales.

tablilla

 
f. Tabla pequeña en la cual se expone al público una lista de personas, un edicto o un anuncio de otra clase.
Trozo de baranda de la mesa de billar comprendido entre dos troneras.
Traducciones

tablilla

shingle, splint

tablilla

dlaha

tablilla

skinne

tablilla

Schiene

tablilla

lasta

tablilla

attelle

tablilla

udlaga

tablilla

stecca

tablilla

添え木

tablilla

부목

tablilla

spalk

tablilla

flis

tablilla

szyna

tablilla

tala

tablilla

лубок

tablilla

skena

tablilla

เฝือก

tablilla

süyek

tablilla

thanh nẹp

tablilla

藤条

tablilla

SF
1. (= tabla) → small board (Med) → splint
2. (Méx) [de chocolate] → bar

tablilla

f splint
Ejemplos ?
Heme aquí que pensaba con este pobre y triste remedio remediar y pasar mi lacería, y estaba ya cuanto que alegre y de buena ventura; mas no quiso mi desdicha, despertando a este lacerado de mi amo y poniéndole más diligencia de la que él de suyo se tenía (pues los míseros por la mayor parte nunca de aquella carecen), agora, cerrando los agujeros del arca, ciérrase la puerta a mi consuelo y la abriese a mis trabajos.” Así lamentaba yo, en tanto que mi solícito carpintero con muchos clavos y tablillas dio fin a sus obras...
Pero tu alto amor, que el báratro fue más alto aquel, el que, aunque indómita, a llevar el yugo te enseñó, pues ni tan querida es la cabeza, para un padre agotado por la edad, de un tardío nieto que su única hija alimenta: 120 el cual, cuando, apenas al fin siendo encontrado para las riquezas del abuelo, su nombre éste ha inscrito en las testadas tablillas, y los impíos goces de un burlado pariente evitando, ahuyenta de su cana cabeza un buitre; ni tanto se regocijó en su níveo palomo ninguna 125 collera suya, de la que, se dice, mucho más ímprobamente besos con su mordiente pico siempre arranca que la que principalmente muy deseosa es, la mujer.
Éstas, lo mismo que los anuncios y tablillas expuestas en las calles con letras grandísimas, escapan a la observación a fuerza de ser excesivamente notables; y aquí, la física inadvertencia ocular es precisamente análoga a la inteligibilidad moral, por la que el intelecto permite que pasen desapercibidas esas consideraciones, que son demasiado evidentes y palpables por sí mismas.
Cuando se supo en Auriabella el suplicio atroz del que llama el vulgo San Antonio de Illaos; cuando se tuvieron pormenores de aquella admirable constancia del joven mártir, que repetía en las torturas, al sentir las agudas cuñas hincársele en los dedos apretados por tablillas y en las piernas sujetas al cepo...
Su elevada construcción no le quitaba lo sencillo de su porte que seducía a todos lo viajeros que por ahí cruzaban, pero que jamás, quién sabe por qué, se atrevían a llamar a sus impresionantes portones en forma de tablillas de dura madera.
Le trajimos en brazos como se pudo, y gracias al algebrista de Gondás, ¿no sabe usted?, aquel hombre que cura toda rotura y dislocación sin reglas ni sabiduría, con unas tablillas, unos cordeles y siete avemarías con sus Gloria Patris, no tendrá que gastar muleta el señor de Brus o como se llame, aunque siempre al andar se le conocerá un poquito.
Y entonces, recordando las actitudes de sus maestros junto a la cama de los heridos, reconfortó al paciente con toda clase de buenas palabras, caricias quirúrgicas, que son como el aceite con que se engrasan los bisturíes. Para preparar unas tablillas, fueron a buscar en la cochera un montón de listones.
Estaba riéndose de sí mismo Artefio, con su mágica, haciendo las tablillas para entender el lenguaje de las aves, y Checo de Ascoli muy triste y pelándose las barbas, porque tras tanto experimento disparatado no podía hallar nuevas necedades que escribir.
De tu memoria en las tablillas esto: Cuando el río atravieses que separa Entrambos continentes, hacia el orto Y la cuna del sol tu paso guía, A los campos gorgóneos de Cisthene Llegarás, de las Fórcides ancianas, Tres, cygniformes, con un ojo solo Y un solo diente, habitan, ni reciben La luz del sol, ni de la tibia luna, No lejos, las alígeras hermanas Con sierpes por cabellos; las Gorgonas Enemigas del hombre, que no puede Su vista resistir, sin que se apague El aliento vital.
—Siguen aun apoderados de los Consejos los municipales, que están, como nunca, cometiendo asesinatos, disparando alevosamente entre las tablillas de las celosías contra todo paisano armado o desarmado que asoma por la plaza inmediata o por la calle del Sacramento.
Ya se disponía a formalizar la querella, cuando dice: «Que salga de la litera.» Sale, y a la vista de su prenda, quédase mudo, los brazos se le caen y las tablillas se le escapan de las manos; corre a abrazarla, y exclama: «Has vencido.» Creo más seguro y conveniente separarse sin reñir que desde el tálamo pasar a los litigios forenses.
EL CORO: Ahora, tú que formas parte de nuestra es­cuela, es preciso que encuentres nuevas razones, a fin de… BDELICLEÓN: Traedme aquí cuanto antes unas tablillas pues quiero anotar fielmente todo lo que va a decir, para tenerlo bien presente.