sosia

(redireccionado de sosias)
También se encuentra en: Sinónimos.

sosia

s. m. Persona que se parece tanto a otra que puede ser confundida con ella. doble
NOTA: También se escribe: sosias
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

sosia

 
m. Persona que tiene parecido con otra hasta el punto de ser confundida con ella.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos
Traducciones

sosia

sosia

sosia

Sosia

sosia

Sosia

sosia

Sosia

sosia

Sosia

sosia

SMdouble
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
JANTIAS. No; el mal tiene su raíz en otra afición… Ahí está Sosias, que le dice a Dercilo que es la afición a la be­bida. SOSIAS: ¡Pero esa es una afición de personas decentes!
(A Sosias.) Pon tú una porción de piedras en la entrada; echa de nuevo el cerrojo; atraviesa esa tran­ca, y, para mayor seguridad afiánzala con ese gran mortero.
SOSIAS: !Ay! ¿De dónde me ha caído esta teja? JANTIAS: Quizá te la haya arrojado algún ratón. SOSIAS: ¿Un ratón? ¡Ca! Es ese maldito juez, que se desliza por entre las tejas.
El viejo se llama Filocleón; ningún nombre, por Zeus, le está más propio su hijo, aquí presente, se llama Bdelicleón y es un joven que tiene una idea bastante importante dé sí mismo. BDELICLEÓN: (Asomándose a la ventana.) !Eh, Jantias, Sosias, ¿estáis durmiendo?
BDELICLEÓN: Por Zeus, más quisiera guardar a Escione que a mi padre. SOSIAS: Puesto que le hemos espantado y ya no puede escapársenos furtivamente, ¿por qué no dormimos un poco?
BDELICLEÓN: Pero, desdichado, ¿no ves que dentro de poco vendrán a llamarle sus compañeros de tribunal? SOSIAS: ¿Qué dices? Si aún no ha amanecido.
BDELICLEÓN: Es verdad además hoy se levantan más tarde de lo acostumbrado, porque suelen venir con sus linternas a medianoche y le llaman cantando dulces versos de las Fenicias del antiguo Frínico. SOSIAS: Pues, si es preciso, los apedreamos.
Pues tratad de adivinarlo. Aminias, el hijo de Pronapo, dice que es la afi­ción al juego; pero se equivoca. SOSIAS: Ciertamente. Se le figura que los demás tie­nen sus vicios.
UN CONVIDADO BDELICLEÓN UNA PANADERA FILOCLEÓN UN DEMANDANTE NIÑOS PORTADORES DE LINTERNAS PERSONAJES MUDOS Los JUECES, disfrazados de avispas, que componen el coro. (La escena transcurre en Atenas y empieza poco antes del amanecer frente a la casa de Filocleón.) SOSIAS: ¡Oye!
Ahora poco, también a mí me ha asestado el sueño un mazazo, atacándome como un medo y acabo de tener un sueño extraordinario. SOSIAS: Y yo he tenido otro, como nunca.
JANTIAS: ¡Puf! SOSIAS: ¿Qué te sucede? JANTIAS: Basta, basta; no cuentes más: tu sueño apesta a cuero podrido. SOSIAS: Aquel maldito paquidermo tenía una balanza en la cual pesaba grasa de buey.
Que aquel que se burla de mi inquietud, Y que no se ha sentido alcanzado por un estremecimiento fraternal, Si bien que, pese a tanta decrepitud, ¡Estos siete monstruos horribles tenían el aire eterno! ¿Hubiera yo, sin morir, contemplado el octavo, Sosias inexorable, irónico y fatal, Repugnante Fénix, hijo y padre de sí mismo?