tabernero


También se encuentra en: Sinónimos.

tabernero, a

s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que regenta una taberna o despacha en ella. cantinero

tabernero, -ra

 
m. f. Persona que vende bebidas en una taberna.
Sinónimos

tabernero

sustantivo
Traducciones

tabernero

barman, landlord

tabernero

/a SM/F (= dueño) → landlord/landlady, publican, bar manager; (= camarero) → barman/barmaid, bartender
Ejemplos ?
Abrió sobresaltada los ojos Trini, contempló con expresión entristecida al tabernero; poco a poco fue recobrando la lucidez, y -¡Ah, que es usté, señor Curro!
Y esto último lo dijo el Niño dirigiéndose al tabernero, que, cruzado de brazos en la puerta de su taberna, había presenciado, canturreando irónicamente uno de los tangos más en boga a la sazón, la casi mortificante derrota de aquél, uno de los más acreditados por aquel entonces catedráticos en lances de amor y bizarría.
Comprobó con sorpresa que el cochero no estaba allí ya. Tampoco vio al tabernero ni a su mujer. La taberna, vacía; la puerta de la especie de cobertizo que servía de cuadra, de par en par igualmente.
a señora Nicolasa, viuda del herrador, recibió una carta en que le participaban la imprevista y repentina muerte de su tío, el más rico tabernero de Córdoba.
Iba sudando un tabernero de congoja tanto que, cansado, se dejaba caer a cada paso, y a mí me pareció que le dijo un verdugo: -Harto es que sudéis el agua y no nos la vendáis por vino.
-¡Eso no se sabe! -exclamó el tabernero con acento irónico e incrédula expresión. -Pos tan y mientras se sabe u no se sabe, dame una miajita de solera, que estoy achicharraíto.
Allí estaba el cochero como espectador; allí, el tabernero y su mujer..., no como espectadores, sino como actores furiosos, excitados por su hija, la mozallona, que repetía a todo gritar: -¡Quísome coger!
El tabernero contempló el papel, y después de poner en él los ojos un instante: -Vamos, hombre -repuso con voz grave-. Y si to esto resultara que no era naíta de lo que tú te figuras, ¿ejarías a la Filomena y cumplirías como debes cumplir con Trini la Maravilla?
¡En aquel mismo momento, con redoble fiereza, lo lanzaban, desgarrado en los escollos, al mar, tan azul, tan tranquilo! Y la hija del tabernero, con una especie de histérico chillido, insistía: -¡Quísome coger ese condenado!
Todos podían acercarse. Él no reparaba en el número: que reparase el tabernero, encargado de servir las copas. Sobreentendido que en las bienandanzas no olvidaba a su Estrella y a los hijitos de su sangre.
No hay, pues, título de propiedad que valga, si falta la fe de bautismo, el fiat del tabernero más próximo, LA ROBLA 1, para decirlo de una vez.
-No, pos lo que es en este caso -dijo el tabernero, que, al barruntar la al parecer conjurada pelea, habíase acercado al grupo- no es el Petaca el que está en lo firme, que no es el más valiente el que da más puñalás, que casos hay en que no darle a un gachó un crujío es siete veces más de macho que zumbarle la pandereta.