superfluo

(redireccionado de superfluas)
También se encuentra en: Sinónimos.

superfluo, a

adj. Que es innecesario o inútil me dio una explicación superflua de lo ocurrido; se gasta un dineral en cosas por completo superfluas. innecesario útil

superfluo, -flua

 
adj. No necesario, que está de más.

superfluo, -flua

(su'peɾflwo, -flwa)
abreviación
que no es necesario ni cumple una función determinada hacer una pregunta superflua
Sinónimos

superfluo

, superflua
adjetivo
innecesario, sobrante, excesivo, redundante, inútil.
Redundante se dice si es de palabra.
Traducciones

superfluo

propuštěný z práce

superfluo

overflødig

superfluo

arbeitslos

superfluo

irtisanottu

superfluo

suvišan

superfluo

余剰人員として解雇された

superfluo

해고 당한

superfluo

overtollig

superfluo

overflødig

superfluo

zbyteczny

superfluo

överflödig

superfluo

ซึ่งออกจากงาน

superfluo

bị cho thôi việc

superfluo

多余的, 多余

superfluo

多餘

superfluo

ADJsuperfluous
Ejemplos ?
"Las facilidades de intercambio organizadas en las ciudades bajo los capitalistas privados se hicieron completamente superfluas y no pertinentes, debido a la organización nacional de la producción y distribución.
El segundo, que no conviene a las ciudades, porque tiene algunas cosas superfluas, y otras también que nos conviene las sepa el pueblo: lo superfluo no es ahora tan digno de tenerse en cuenta, pues aun entre los doctos se suele decir que lo superfluo no daña; pero ¿cuáles son aquellas particularidades que, publicadas, dañan al vulgo?
En vez de aturdir a los consumidores con hábitos inútiles e inundarlos con cosas superfluas, cancelemos métodos anacrónicos e implantemos procedimientos industriales y comerciales más avanzados.
-(Sin dejarla hablar.) ¿Para qué jurar? ¡No se debe jurar!... ¡No hacen falta tampoco las palabras superfluas!... ¡Oh, qué linda es usted!
Es por ello que me indigno tanto más que algunos busquen en cosas superfluas la mayor parte de este tiempo, que ni con todo cuidado ahorrado, no podría bastar para las necesarias.
¿Pues qué?¿No harías mejor en dedicarte a tus afanes de demostrar como todos nosotros malversamos el tiempo buscando las cosas superfluas, como muchos pasan la vida, buscando los medios de vivir?
El perfume es hermoso, y esto le basta para justificar su existencia, como tantas cosas de nuestra vida que son completamente superfluas, pero la alegran y la hacen llevadera, inspirándonos un amor más intenso que las cosas útiles y necesarias.
Hablamos de la tiranía de las palabras, pero también nos gusta tiranizarlas, nos gusta tener una colección de palabras superfluas para recurrir a ellas en las grandes ocasiones; nos parece que causan efecto y que suenan bien.
En esto salía yo ya, y al pasar por un pasillo me quedaba todavía que observar; tuve que hacer la vista gorda porque un mozo, creyendo que nadie le veía, estaba echando un poco de agua en una cafetera de leche, sin duda para quitarle la parte mantecosa, que siempre fastidia al paladar; y al tiempo de salir de un billar contiguo, que atravesé con mucha prisa por el humo del tabaco, la bulla y las malísimas trazas de los que pasan el día en dar tacazos a una bola al ronco y estrepitoso ruido del bombo, acompañado del continuo gritar «El 1, el 2, etc.», y en herir los oídos de las personas sensatas con palabras tan superfluas como indecentes...
Pienso que, siguiendo esta doctrina Demócrito, comenzó diciendo: «El que quisiere vivir en tranquilidad, ni haga muchas cosas en que se singularice, ni se deje llevar con publicidad a las superfluas.» Porque de las que son necesarias, no sólo se han de hacer muchas privadas y públicamente, sino innumerables; pero donde no nos llama la obligación de algún importante ministerio, conviene enfrenar nuestras acciones.
En su declaración usted ha sustentado que el principal objetivo es llegar a un acuerdo y adoptar las medidas necesarias para impedir un choque entre nuestros buques, con la consiguiente acentuación de la crisis que podría desembocar en un conflicto militar, tras cuyo estallido todas las conversaciones serían superfluas, ya que entonces entrarían en liza otras fuerzas y otras leyes: las leyes de guerra.
Porque además de las ciencias necesarias para vivir bien y llegar a conseguir la felicidad inmortal, a las cuales llamamos virtudes, y se conceden únicamente por la gracia de Dios, que está en Cristo a los hijos de promisión y del reino ¿acaso no son tantas y tan estimable las artes que ha inventado y ejercitado el ingenio humano, parte necesarias parte voluntarias, que la fuerza y natural tan excelente del espíritu y Ia rezón, aun en las cosas superfluas o por mejor decir, en las peligrosas perniciosas que apetece, declara y da testimonio de cuán grandes bienes tenga la naturaleza con que pudo inventa estas artes, aprenderlas y ejercerlas?