tósigo


También se encuentra en: Sinónimos.

tósigo

(Del lat. toxicum < gr. toxikonpharmakon, veneno para flechas.)
1. s. m. Sustancia venenosa, que al ser ingerida provoca un grave trastorno a la salud, o incluso la muerte. veneno
2. Angustia o pena muy grande. amargura

tósigo

 
m. Ponzoña.
fig.Angustia o pena grande.
Sinónimos

tósigo

sustantivo masculino
Traducciones

tósigo

toxique, venin

tósigo

SMpoison
Ejemplos ?
Y era tal el tósigo que acendraba aquella entraña, que la viuda sólo vio en aquella tragedia el castigo del culpable y su propia liberación.
Pues como yo fuí la causa de que los nuestros volvieran, por autor de la vitoria todo el campo me celebra: con que en algunos cobardes la envidia tósigo siembra; que la pensión de las dichas es la emulación que engendran.
Mudó intención Gabrina de repente, y, antes que al triste repugnase el gusto, por quitarse a su cómplice de encima o no pagarle la pactada prima, »la mano le paró cuando ofrecía la copa en que iba el tósigo mezclado, diciendo: --No te ofenda que a porfía yo tema por aquel que he tanto amado.
Frisaba ya Pérez en los cuarenta cuando Zoilita Vejar, que era, como dijo el conde de Villamediana, una de tantas santas del calendario de Cupido, consiguió hacerlo pagar derechos en la aduana parroquial por ante su merced el padre cura. Juan Pérez no se atuvo al refrán que dice:— Ni cabra ho- rra ni mujer machorra— y apuró el tósigo.
Dice el cronista Calancha, tal vez por encarecer el merecimiento del curandero, que en los primeros ratos sufrió el enfermo náuseas atroces, calambres y sudores, terminando por aletargarse, lo qne dio motivo para que los palaciegos se alarmasen, recelando que el fraile perulero hubiera administrado algún tósigo al Pontífice.
No serán culpables las hojas de mi libro en la rabia del basilisco que las leyere, sino el contagio de sus ojos, que miran con muerte; ni acusará estas razones sino aquel que sintiere que yo descubra en advertencia lo que secreto podía él obrar en tósigo.
A lo más, juzgando caritativamente, y en obsequio á ti, pen- saré que el Libertador encontró en el general Heres un amigo tan oficioso que, para salvar á su excelencia de atrenzos, se encargó, por sí y ante sí, de administrar un tósigo al hom- bre que, sin disputa, habría ser ido de serio obstáculo para el desarrollo de los planes de vitalicia.
En cuanto a Guillermo de Prusia, acostumbrado desde chiquitín al vo- mipurga de la cerveza alemana y a intoxicarse con el tósigo de los cigarros hamburgueses, conservó toda la sangre fría, y sablazo por aquí y cañonazo por allá, cerró la noche, y don Napoleón pidió alafia.
Pregunta si oyó decir Al monarca en su abandono Que un puñal lo hizo subir Los escalones del trono, Y un vaso se le hizo huir. Para escoger le llamaron Entre morir o reinar; Los que ayer le coronaron, Su venia no demandaron El tósigo a preparar.
Un amor desde entonces infinito de su alma y sus sentidos se hace dueño: le es tósigo el manjar más exquisito, y en blandas plumas la desoye el sueño: ya el lozano frescor se ve marchito del semblante purpúreo y marfileño: ya no es más que la sombra ¡ay Dios!
Diríase, al contemplar este asombros espectáculo, que un tósigo mortal, circulando en el aire o levantándose en imperceptibles efluvios de las entrañas de la tierra, había envenenado la atmósfera, y con ella el mundo.
¿Quién fue tan necio que su salud se persuadiese importaba tanto a otro como a él? En esto confesó César los delirios de su estimación propia, que es y será el tósigo de todas las prosperidades.