tañer

(redireccionado de tañía)
También se encuentra en: Sinónimos.

tañer

(Del lat. tangere.)
1. v. tr. MÚSICA Tocar un instrumento musical de percusión o de cuerda.
2. Sonar las campanas las campanas de alguna iglesia tañen a lo lejos. tocar
3. Dar golpes ligeros y seguidos con los dedos sobre una cosa el que está tañendo en la mesa, que se esté quietecito . tabalear, repiquetear
NOTA: Conjugación: CONJ.: INDICATIVO: PRES.: taño, tañes, tañe, tañemos, tañéis, tañen. IMPERF.: tañía, tañías, tañía, tañíamos, tañíais, tañían. INDEF.: tañí, tañiste, tañó, tañimos, tañisteis, tañeron. FUT.: tañeré, tañerás, tañerá, tañeremos, tañeréis, tañerán. COND.: tañería, tañerías, tañería, tañeríamos, tañeríais, tañerían. SUBJUNTIVO: PRES.: taña, tañas, taña, tañamos, tañáis, tañan. IMPERF.: tañera o tañese, tañeras o tañeses, tañera o tañese, tañéramos o tañésemos, tañerais o tañeseis, tañeran o tañesen. FUT.: tañere, tañeres, tañere, tañéremos, tañereis, tañeren. IMPERATIVO: tañe, taña, tañamos, tañed, tañan. GERUNDIO: tañendo. PARTICIPIO: tañido.

tañer

 
tr. Tocar (hacer sonar).
Tabalear (golpear).
Modelo [13]. V. conjugación (cuadro).

tañer

(ta'ɲeɾ)
verbo transitivo-intransitivo
tocar un instrumento musical Tañen las campanas de la iglesia.
Sinónimos

tañer

transitivo
Traducciones

tañer

to toll, toll, ring

tañer

VT [+ instrumento de cuerda] → to play; [+ campana] → to ring
Ejemplos ?
Cuando un vecino necesitaba pasar a la otra orilla, tañía una campana (durante muchos años a voces) y a la llamada acudía el barquero de turno.
Dos años más tarde, el niño inició sus estudios en una escuela inaugurada ese año en la misma calle, la cual se conocía como la «escuela de la Campana», debido a una torre con una campana que tañía para llamar a las clases.
El Marques de Girardin, en sus Memorias, dice de la Marquesa en 1808, lo siguiente: "Era una mujer, que sin estar en la primera juventud todavía era extremadamente agradable; elegante, bien formada, hablaba perfectamente italiano y francés, cantaba agradablemente, tañía la guitarra, recitaba poemas en todas las lenguas y pintaba retratos en miniatura con gran destreza.
Fue el primer instrumento de teclado y el predecesor del actual órgano neumático. El intérprete que lo tañía se denominaba hydraulés.
Bueno como nadie - Doris Salas Pensando estoy yo - Oscar D'Leon Lamento de Cumbia - Tony Domínguez Regresa Corazón - Tañía de Venezuela Respetame - Robert Richards Yo no creó en los hombres - Vanessa Galué Leche y miel - Nelida Ferrer y Andrea Quintero Porro y nada más - Tony Domínguez Mi Caleña - Ronald Borjas La Garrapata - Tony Domínguez Amor amor - Willy Quintero y Leopoldo Blanco Caminito Verde - Germán Quintero Tu y Yo - Nelson Arrieta El Destino - Tony Domínguez Compadre Polo - Rafael "El Pollo" Brito Jesús Prieto Soto, Mestizaje y cultura costanera, Zulia, 1999.
Los nobles lo pusieron de moda; Alcibíades se negó a aprender a tocarlo por el mismo motivo que Atenea, porque le deformaba la cara cuando lo tañía.
¡O, qué buena hija era! Cantava y tañía muy devotas coplitas a una harpa. Esta virtud alabava la gente de casa, que de la boca de la Verdad estava pendiente.
Anota Cotarelo que Andrés de la Vega dejó a su mujer como testamentaria y que ella prosiguió durante unos años alquilando vestuario, pero todos los investigadores coinciden en que ya debía de haber dejado la escena hacia 1645, aunque queda noticia de su participación en algún evento, como se deduce del testimonio de Felipe IV, que en una carta escrita en 1650 a Luisa Enríquez Manrique, condesa de Paredes de Nava, le dice: Definida por el erudito Caramuel como actriz "prodigiosa en su profesión: recitaba, cantaba, tañía, bailaba y en fin, no hacía cosa que no mereciese públicos aplausos y alabanzas", debió tener ese alto concepto de sí misma que en los artistas se suele llamar genio.
10 Otro día aconteció que el espíritu malo de parte de Dios tomó á Saúl, y mostrábase en su casa con trasportes de profeta: y David tañía con su mano como los otros días; y estaba una lanza á mano de Saúl.
Esta doncella, como quiera que la trompa tañía diversos sones y bailes, salió muy reposada y sin hacer gesto ninguno, y honestamente, con su gesto sereno, prometió al pastor que si le diese aquella manzana, que era premio de la hermosura, le daría el reino y señorío de toda Asia.
Dotada de imaginación ardiente y de fácil memoria, recitaba con infantil gracejo romances caballerescos y escenas cómicas de Alarcón, Lope y Moreto: tañía con habilidad el arpa y cantaba con donaire al compás de la guitarra las tonadillas de moda.
Todo el día, hasta la puesta del sol, celebraron el festín; y nadie careció de su respectiva porción, ni faltó la hermosa cítara que tañía Apolo, ni las Musas, que con linda voz cantaban alternando.