túmulo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con túmulo: derogado

túmulo

(Del lat. tumulus.)
1. s. m. Sepultura que sobresale del suelo.
2. Armazón de madera recubierta de paños negros y otros adornos de luto sobre la que se coloca el ataúd, durante el funeral. catafalco
3. Montículo de tierra que cubre una sepultura.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

túmulo

 
m. Sepulcro levantado en la tierra.
Montecillo artificial con que se cubría una sepultura.
Armazón fúnebre que se erige para celebrar las honras de un difunto.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

túmulo

sustantivo masculino
sepulcro, enterramiento, losa, sarcófago, tumba*, sepultura, hoya, catafalco.
Catafalco es un túmulo o sepulcro adornado con magnificencia.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

túmulo

barrow

túmulo

tumulo

túmulo

BARROW

túmulo

BARROW

túmulo

巴罗

túmulo

巴羅

túmulo

SM
1. (= sepultura) → tumulus, burial mound
2. (Geog) → mound
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Quiero sanar mi origen de barro y rasgar el tatuaje que llevo mas no puedo borrar los ropajes que van pegados al cuerpo. Exacto en mi túmulo helado me quedo minado de espectros que me escupen cadencias inútiles en el amplio caudal de mis huecos.
Era la noche del siguiente dia En que murió Ronquillo, El túmulo en la iglesia todavía Se alzaba, aunque entre mármoles yacía Su cuerpo ya, y sus honras encargadas A los severos padres franciscanos Estaban con gran pompa preparadas.
(aparte) ¡Infeliz! PEDRO. Fiel a lo que juré me verá desde el túmulo, cual me hallaría viviendo. (Sale TERESA .) RODRIGO. Isabel deseará la compañía de su madre: pudiéramos pasar por casa del Juez....
Pero al que murió miserablemente, el cadáver de Polinices, dicen que ha sido proclamado a los ciudadanos el no enterrarlo en un túmulo, ni que nadie se lamente, sino que permanezca no llorado, insepulto, como un dulce tesoro para las aves, que avizoran en busca del alimento.
A mi padre matóle el divino Aquileo cuando tomó la populosa ciudad de los cilicios, Tebas, la de altas puertas: dio muerte a Etión, y sin despojarle, por el religioso temor que le entró en el ánimo, quemó el cadáver con las labradas armas y le erigió un túmulo, a cuyo alrededor plantaron álamos las ninfas Oréades, hijas de Zeus, que lleva la égida.
Y del dolor más profundo mil pensamientos distintos, y mil funestos presagios le hundieron en tal abismo, que si el brazo del Eterno, que aun para mayor conflicto le reservaba, no hubiera dándole piadoso auxilio, acaso una misma losa, acaso un túmulo mismo encubrieran y tragaran los restos de ambos amigos.
Pero si Sarpedón te es caro y tu corazón le compadece, deja que muera a manos de Patroclo en reñido combate; y cuando el alma y la vida le abandonen, ordena a la Muerte y al dulce Hipno que lo lleven a la vasta Licia, para que sus hermanos y amigos le hagan exequias y le erijan un túmulo y un cipo, que tales son los honores debidos a los muertos.
A él le envolveré en abundante arena, derramando en torno suyo mucho cascajo; y ni siquiera sus huesos podrán ser recogidos por los aquivos; tanto limo amontonaré encima. Y tendrá su túmulo allí mismo, y no necesitará que los aqueos se lo erijan cuando le hagan las exequias.
Nunca le pasaba inadvertido el despuntar de Eos sobre el mar y sus riberas; entonces uncía al carro los ligeros corceles, y atando al mismo el cadáver de Héctor, lo arrastraba hasta dar tres vueltas al túmulo del difunto Menetíada; acto continuo volvía a reposar en la tienda, y dejaba el cadáver tendido de cara al polvo.
Y los fueron dejando sucesivamente en un sitio de la orilla del mar, que Aquileo indicó para que allí se erigiera el gran túmulo de Patroclo y de sí mismo.
Mas Aquileo, después que quitó al divino Héctor la dulce vida, ata el cadáver al carro y lo arrastra alrededor del túmulo de su compañero querido; y esto ni a aquél le aprovecha, ni es decoroso.
Ni el hombre de su vieja historia sin vuestros cantos la verdad supiera, ni el justo digno de alabanza y gloria de sus nietos vivir en la memoria más allá de su túmulo pudiera.