tabernáculo

(redireccionado de tabernáculos)
También se encuentra en: Sinónimos.

tabernáculo

(Del lat. tabernaculum.)
1. s. m. RELIGIÓN Sagrario donde se guarda el copón y las hostias consagradas.
2. RELIGIÓN Santuario portátil donde los hebreos guardaban el arca de la alianza hasta la construcción del templo de Jerusalén.
3. HISTORIA Tienda en que habitaban los antiguos hebreos.

tabernáculo

 
m. rel. Lugar donde los he breos tenían colocada el arca del Testamento.
Tienda en que habitaban los ant. hebreos.

tabernáculo

(taβeɾ'nakulo)
sustantivo masculino
1. sagrario donde se guarda la Eucaristía el tabernáculo del templo
2. santuario ambulante anterior a la construcción del templo de Salomón tabernáculo hebreo
Sinónimos

tabernáculo

sustantivo masculino
sagrario (altar), custodia.
Traducciones

tabernáculo

tabernáculo

tabernáculo

ciborio, tabernacolo

tabernáculo

tabernacle

tabernáculo

Скиния

tabernáculo

tabernakel

tabernáculo

המשכן

tabernáculo

성막

tabernáculo

Tabernakel

tabernáculo

SMtabernacle
Ejemplos ?
Juan 7 1 Y PASADAS estas cosas andaba Jesús en Galilea: que no quería andar en Judea, porque los Judíos procuraban matarle. 2 Y estaba cerca la fiesta de los Judíos, la de los tabernáculos.
¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo? 3 Envía tu luz y tu verdad: éstas me guiarán, Me conducirán al monte de tu santidad, Y á tus tabernáculos.
Pero si grande, si imponente se presenta la catedral a nuestros ojos a cualquier hora que se penetra en su recinto misterioso y sagrado, nunca produce una impresión tan profunda como en los días en que despliega todas las galas de su pompa religiosa, en que sus tabernáculos se cubren de oro y pedrería; sus gradas, de alfombras, y sus pilares, de tapices.
3º 3º: diciendo Sant Pedro que hiciesen tres tabernáculos, sonó una voz del cielo que decía: (Este es mi Hijo amado, oídle); la qual voz, como sus discípulos la oyesen, de temor cayeron sobre las caras, y Christo nuestro Señor tocólos, y díxoles: (Levantaos y no tengáis temor; a ninguno digáis esta visión, hasta que el Hijo del hombre resucite).
Pero ¿dónde se obra tan impíamente sino en los templos de los demonios? ¿En los tabernáculos de los embustes y engaños? Pues lo primero lo ejecutaron para coger y prender a los virtuosos y honestos, que son pocos en número, y lo segundo porque no se corrijan y enmienden los muchos que son torpes y viciosos dónde y cuándo aprendiesen sus escogidos los preceptos de la celestial honestidad, lo ignoramos.
Por lo cual, soy de parecer que no en vano debe notarse que en las generaciones que se van sucediendo y multiplicando del que se denomina Seth; aunque se dice que engendró hijos e hijas; no se expresa mujer alguna de las procreadas; pero en las que se suceden aumentan de Caín al mismo fin hasta el término de la sucesión se nombra la última mujer engendrada; porque dice el sagrado texto: «Matusalén procreó a Lamech, y éste tomó en matrimonio dos mujeres; de las cuales, la una se llamó Ada y la segunda Sela; Ada dio a luz a Jobel, que fue padre y cabeza de los que vivían en los tabernáculos apacentando ganado, y el nombre de su hermano fue Jubal.
Dilata el lugar de tus tabernáculos y ranchos e hinca fuertemente las estacas de tus tiendas: no dejes de hacer lo que te digo; extiende tus cordeles bien a lo largo y afirma bien las estacas.
Apoyan su opinión en el hecho de que no se hable de nin­gún acto religioso del pueblo en el desierto: ninguna celebración de Pascua, ninguna de Pentecostés, ninguna mención de que se haya celebrado la fiesta de los tabernáculos, ninguna plegaria pública establecida; en fin, la circuncisión, aquel sello de la alianza de Dios con Abraham, no fue practicada en absoluto.
Después, cuando hubo pasado la fiesta de los santos tabernáculos, el 15 del mes de tesrín, que es el 2 de octubre, finaron las primeras solemnidades.
En éstos, que son hijos de promisión y vasos de misericordia, tiene lugar lo que dice el mismo Apóstol: «Que la misericordia se exalta sobre la justicia», pues hasta aquellos justos que vivieron con tanta santidad que tienen privilegio para recibir en los eternos tabernáculos a otros que granjearon su amistad por medio de la ganancia de la iniquidad, para que fuesen tales, los libró por la misericordia Aquel que justifica al impío e imputa esta merced y premio por cuenta de la gracia y no del débito.
Porque del número de éstos es el Apóstol, que dice: «Que por la misericordia de Dios consiguió ser fiel ministro suyo.» Y aquellos a quienes los tales reciben en los tabernáculos eternos, debemos confesar que no son de tal vida y costumbres que les baste su vida para libertarlos sin el sufragio e intercesión de los santos, y así en ellos sobrepuja mucho la misericordia a la justicia.
en otra buena, o más tolerable, sea admitido en los eternos tabernáculos y moradas, porque sirvió los santos con la ganancia de la inquidad, esto es, con el dinero o con las riquezas que fueron mal adquiridas, o, si bien adquiridas, no verdaderas, sino las que la iniquidad imaginan que son riquezas, no conociendo cuáles son las verdaderas riquezas, de las cuales están abundantes y sobrados aquellos que reciben a los otros en la eternas moradas.