supeditarse

supeditarse

(supeði'taɾse)
verbo pronominal
ajustarse a alguien o a algo Se supeditaron a la decisión de la empresa.
Ejemplos ?
El objetivo de la propaganda nazi, eficazmente utilizada por Goebbels (repite mil veces una mentira y acabará convirtiéndose en verdad), se centró obsesivamente en responsabilizar a los judíos de todos los males de la gente común, que acabó convenciéndose de pertenecer al grupo de verdaderos alemanes, los de raza aria, cuyos intereses particulares debían supeditarse a la grandeza de Alemania.
Sobre estas premisas, establece las siguientes normas de carácter general: 1 Los derechos y deberes primarios son inajenables. 2 Las normas legales y convencionales deberían supeditarse a las normas morales.
El hombre-masa es incapaz de otro esfuerzo que el estrictamente impuesto como reacción a una necesidad externa. El centro del régimen vital del hombre-masa consiste en la aspiración a vivir sin supeditarse a moral alguna.
La joven reina era descendiente directa de los grandes faraones libertadores de los hicsos y además ostentaba el importantísimo título de Esposa del dios, lo que la hacía portadora de la sangre sagrada de la reina Ahmose-Nefertari. Es lógico que su orgullo fuera inmenso, y que no soportase muy bien la idea de supeditarse a su marido.
Y, sorprendentemente para un observador actual, en vez de supeditarse al pensamiento de la nueva Europa, aquella España desplegó, junto con las Américas, una literatura que alcanzó las más profundas experiencias de la naturaleza humana, aunque la cultura protestante no la valoró más que como un exotismo “paraclásico”.
Careados los gallos, ambos se remontaron a la altura de una vara sin supeditarse en el vuelo: tomaron tierra, y el ajiseco se le prendió a la mecha al malatobo: éste zafó con malicia arrastrando el ala izquierda, y mientras el ajiseco culebreaba en vago, su contrario le clavó la navaja hasta el su único hijo.
e) Cualesquiera otros que le sean atribuidos por la Administración educativa y, en general, todos aquellos aspectos relativos a la organización y funcionamiento del centro no contemplados en la normativa vigente, a la que, en todo caso, deberá supeditarse.
A esta intrínseca e igual dignidad del individuo deben supeditarse todas las circunstancias materiales, y subordinarse los accidentes y atributos personales.
Así resumiendo, pensamos que la legalización de las Secciones Sindicales y la obtención de los derechos y garantías puede ser beneficios, pero como todo lo proveniente del Estado debe ser relativizado, en cuanto que debe ser aprovechado en todo lo que nos sea beneficioso, pero no debe ser nunca convertido en el eje de nuestras luchas, pues esto nos embargaría gravemente. El Sindicato como tal puede llegar a muchos sitios sin necesidad de supeditarse a las razones legislativas.
Y ABARCA, MUY FUNDAMENTALMENTE, A LOS PROPIOS ALUMNOS, RESPECTO DE LOS CUALES LA PROTECCION DE LA LIBERTAD DE CONCIENCIA CONSTITUYE UN PRINCIPIO IRRENUNCIABLE QUE NO PUEDE SUPEDITARSE A NINGUN OTRO.
para el logro de una solución de conflicto, que seguramente se generaría, ello implicaba supeditarse a la propuesta de negociación que este país podría formular.
¿Cómo puede supeditarse la vida del otro (ese bien supremo e irremplazable del que depende todo lo demás) a la conquista de un determinado interés?