surtidor


También se encuentra en: Sinónimos.

surtidor, a

1. adj./ s. Que surte o provee mañana vendrá el representante de la empresa surtidora de material. abastecedor
2. s. m. Chorro de agua o de otro líquido que brota del suelo o de una fuente en sentido vertical u oblicuo el surtidor de la fuente es muy bonito. surtidero
3. TECNOLOGÍA Bomba que extrae gasolina de un depósito subterráneo para su distribución comprueba que el surtidor es de gasolina sin plomo. poste

surtidor, -ra

 
adj.-s. Que surte o provee.
m. Chorro de agua que brota, esp. hacia arriba.
ingen. mecán. Aparato vaporizador de un automóvil.
tecnol. Aparato que distribuye gasolina.

surtidor

(suɾti'ðoɾ)
sustantivo masculino
1. chorro de agua que brota de un lugar el surtidor del jardín
2. aparato usado para suministrar líquido de un depósito el surtidor de una bomba de combustible
Sinónimos

surtidor

sustantivo masculino
Traducciones

surtidor

Fontäne

surtidor

fontaine

surtidor

fountain, jet

surtidor

SM
1. (= chorro) → jet, spout; (= fuente) → fountain
2. surtidor de gasolina (= aparato) → petrol pump, gas pump (EEUU); (= lugar) → petrol station, gas station (EEUU)
3. (LAm) [de droga] → drug pusher
Ejemplos ?
(...Era su rubia cabellera como el ala de un ave que fuese una quimera...) Se han deshojado los rosales mustios y fatigados (...Oh sus manos liliales cuyos dedos cansados deshojan los males...) Y dijeron las hadas: "Tus dorados cabellos serán aúreo manojo del celeste trigal; en tus ojos pondremos zafirinos destellos, en tus ojos azules tendrás todo el Ideal." La brisa viene leve y nemorosa rizando el agua muerta del pantano y un surtidor romántico y lejano desata una elegía dolorosa.
Si fuera el ruiseñor enamorado que cuenta a los rosales sus dolores que revela a la brisa y a las flores los ardientes secretos de su amor; si tuviera la lengua del arroyo que manso corre por el prado hermoso, que bulle en los jardines sonoroso, o salta del marmóreo surtidor.
No es el inocente rayo de sol entre el follaje espeso, sino un mágico surtidor, preñado de gestos y de ideas, es un mundo agitado, una oleada de vida que surge otra vez del abismo.
Echando mano al bolsillo para sacar mi revólver, apreté el paso, pero, al ruido que hice, la serpiente se dejó deslizar suavemente por la arena como un surtidor que muere, y, sin apresurarse demasiado, se escurrió entre las piedras con un ligero ruido metálico.
EL DESCONOCIMIENTO DE LOS ASUNTOS POLITICOS ES SURTIDOR DE UTOPIAS Y EMBRION DE MALOS CIUDADANOS: PARA ENTENDER ESTO, SOLO HAY QUE VER A LOS CRISTIANOS Y A LOS GOIM.
La luna muda su viaje de astrólogo girasol, y olímpico caracol, proverbial de los oráculos, hunde en el mar sus tentáculos, hipnotizado de Sol. Sueña Rodenbach su ambigua quimera azul, en la bruma; y el gris surtidor empluma su frivolidad ambigua...
Disimuladamente asió una herramienta afilada, una cuchilla de cortar suela, y volviendo hacia el maestro, que resoplaba en su silla, refunfuñando todavía para reclamar el duro, tiró tajo redondo, rebanándole mitad del pescuezo, del cual brotó un surtidor escarlata, mientras el hombre se derrumbaba sin articular un grito.
Retiró los globos de los candelabros, mandó empapelar de nuevo, pintar la escalera y poner bancos en el jardín, alrededor del reloj de sol; incluso preguntó qué había que hacer para tener un estanque con surtidor de agua y peces.
No serían las doce aún cuando avistamos la casa, donde, por lo menos, me esperaba una comida confortante, y mi sorpresa no fue pequeña al divisar una verja pintada de verde, y tras ella arbolado fino, araucarias y cedros, palmeras y magnolias, un parquecillo bien delineado, unas canastillas lozanas de flores que, sin duda, regaba el agua de una cristalina fuente, cuyo surtidor jugaba con el sol, polarizando su luz.
La gran sala se iba quedando vacía; el tubo de la estufa, en forma de palmera, contorneaba en el techo blanco su haz dorado; y cerca de ellos, detrás de la cristalera, a pleno sol, un pequeño surtidor gorgoteaba en una pileta de mármol donde entre berros y espárragos, tres bogavantes aletargados se alargaban hasta un montón de codornices apiladas en el borde del estanque.
íe, mi dulce bien: Dios en tu risa puso el trino del ave, los lánguidos murmullos de la brisa, la nota triste y grave del mar que muere en arenal desierto, la música süave de lejano concierto, y el rumor de la gota transparente que, en el cristal de la tranquila fuente, derrama en lluvia el surtidor del huerto.
l era muy amigo de otro hombre que atendía el surtidor de nafta, estratégicamente ubicado a la salida del camino que conduce de Tánger a Tetuán.