tímido


También se encuentra en: Sinónimos.

tímido, a

(Del lat. timidus , temeroso.)
1. adj./ s. Se aplica a la persona a la que le resulta difícil relacionarse con la gente o realizar algún tipo de actividad en público era tan tímido que tuve que declararme yo. cortado, vergonzoso
2. adj. Que se manifiesta con poca fuerza o de forma velada me dirigió una tímida sonrisa; las tímidas quejas pronto desaparecieron. leve, ligero fuerte

tímido, -da

 
adj. Temeroso, encogido y corto de ánimo.

tímido, -da

('timiðo, -ða)
abreviación
1. persona que habla o se relaciona poco con los demás un joven tímido y solitario
2. animoso que es propio de este tipo de personas Accedió a su propuesta con una sonrisa tímida.
3. fenómeno que se pone de manifiesto con poca claridad La reforma de la ley fue, a criterio del periodista, tímida e insustancial.
Traducciones

tímido

timide, peureux

tímido

tímido

tímido

sky

tímido

ostýchavý

tímido

genert

tímido

ujo

tímido

stidljiv

tímido

内気な

tímido

부끄럼 타는

tímido

blyg

tímido

ขี้อาย

tímido

utangaç

tímido

bẽn lẽn

tímido

腼腆的

tímido

срамежлив

tímido

ADJshy, timid

tímido -da

adj timid, shy, bashful
Ejemplos ?
Y ahora que el organismo exigía elementos para desarrollarse, que se acercaba la crisis de la adolescencia, que los huesos se estiraban, el hambre de Jacobo era gazuza; era un buitre que le roía las tripas sin descanso. Tímido y desfallecido, acercábase al mercado: las verduleras le conocían y le daban, cuál una naranja, cuál un mendrugo.
Aquel hombre tímido, para quien un triunfo que otros divulgaban era una abominación, un pecado irredimible, callaría hasta la muerte.
Dicha manera de nacer – que tiene su tímido precedente – en la población vecina de Entre Ríos, había de imprimir al nativo de Uruguay algunos rasgos típicos inconfundibles y que se revelaron, en el tiempo, por su manera de obrar y conducirse y por su ideario sencillo y preciso en lo que respecta a la Patria, a la “Autoridad”, a la Justicia, al Derecho, etc.
– Aquí es –murmuraba la voz de mi compañero–, hemos llegado, podemos bajar. Y como yo balbucía un tímido: – ¿Dónde estamos? – En la Barrera de Italia, fuera de las fortificaciones.
La enfermedad apenas había conseguido amortiguar los encantos de la moza, que era alta sin exageración, de talle esbelto, de seno algo tímido que hundíase como para dejar aproximarse sus hombros; sus ojos eran negros, dulces, melancólicos, ojos de oriental abolengo, adoselados por cejas que parecían trazadas con antimonio, de encorvadas y larguísimas pestañas de azabache, que acentuaban con su sombra sus ojeras, que morían en los algo descarnados pómulos coloreados por el mortal padecimiento y cuyos tonos contrastaban rudamente con el intenso y casi fantástico blancor de su tez empalidecida.
si le quiere hablar. He aquí la oportunidad...- Y el tímido, perdiendo su inseguridad, no espera repeticiones. Con paso medio firme se acerca hasta el mandamás que aguarda ya frente al elevador para salir de la oficina y murmura: - Señor director, perdone, me permite unos instantes..
"Al día siguiente volví al mercado, y a la misma hora llegó la desconocida, que se detuvo en el puesto de una mujer que mercaba legumbres. Yo, indeciso y tímido, permanecí a alguna distancia de ella, pero pronto la desconocida me descubrió y volvió a sonreírme.
-Y la empleada continúa felinesca revisando sin revisar unos documentos. El tímido despreciado se aleja con disgusto. Las once...
La secretaria se pone en pie al darse cuenta de la proximidad del ex-tímido y con amabilidad, unas horas antes arrogancia, le dice: -¡Ah!
Era, para todos nosotros, un señor algo huraño, tímido entre gentes, vestido con el descuido propio de los sabios; y a lo mejor no le veíamos en tres años, a no tropezarle casualmente en alguna librería de viejo o en los pasillos de alguna Academia, un día de recepción...
A veces se atrevía a subirse al estribo un momento, tímido, pronto a huir despavorido si le zapeaban; pero adentro no llegaba jamás.
Don Probo no tenía ni hondos cariños ni íntimas amistades; solterón sin relieve social ni sentimental, tímido y torpe con las mujeres, indiferentes a todos, cuando desapareciese de entre los vivos sería como brizna de paja un día de aire.