tañedor

(redireccionado de tañedores)

tañedor, a

s. MÚSICA Persona que tañe un instrumento musical aún se oye a los tañedores de la procesión .

tañedor, -ra

 
m. f. Persona que tañe un instrumento músico.

tañedor, -ra

(taɲeðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que toca un instrumento musical un tañedor de laúd
Traducciones

tañedor

SM/F [de instrumentos de cuerda] → player; [de campanas] → bell-ringer
Ejemplos ?
Incluso, las pinturas sobre vasos cerámicos muestran a menudo tañedores de salpinx equipados de una phorbeia (griego antiguo φορϐειά), una ancha banda de cuero que pasaba desde la boca hasta detrás de la nuca del instrumentista, taladrada con agujeros para permitir el paso de la boquilla.
en Rumania: argentari (plateros), calderari, kalderash (caldereros), ferari (herreros), cutitari (afiladores de cuchillos), lautari (tañedores de laúd), ursari (domadores de osos) y salahori (constructores de casas).
II Yo quisiera que tornaran a mis chozas y casetas las estirpes patriarcales de selváticos poetas, tañedores montesinos de la gaita y el rabel, que mis campos empapaban en la intensa melodía de una música primera que en los senos se fundía de silencios transparentes, más sabrosos que la miel.
Lolo y Estrella se colocan uno frente al otro; la copla sube al aire y el baile comienza, cadencioso, solemne, tal que si fuera, un rigodón de príncipes. Así, sucediéndose parejas y tañedores, copleros y bateas de cañas, adviene la noche.
6 Jehová contará cuando se escribieren los pueblos: Este nació allí. (Selah.) 7 Y cantores y tañedores en ella dirán: Todas mis fuentes estarán en ti.
23 Y llegado Jesús á casa del principal, viendo los tañedores de flautas, y la gente que hacía bullicio, 24 Díceles: Apartaos, que la muchacha no es muerta, mas duerme.
Paróse frente a una reja de la calle de las Armas, donde ya era casi inútil, porque casi agonizaba, la luz de una triste imagen de la Virgen de las Ansias, y, con fiero desenfado, después de apagar la lámpara, mandó preludiar un aire, y así cantó con voz clara: «Sevilla, por ser en todo »madre de las esperanzas, »desde el patio de la Cárcel »permite ver la Giralda; »y yo, constante cautivo, »en la noche más cerrada, »contemplo tus bellos ojos »desde el fondo de su alma.» Tosido de hembra se escucha... Los tañedores se apartan...
2 Y oí una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno: y oí una voz de tañedores de arpas que tañían con sus arpas: 3 Y cantaban como un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos: y ninguno podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre los de la tierra.
22 Y voz de tañedores de arpas, y de músicos, y de tañedores de flautas y de trompetas, no será más oída en ti; y todo artífice de cualquier oficio, no será más hallado en ti; y el sonido de muela no será más en ti oído: 23 Y luz de antorcha no alumbrará más en ti; y voz de esposo ni de esposa no será más en ti oída; porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra; porque en tus hechicerías todas las gentes han errado.
Los zagales silbadores, los ingenuos tañedores de la gaita cadenciosa, viendo van las avanzadas y alegrando con tonadas la piära rumorosa.
24 Vieron tus caminos, oh Dios; Los caminos de mi Dios, de mi Rey, en el santuario. 25 Los cantores iban delante, los tañedores detrás; En medio, las doncellas, con adufes.
La canción Cierta noche de verano, en Sevilla la preciada, misterioso caballero cubierto de negra capa, embozado hasta las cejas, chambergo casi con falda, luenga pluma en el chambergo y altas botas anteadas, llevaba en pos (no matones, porque le cubran la espalda) sino músicos de oficio, tañedores de guitarra.