sonrisa

(redireccionado de sonrisas)

sonrisa

s. f. Acción y resultado de sonreír o sonreírse.
NOTA: También se escribe: sonriso

sonrisa

 
f. Acción de sonreír o sonreírse.
psicol. Manifestación espontánea de placer que se manifiesta exteriormente con un movimiento reflejo de los músculos que rodean los labios y los ojos.

sonrisa

(son'risa)
sustantivo femenino
gesto de la risa que se hace sin emitir su sonido y que comunica alegría o placer La invité a tomar un café y me dio por respuesta una sonrisa.
Traducciones

sonrisa

smile

sonrisa

sourire

sonrisa

sorriso

sonrisa

úsměv

sonrisa

smil

sonrisa

Lächeln

sonrisa

hymy

sonrisa

osmijeh

sonrisa

ほほ笑み

sonrisa

미소

sonrisa

glimlach

sonrisa

smil

sonrisa

uśmiech

sonrisa

sorriso

sonrisa

leende

sonrisa

รอยยิ้ม

sonrisa

nụ cười

sonrisa

微笑

sonrisa

усмивка

sonrisa

微笑

sonrisa

SFsmile
sonrisa amargawry smile
sonrisa forzadaforced smile
no perder la sonrisato keep smiling
una sonrisa de oreja a orejaan ear-to-ear grin

sonrisa

f. smile.

sonrisa

f smile
Ejemplos ?
Aborrecedor implacable de los cristianos y de cuanto a ellos pudiera pertenecer, jamás pasó junto a un caballero principal o un canónigo de la primada sin quitarse una y hasta diez veces el mugriento bonetillo que cubría su cabeza calva y amarillenta, ni acogió en su tenducho a uno de sus habituales parroquianos sin agobiarlo a fuerza de humildes salutaciones, acompañadas de aduladoras sonrisas.
En nuestro caso, durante unos momentos pareció buscar algo que decir, y finalmente dejó caer sobre la hierba una miniatura que yo recogí. —Guárdala —ordenó ella, con una de sus más fascinantes sonrisas—.
El hombre más que gordo, más que calvo, más que feo, después de cerrar la puerta con brusquedad y disgusto, se recargó sobre ella y entre sonrisas jadeantes, ojos vidriosos, respiración excitada, manos trémulas, comenzó a contar con lentitud el dinero recibido.
Yo cogí su mano y comencé a explicarle: —Hermana Maximina, tú eres dueña de tres bálsamos: Uno lo dan tus palabras, otro tus sonrisas, otro tus ojos de terciopelo...
Y crúzanse besamanos, Nombres, sonrisas y señas; (84) Y repárase en el lujo, En la gracia y la belleza, Y el rico incomoda al pobre Y el pobre aguanta y se estrecha.
Nada hay más extraordinario en la vida del magisterio que escuchar las sonrisas de sus pequeños educandos al maravillarse de los cambios e intercambios que pueden darse entre las palabras y decir muchas cosas sorprendentes, “mágicas”.
Siem- pre que leo versos de vale enamoradizo, qué echa á. los cuatro vientos los desdenes ó las sonrisas de una dulcinea, me digo: —¿Y á mí qué me cuenta usted?
La doncellica pagaba á todos con desdeñosas sonrisas, porque tenía la intuición de que no estaba predesti- nada para hacer las delicias de ningún pobre diablo de su tierra, así fuese buen mozo y millonario.
Cuando aparecieron en el foyer, todas las miradas se fijaron en ellos; las mujeres cuchicheaban en voz baja, mezclando a sus frases sonrisas epigramáticas y desdeñosas; los hombres reían también con más fuerza, con más descaro, y entre unos y otras se cruzaban palabras por este o semejante estilo: -¡Vaya un grupo!
-Así, cuando esté en pena, sentiré como una mano en el hombro, o como un cariño en la frente, o como las sonrisas con que me entendías y consolabas;-y será que estás trabajando en la tarea, pensando en mí.
Un adolescente es prueba continua, enfrentamientos fingidos, desafíos, altanería, procacidad, miedo, angustia, temor al ridículo, verse en el espejo, olor acre, arrepentirse, orgullo, egolatría, exhibicionismo, inseguridad a carcajadas o en sonrisas despectivas.
Los maestros jóvenes tienen la obligación de salvaguardar la grandeza del ser humano y para ello, han de contribuir con el propio ejemplo; cultivar su intelecto, desarrollar su capacidad al máximo y sobre todo, crear, porque el magisterio joven no sólo debe ser un muestrario de vigor, ni un escaparate de audacias y sonrisas, sino ha de obrar inmediatamente y demostrar que la única forma de lograr el bienestar común, no está en las promesas demagógicas ni en los insultos gratuitos o inútiles, ni en las imitaciones traidoras, sino en la acción, y ser maestro es nada menos que eso: Acción continua, hechos precisos, no sólo manoteos y palabras.