túnica

(redireccionado de túnicas)
También se encuentra en: Sinónimos.

túnica

(Del lat. tunica.)
1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir exterior amplia y larga sobre el vestido se puso una túnica. ropón
2. HISTORIA Prenda de vestir holgada, sin mangas y que llegaba hasta los muslos, que usaban los griegos y romanos. tunicela
3. RELIGIÓN Prenda de vestir de lana que usan los religiosos debajo del hábito.
4. BOTÁNICA Telilla pegada a la cáscara y que cubre la carne en algunas frutas y bulbos.
5. ANATOMÍA Membrana que envuelve algunas partes del cuerpo túnica del ojo; túnica de las venas.
6. ZOOLOGÍA Membrana que envuelve el cuerpo de los animales tunicados.
7. túnica de Cristo BOTÁNICA Planta anual de flor violada por fuera y blanca por dentro, semejante al estramonio.
8. túnica palmada HISTORIA La muy rica y adornada que usaban los romanos debajo de la toga picta.
9. túnica úvea ANATOMÍA Capa vascular del ojo, parecida en la forma al hollejo de la uva.

túnica

 
f. Vestidura interior usada por los antiguos romanos y griegos.
Vestidura exterior, amplia y larga.
Telilla pegada a la cáscara en algunas frutas o bulbos.
Membrana o capa de tejido que envuelve un órgano o parte del cuerpo.
zool. Envoltura o revestimiento cuticular de los tunicados; está formada por tunicina.

túnica

('tunika)
sustantivo femenino
prenda de vestir amplia y sin mangas usada antiguamente bajo la ropa una túnica romana
Sinónimos

túnica

sustantivo femenino
1 casulla, dalmática.
Túnica designa, de manera general, una vestidura exterior holgada: los árabes visten túnicas. Casulla y dalmática son las túnicas utilizadas por los sacerdotes.
2 (medicina) membrana, capa, lámina.
Traducciones

túnica

tunic, gown, robe

túnica

tunica

túnica

Tunika

túnica

tunique

túnica

túnica

túnica

Туника

túnica

外衣

túnica

外衣

túnica

Tunika

túnica

טוניקה

túnica

チュニック

túnica

tunika

túnica

SF
1. (Hist) → tunic; [de monje] → robe
2. (Anat, Bot) → tunic
Ejemplos ?
―exclamó el otro con voz sorda quitándose la levita. Mi padre, con aire sombrío, se quitó su bata y los dos se pusieron unas túnicas negras.
88 Qué comete éste, Gelio, que con su madre y su hermana se pica, y tiradas las túnicas, vela, qué comete éste, que a su tío no deja ser marido.
Sus túnicas, y especialmente la mucosa, de las cuales se pueden sacar largos colgajos, son perfectamente sanas, lo mismo que el orificio pilórico.
Oh!, qué gritos se sentían por encima de las casas! Qué espesura de puñales y túnicas desgarradas. Por las escaleras tristes esclavos suben y bajan.
Está bien hablar de las largas túnicas blancas del más allá, en todos su simbolismo, pero últimamente la gente quiere ternos, y vestidos, y zapatos para vestirse aquí abajo.
95 La Esmirna de mi Cina, a la novena mies al fin después de empezada, ha sido, y después del noveno invierno, editada, cuando quinientos, entre tanto, miles de versos, el Hatriense La Esmirna a las cavas ondas del Sátraco, a lo hondo, enviada será, a la Esmirna canos siglos, largo tiempo, la desenrollarán. Mas de Volusio los Anales junto a Padua misma morirán y laxas túnicas a las caballas a menudo darán.
No vestían como ellos imaginaban según los cuentos tradicionales de la vieja Castilla. No llevaban cercos de altas plumas multicolores sobre la cabellera: ni túnicas blancas, ni calzones en forma de zarahuelles.
Y una noche en que caía de lo alto la lluvia blanca de plumillas cristalizadas, en el palacio había festín, y la luz de las arañas reía alegre sobre los mármoles, sobre el oro y sobre las túnicas de los mandarines de las viejas porcelanas.
Zaleas de cabra cubrían sus torsos, por encima de túnicas de lana grosera, sujetas a la cintura con cuerdas de cáñamo; se apoyaban en rudas cachavas, y sus pies, callosos y negros, iban desnudos.
Despojadas ya de sus túnicas y sus velos de mil colores, que destacaban sobre el fondo suspendidos de los árboles o arrojados con descuido sobre la alfombra del césped, las muchachas discurrían a su placer por el soto, formando grupos pintorescos, y entraban y salían en el agua, haciéndola saltar en chispas luminosas sobre las flores de la margen como una menuda lluvia de rocío.
Aquileo entró en su tienda y alzó la tapa de un arca hermosa y labrada que Tetis, la de argentados pies, colocara en la nave del héroe después de llenarla de túnicas y mantos, que le abrigasen contra el viento, y de afelpados cobertores.
Sacólos atónitos como cervatos, les ató las manos por detrás con las correas bien cortadas que llevaban en las flexibles túnicas y encargó a los amigos que los condujeran a las cóncavas naves.