superhombre

superhombre

s. m. Hombre de cualidades superiores a los demás alardea de ser un superhombre.
NOTA: También se escribe: superman

superhombre

 
m. filos. Para algunos filósofos, ser superior al hombre actual y a cuyo tipo debe tender la humanidad.
Traducciones

superhombre

Übermensch

superhombre

superman

superhombre

superuomo

superhombre

superman

superhombre

Супермен

superhombre

Superman

superhombre

Superman

superhombre

سوبرمان

superhombre

Superman

superhombre

Супермен

superhombre

超人

superhombre

超人

superhombre

Superman

superhombre

Superman

superhombre

סופרמן

superhombre

スーパーマン

superhombre

Superman

superhombre

SMsuperman
Ejemplos ?
Es un puente entre el simio y el Übermensch (término que ha sido traducido con frecuencia, aunque no con excesiva fortuna, como 'superhombre' o 'suprahombre', existiendo autores que prefieren su traducción como 'ultrahombre').
En el misticismo nazi, son importantes varios lugares como la Atlántida, Thule, Hiperbórea, Shambhala, Agartha y la estrella de Aldebarán, los cuales se consideran como los hogares originales de la raza aria y el superhombre.
Existe un debate sobre si la filosofía de Friedrich Nietzsche puede considerarse como una influencia del transhumanismo, a pesar de la exaltación del "Übermensch" (el superhombre), debido a su énfasis en la autoactualización en lugar de la transformación tecnológica.
Estas teorías serán utilizadas para elaborar el término del Übermensch (superhombre o suprahombre), es decir, aquel hombre que acepta el cambio.
Considera buena parte de dichas bromas algo divertido, no sintiéndose ofendido. No obstante, aclara que en la historia del planeta sólo ha habido un superhombre real, Jesucristo.
En la versión para Macintosh y también en la de Super Nintendo, todos los jefes (a excepción de Adolf Hitler, quien es el jefe final) arrojan llaves doradas las cuales abren una puerta al final del nivel. Hans Grosse - Un gigantesco superhombre Nazi quien cuida la salida del castillo de Wolfenstein.
El edificio tiene un gran número de cuartos secretos que contienen tesoros, raciones de alimentos y botiquines de primeros auxilios, al igual que diferentes tipos de armas y municiones, todo lo cual ayudará al jugador a lograr su objetivo. Primero debe eliminar al Superhombre nazi de Hitler, Hans Grosse, y escapar de la prisión de Wolfenstein.
Dante Alighieri nombra a Dulcino en La Divina Comedia (Infierno XXVIII, 55-60), poniendo en boca de Mahoma las siguientes palabras, en las que le recomienda proveerse de víveres y abrigo para evitar su próxima derrota por parte del obispo de Vercelli, al que llama "El novarés": Es decir: Friedrich Nietzsche exaltó la figura de Dulcino como prototipo del Übermensch (superhombre o suprahombre), imaginándolo "dulce y despiadado, por encima de toda miserable moral, el individuo capaz de colocarse más allá del bien y del mal".
A la idea del superhombre planteada por Nietzsche y seguida por Shaw y Wells respondió con un ensayo titulado ¿Por qué creo en el Cristianismo?: Siguiendo con la defensa de su renovada creencia, cada vez se adentraba más y más en los escritos patrísticos.
Caprice Bourret (modelo) José Canseco (béisbolista) Sandy "Pepa" Denton (cantante) Janice Dickinson (modelo) Carey Hart (motociclista) Omarosa Manigault (Estrella de Reality, participante de El Aprendiz) Bronson Pinchot (actor, conocido por su papel de Balki en Perfect Strangers) La temporada 5 inició con una decoración "surrealista" de la casa de grabación del show tipo circo/carnaval y a la presentación del elenco se le dio un estilo circense durante la introducción: Caprice Bourret ("Vean a la mujer más bella de Inglaterra"), José Canseco ("Enfrente al Fantástico Superhombre")...
En el ambiente cientifista del mundo moderno –con su reducción del hombre a mera naturaleza–, la cuestión del modo de conocer, percibir e interpretar de la gente es una de las que más atraen a Chesterton, que se asombra paradójicamente del desprecio de lo que es dado por supuesto –las pequeñas maravillas cotidianas– y de cómo las personas tienden a valorar más determinadas situaciones extraordinarias. Su alegre vitalismo de la vida corriente es opuesto al del superhombre de Nietzsche tanto como al carpe diem materialista.
De este modo, si Freud hubiera apercibido el carácter numinoso de la sexualidad no hubiera generado un reduccionismo biológico, y Nietzsche, al adentrarse en lo numinoso implícito a la Voluntad de poder, hubiera dado más importancia a los fundamentos de la existencia humana, sin la necesidad de un Superhombre.