sonrosar

(redireccionado de sonrosados)

sonrosar

v. tr. y prnl. Dar color rosado a una cosa sus mejillas se sonrosaron.
NOTA: También se escribe: sonrosear

sonrosar

(sonro'saɾ)
verbo transitivo
dar a algo un color rosado sonrosar el rostro con el sol

sonrosar


Participio Pasado: sonrosado
Gerundio: sonrosando

Presente Indicativo
yo sonroso
tú sonrosas
Ud./él/ella sonrosa
nosotros, -as sonrosamos
vosotros, -as sonrosáis
Uds./ellos/ellas sonrosan
Imperfecto
yo sonrosaba
tú sonrosabas
Ud./él/ella sonrosaba
nosotros, -as sonrosábamos
vosotros, -as sonrosabais
Uds./ellos/ellas sonrosaban
Futuro
yo sonrosaré
tú sonrosarás
Ud./él/ella sonrosará
nosotros, -as sonrosaremos
vosotros, -as sonrosaréis
Uds./ellos/ellas sonrosarán
Pretérito
yo sonrosé
tú sonrosaste
Ud./él/ella sonrosó
nosotros, -as sonrosamos
vosotros, -as sonrosasteis
Uds./ellos/ellas sonrosaron
Condicional
yo sonrosaría
tú sonrosarías
Ud./él/ella sonrosaría
nosotros, -as sonrosaríamos
vosotros, -as sonrosaríais
Uds./ellos/ellas sonrosarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo sonrosara
tú sonrosaras
Ud./él/ella sonrosara
nosotros, -as sonrosáramos
vosotros, -as sonrosarais
Uds./ellos/ellas sonrosaran
yo sonrosase
tú sonrosases
Ud./él/ella sonrosase
nosotros, -as sonrosásemos
vosotros, -as sonrosaseis
Uds./ellos/ellas sonrosasen
Presente de Subjuntivo
yo sonrose
tú sonroses
Ud./él/ella sonrose
nosotros, -as sonrosemos
vosotros, -as sonroséis
Uds./ellos/ellas sonrosen
Futuro de Subjuntivo
yo sonrosare
tú sonrosares
Ud./él/ella sonrosare
nosotros, -as sonrosáremos
vosotros, -as sonrosareis
Uds./ellos/ellas sonrosaren
Imperativo
sonrosa (tú)
sonrose (Ud./él/ella)
sonrosad (vosotros, -as)
sonrosen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había sonrosado
tú habías sonrosado
Ud./él/ella había sonrosado
nosotros, -as habíamos sonrosado
vosotros, -as habíais sonrosado
Uds./ellos/ellas habían sonrosado
Futuro Perfecto
yo habré sonrosado
tú habrás sonrosado
Ud./él/ella habrá sonrosado
nosotros, -as habremos sonrosado
vosotros, -as habréis sonrosado
Uds./ellos/ellas habrán sonrosado
Pretérito Perfecto
yo he sonrosado
tú has sonrosado
Ud./él/ella ha sonrosado
nosotros, -as hemos sonrosado
vosotros, -as habéis sonrosado
Uds./ellos/ellas han sonrosado
Condicional Anterior
yo habría sonrosado
tú habrías sonrosado
Ud./él/ella habría sonrosado
nosotros, -as habríamos sonrosado
vosotros, -as habríais sonrosado
Uds./ellos/ellas habrían sonrosado
Pretérito Anterior
yo hube sonrosado
tú hubiste sonrosado
Ud./él/ella hubo sonrosado
nosotros, -as hubimos sonrosado
vosotros, -as hubísteis sonrosado
Uds./ellos/ellas hubieron sonrosado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya sonrosado
tú hayas sonrosado
Ud./él/ella haya sonrosado
nosotros, -as hayamos sonrosado
vosotros, -as hayáis sonrosado
Uds./ellos/ellas hayan sonrosado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera sonrosado
tú hubieras sonrosado
Ud./él/ella hubiera sonrosado
nosotros, -as hubiéramos sonrosado
vosotros, -as hubierais sonrosado
Uds./ellos/ellas hubieran sonrosado
Presente Continuo
yo estoy sonrosando
tú estás sonrosando
Ud./él/ella está sonrosando
nosotros, -as estamos sonrosando
vosotros, -as estáis sonrosando
Uds./ellos/ellas están sonrosando
Pretérito Continuo
yo estuve sonrosando
tú estuviste sonrosando
Ud./él/ella estuvo sonrosando
nosotros, -as estuvimos sonrosando
vosotros, -as estuvisteis sonrosando
Uds./ellos/ellas estuvieron sonrosando
Imperfecto Continuo
yo estaba sonrosando
tú estabas sonrosando
Ud./él/ella estaba sonrosando
nosotros, -as estábamos sonrosando
vosotros, -as estabais sonrosando
Uds./ellos/ellas estaban sonrosando
Futuro Continuo
yo estaré sonrosando
tú estarás sonrosando
Ud./él/ella estará sonrosando
nosotros, -as estaremos sonrosando
vosotros, -as estaréis sonrosando
Uds./ellos/ellas estarán sonrosando
Condicional Continuo
yo estaría sonrosando
tú estarías sonrosando
Ud./él/ella estaría sonrosando
nosotros, -as estaríamos sonrosando
vosotros, -as estaríais sonrosando
Uds./ellos/ellas estarían sonrosando
Ejemplos ?
Ella, que se había cruzado de piernas, estiró el borde de su vestido mucho más abajo de su rodilla, la tela se frunció entre sus dedos sonrosados, y levantando la cabeza como si le costara un gran esfuerzo ese movimiento en la extrañeza de un ambiente que no conocía, dijo: –Es preciso que haga usted algo por mi marido.
Los resplandores sonrosados que se arrastran aún por el horizonte, como agonizar del día bajo la opresión victoriosa de su noche, las almas de los candelabros que ponen manchas de un rojo opaco en las últimas glorias del Poniente, los pesados cortinajes que corro una mano invisible de las profundidades del Oriente, inician todos los sentimientos complicados que luchan dentro del corazón del hombre en las horas solemnes de la vida.
Blancos tus dientes son como las hojas de la flor del azahar: de vida llenas, por tus redondos brazos sonrosados crúzanse azules venas; y esbelta corres con tus pies desnudos más que mi yegua al trasponer los prados.
Con el sombrero de paja fina negra y blanca, de la estrecha y redonda, saludó al concurso, mientras la sonrisa majestuosa y benévola de sus labios finos y sonrosados brillaba bajo el bien rizado bigote, entre las patillas anchas, negras y lustrosas.
Lo cierto era que las generaciones pasaban y se sucedían, y Anchoriz era el mismo para todas ellas, el Anchoriz de patillas negras, de labios sonrosados, de ojos suaves y brillantes, de puños tersos blancos como nieve, de pantalón inglés del mejor corte, de arrogante apostura, de elegancia discreta, seria y sólida; el Anchoriz, eterno arquetipo de buenos mozos, adorno de toda fiesta, espectador de todo espectáculo, parte de toda alegría pública, elemento de la animación y de la algazara a todas horas y en todos sitios.
Entonces tuvo un sueño: Que enterraba las garras y los dientes En vientres sonrosados Y pechos de mujer; y que engullía Por postres delicados De comidas y cenas, Como tigre goloso entre golosos, Unas cuantas docenas De niños tiernos, rubios y sabrosos.
Allí podremos tomar largos baños de tinieblas, en tanto que, para divertirnos, las auroras boreales nos envíen de tiempo en tiempo sus haces sonrosados, como reflejos de un fuego artificial del infierno.» Al cabo, mi alma hace explosión, y sabiamente me grita: «¡A cualquier parte!
Era cosa de ver y no creer cómo la negra tomaba al chimpancé y le atusaba el pelo y lo apretaba contra su pecho llorando, mientras que el mono, con expresión compungida, miraba en rededor, acariciando con sus largos dedos sonrosados y velludos las húmedas mejillas de su madre adoptiva.
Espectáculo extraño que hubiera sido repugnante si la juventud y la hermosura no tuvieran el privilegio de transformar en bello lo deforme, y de cubrir el eco repulsivo de las orgías mercenarias con el rumor de las carcajadas que se escapan de unos labios sonrosados y frescos y con el fuego que despiden unos ojos, iluminados por la pasión, por la alegría y por el placer.
Las piernecitas que apenas lo sostienen, tendrán más tarde tendones y músculos y osatura formidable con que oprima los ijares del caballo fogoso en que cruce la llanura y las manos pequeñas llenas de sonrosados hoyuelos, cuyos dedillos sostenían con dificultad el juguete preferido, alzarán la azada para labrar el suelo de la patria y la espada para defenderlo!...
Sube hasta sus pies el aroma de las rosas rojas, de las rosas amarillentas y de las rosas blancas, de los ramos de violetas de Parma que languidecen en altas copas de cristal opalescente, de los montones de claveles blancos, áureos, sonrosados, purpúreos, confundidos con la suave emanación de las mimosas y de los lirios.
¿Cómo besar unos labios tiernos y sonrosados, destilando ambrosía, con mi boca, ancha, enorme, provista de dientes como adoquines?