sortija


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sortija: apostol

sortija

(Del lat. vulgar sorticula, objeto empleado para echar la suerte.)
1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Anillo, joya para ponerse en los dedos de la mano.
2. Anilla [en todas sus acepciones].
3. INDUMENTARIA Y MODA Rizo del pelo. bucle
4. JUEGOS Juego infantil que consiste en adivinar a quién ha dado uno de los participantes una sortija que simula dejar entre las manos de cada uno de los jugadores.
5. correr sortija EQUITACIÓN Ejercicio a caballo que consistía en ensartar en la punta de una lanza una sortija que colgaba de una cinta.

sortija

 
f. Anillo (joya).
Anilla.
Rizo del cabello en figura de anillo.

sortija

(soɾ'tixa)
sustantivo femenino
joya en forma de anillo que se ajusta a un dedo una sortija de oro y rubíes
Sinónimos

sortija

sustantivo femenino
Traducciones

sortija

anneau, bague

sortija

ringlet

sortija

anello

sortija

Ring

sortija

ring

sortija

anel

sortija

пръстен

sortija

sortija

sortija

Ring

sortija

טבעת

sortija

リング

sortija

Ring

sortija

วงแหวน

sortija

SF
1. (= anillo) → ring
sortija de compromiso, sortija de pedidaengagement ring
sortija de sellosignet ring
2. (= bucle) → curl, ringlet
Ejemplos ?
La muchacha lo cogió por la muñeca, mientras él se reía de una forma que más bien parecía cloquear; y cuando ella llegó al dedo anular, en el que llevaba una sortija de oro, como si supiese que era cuestión de noviazgo, dijo el viejo duende: -Agárralo fuerte, la mano es tuya.
Sócrates: ¿Pero podemos conocer el arte de hacer zapatos, si no sabemos antes lo que es un zapato? Alcibíades: No. Sócrates: ¿Y el arte de engastar sortijas, si no sabemos antes lo que es una sortija? Alcibíades: Es claro.
Y tú, pues que me sufriste lo que sin razón reñí, (Da a otro criado otra sortija.) con este diamante, Otavio, publica tu sufrimiento; y a ti, el arrepentimiento que tengo ya de tu agravio (Da a otro una cadena.) te diga aquesa cadena, que me confiesa obligado.
¿Qué el collar, muchas veces importuno, con prisa desatado y arrojado con despecho? ¿Qué sería escuchar aquella sortija de diamantes, inseparable compañera de los hermosos dedos de marfil de su hermoso dueño?
no te espante; que es pluma leve un amante, y celos y amor el viento. Alégrete este rubí, (Dale una sortija.) si por mi causa estás triste.
Dios sabe cuándo lo hicieron. – En París –le dije– la costumbre es regalar una sortija muy sencilla, normalmente de dos metales distintos, como oro y platino.
Cuando les vio, la malvada Séraphine agarró su bastón y se dirigió a ellos con la intención de golpearles, pero Isabeau tomó la sortija e al momento tuvo la madrastra que dejar caer el bastón para dirigirse a grandes zancadas hacia su jardín, donde se puso a contar sus coles.
Pasaron entonces por un río, y ella dejó caer en él una sortija, y le pidió a José que se apease para cogérsela; pero José le respondió que allí donde iban, había muchas sortijas.
O a veces, cuando está trabajando cosas de números, o poniendo un libro sueco en español, la ve venir, venir despacio, como en una nube, y se le sienta al lado, le quita la pluma, para que repose un poco, le da un beso en la frente, le tira de la barba rubia, le esconde el tintero: es sueño no más, no más que sueño, como esos que se tienen sin dormir, en que ve uno vestidos muy bonitos, o un caballo vivo de cola muy larga, o un cochecito con cuatro chivos blancos, o una sortija con la piedra azul: sueño es no más, pero dice el padre que es como si lo hubiera visto, y que después tiene más fuerza y escribe mejor.
-Mira el mío -prosiguió el apasionado doncel-; jamás se apartará de mí. Pero ya comprendo, tu padre no habrá consentido en que lleves la sortija y te la habrá quitado...
¿Y Persia, con su entrada religiosa de mezquita, de techo de azul vivo, y adentro, entre colgaduras verdes y amarillas, las cazoletas cinceladas de quemar los olores, los chales de seda que caben por una sortija, los alfanjes de puño enjoyado que cortan el hierro, las violetas azucaradas y las conservas de hojas de rosa?
He crecido, mis rasgos se han acentuado y he adquirido alguna instrucción durante los años transcurridos. Llevo un reloj de oro con cadena, una sortija en el dedo meñique y una chaqueta larga.