surrealismo


También se encuentra en: Sinónimos.

surrealismo

s. m. ARTE, LITERATURA Movimiento artístico y literario aparecido en los años veinte que defendía la renovación de todos los valores culturales, morales y científicos mediante la exaltación de la vida profunda del subconsciente, más allá de la razón. superrealismo, suprarrealismo

surrealismo

 
m. b. art. y lit. Movimiento artístico nacido en Francia tras la Primera Guerra Mundial. Lo definió André Breton en su manifiesto 1924. Tiende a representar, sin precaución estilística alguna, la vida profunda del subconsciente, la labor del instinto que se desarrolla fuera de los límites de la razón. El surrealismo es inmediato, irreflexivo y está despojado de toda referencia a lo real.

surrealismo

(surea'lizmo)
sustantivo masculino
movimiento artístico que intentaba reflejar el funcionamiento del subconsciente El surrealismo surgió en Francia en la primera posguerra.
Sinónimos

surrealismo

sustantivo masculino
Traducciones

surrealismo

Surrealismus

surrealismo

surrealismo

surrealismo

surréalisme

surrealismo

Surrealisme

surrealismo

Surrealizm

surrealismo

Сюрреализъм

surrealismo

超现实主义

surrealismo

超現實主義

surrealismo

Surrealismus

surrealismo

Surrealisme

surrealismo

Surrealism

surrealismo

SMsurrealism
Ejemplos ?
La técnica de su quehacer poético ha sido siempre comparada con la del surrealismo, aunque es distinta de aquélla pues "la acumulación de imágenes, aparentemente inconexa, proviene de la voluntad (...) de expresar el caos tal y como se vive.
Sus textos de esta época pueden inscribirse entre las aportaciones más interesantes, junto con las de Juan Larrea (1895-1980), de la introducción del surrealismo como componente clave de la Generación del 27.
Este género, de hecho, sirvió para renovar la anquilosada idea de la metáfora y de la imagen poética que poseía la estética literaria española y anticipó el surrealismo.
Cada vez más interesado por el grupo surrealista de Breton, comenzó a trasladar a sus compañeros de la Residencia de Estudiantes las novedades de esta tendencia, escribiendo poemas de un surrealismo ortodoxo e instando a Dalí a que se trasladase con él a París para conocer el nuevo movimiento.
Pero los textos literarios de esta época no solo están influidos por el surrealismo francés, sino que también traslucen los rasgos de la greguería de Ramón Gómez de la Serna y del ultraísmo de la vanguardia madrileña.
Estos dramaturgos: nunca tuvieron conciencia de formar un grupo homogéneo; pretendieron ofrecer una visión crítica de diversos aspectos, morales, sociales y políticos, del mundo contemporáneo; se sirvieron, en la mayor parte de los casos, de procedimientos alegóricos, simbólicos y connotativos, muchas veces crípticos y de difícil interpretación; el afán de dar a sus obras una dimensión universal, los llevó, más de una vez, a convertir a sus personajes, despojados de rasgos psicológicos individualizadores, en encarnaciones de ideas abstractas —el poder, la dictadura, la opresión—; es fácil advertir en ellos las huellas, según los casos, de Brecht, Piscator, Artaud, Grotowski, del surrealismo...
Julio Verne es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo, y desde 1979 es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie.
En homenaje a Guillaume Apollinaire, quien había muerto hacia poco, y quien en muchos casos nos parecía haber obedecido a impulsos del genero antes dicho, sin abandonar por ello ciertos mediocres recursos literarios, Soupault y yo dimos el nombre de surrealismo al nuevo modo de expresión que teníamos a nuestro alcance y que deseábamos comunicar lo antes posible, para su propio beneficio, a todos nuestros amigos.
Indica muy mala fe discutirnos el derecho a emplear la palabra SURREALISMO, en el sentido particular que nosotros le damos, ya que nadie puede dudar que esta palabra no tuvo fortuna, antes de que nosotros nos sirviéramos de ella.
Además, quizás uno de los mejores atributos del trabajo de Schneider consiste en destruirnos cegueras al darnos conciencia de que a pesar de la apertura que hicieron los estridentistas, muchos no se han decidido a ubicarse en nuestra época para superar traumatismos y con su actitud, un poco cobarde, fomentan que algunos sólo copien surrealismo, activismos, Faulkners, Joyces, Kafkas, Dos Passos, Prousts, etcétera y las presentan como genialidades, se retrasen e intenten hacer apenas lo que el estridentismo hizo hace cincuenta años, es decir, no avanzan al más allá de lo que ya se ha hecho.
Efectivamente parece que Nerval conoció a maravilla el espíritu de nuestra doctrina, en tanto que Apollinaire conocía tan solo la letra, todavía imperfecta, del surrealismo, y fue incapaz de dar de él una explicación teórica duradera.
Enciclopedia: Filosofía El surrealismo no se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta la aparición del mismo, y en el libre ejercicio del pensamiento.