sorbete

(redireccionado de sorbetes)
También se encuentra en: Sinónimos.

sorbete

(Del ital. sorbetto < turco serbet < ár. sarbat, bebidas.)
1. s. m. COCINA Refresco compuesto en general de zumos de frutas con azúcar, al que se le da cierto grado de congelación pastosa.
2. Amér. Central y Merid. Paja, tubo pequeño y delgado que se utiliza para sorber líquidos.

sorbete

 
m. Refresco azucarado de zumo de frutas y agua al que se da cierto grado de congelación pastosa.

sorbete

(soɾ'βete)
sustantivo masculino
1. culinario refresco hecho con frutas, azúcar y se consume frío sorbete de frutillas y naranja
2. tubo delgado que se usa para beber batido de melón con sorbete
Sinónimos

sorbete

sustantivo masculino
helado, mantecado, nieve (América).
Sorbete se utiliza cuando es de frutas. Mantecado es el que se hace con yema de huevo, leche y azúcar.
Traducciones

sorbete

sherbet, sorbet

sorbete

sorbetto, wafer

sorbete

šerbet

sorbete

sorbet

sorbete

Fruchteis

sorbete

sorbetti

sorbete

sorbet

sorbete

sorbet

sorbete

ソルベ

sorbete

셔벗

sorbete

sorbet

sorbete

sorbet

sorbete

sorbet

sorbete

sorvete

sorbete

sorbet

sorbete

น้ำแข็งที่ผสมน้ำผลไม้

sorbete

sorbet

sorbete

nước quả ướp lạnh

sorbete

סורבה

sorbete

SM
1. (= postre) → sorbet, sherbet (EEUU)
2. (Caribe, Cono Sur) (= pajita) → drinking straw
3. (Méx) (= sombrero) → top hat
Ejemplos ?
Otra real cédula prevenía que cuando el virrey asistiese al coliseo, los comediantes o su empresario tenían la obligación de entregar al mayordomo o repostero de palacio algunos patacones para sorbetes y tente en pie de su excelencia y comitiva.
Entran con largos turbantes, Emires, profetas y viejos Kalifas. (Los pajes alcanzan sorbetes, picantes, Café, arroz, tabaco, pipas y alcatifas).
La población que se va colocando sobre los límites que encerraron a nuestros abuelos, me hace el efecto del helado que se eleva fuera de la copa de los sorbetes.
Pues ese debe el frac que lleva puesto, y el sobre-todo, a un sastre de esta villa, y el caballo al chalán, la casa a Ernesto, la comida en la fonda, y cien sorbetes en el café, y cigarros, por supuesto.
Aparteme de él porque me fastidian los hombres vanos y no tenía gana de que me sofocara el humo que despedía; y en otra mesa reparé en otra clase de tonto que compraba los amigos que le rodeaban a fuerza de sorbetes...
El secretario pidió un sorbete, su acompañado, ignorando lo que aquello sería, pidió otro. Sirviéronles los sorbetes. El de Madrid descogolló el suyo de un bocado, con la mayor limpieza imaginable; el aldeano, que desde que vio llegar los refrescos vacilaba en el modo de acometerlos, imitó a su compañero, ¡en mal hora para el desdichado!
El virrey los recibía con exquisita urbanidad; y los bollos, bizcochos de garapiña, chocolate y sorbetes distraían las conferencias literarias de sus convidados.
Guirior fue el único, entre los virreyes, que cedió a los hospitales los diez pesos que, para sorbetes y pastas estaban asignados por real cédula a su excelencia siempre que honraba con su presencia una función de teatro.
Esto se dice, no tanto para llenar un hueco en el periódico y halagar la vanidad de los señores de Tal, cuanto por pagarles, a fuer de estómagos agradecidos, los sorbetes y el jamón que nos dieron.
La Madre Transverberación del Espíritu Santo se encargó en un convento de una parte de los dulces; Sor María en Gracia, fabricó en otro su buena porción de ellos; la Madre Salomé tomó a su cargo en el suyo las pastillas; una monjita recoleta mandó de regalo un escapulario; otras, dos estampitas; el Padre Florencio de San Pedro corrió con los sorbetes, y se encargaron a distintos manufactores y comisionados sustancias de gallina, botiquín, vinagre de los cuatro ladrones para el mareo, camisas a centenares y pantalón para los días fríos, chaqueta y pantalón para los días templados, chaquetas y pantalones para los días calurosos.
Hay que cargar los barcos de esos insectos dañinos, que le roen el hueso a la patria que los nutre. Si son parisienses o madrileños, vayan al Prado, de faroles, o vayan a Tortoni, de sorbetes.
En la época era uno de los lugares donde iban las mujeres respetables y había un salón (denominado "salón banco") adaptado para ellas y al que no podía asistir ningún hombre. Se solia servir agraz y agua de cebada junto con sorbetes de diferentes sabores.