sonado

(redireccionado de sonada)
También se encuentra en: Sinónimos.

sonado, a

1. adj. Que es muy conocido o muy nombrado una fiesta sonada; ésta va a ser sonada. famoso
2. Que se divulga con mucho ruido y afán.
3. Que está chalado o no coordina bien las ideas. chiflado, loco
4. DEPORTES Se refiere al boxeador que tiene lesiones cerebrales por los golpes recibidos.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

sonado, -da

 
adj. Famoso, que tiene fama.
Divulgado con mucho ruido y admiración.
Hacer una que sea sonada. fam. Promover un escándalo, dar que hablar.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

sonado

, sonada
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

sonado

ADJ
1. (= comentado) [éxito, noticia] → much talked-about; [escándalo, estafa] → notorious
ha sido un divorcio muy sonadotheir divorce has caused a great stir, it has been a much talked-about divorce
el escándalo fue muy sonadothe scandal was much talked about, it was a notorious scandal
hacer una que sea sonadato kick up a stink
2. (= chiflado) estar sonadoto be crazy (Boxeo) → to be punch drunk
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
El pazguato del marido, siempre que la sorprendía en gatuperios y juegos nada limpios con los militares, en vez de coger una tranca y derrengarla, se conformaba con decir: -Mira, mujer, que no me gustan militronchos en casa y que un día me pican las pulgas y hago una que sea sonada.
Este marido era de la misma masa de aquel otro que cantaba: «Mi mujer me han robado tres días ha: ya para bromas basta: vuélvanmela. Al fin la cachaza tuvo su límite, y el marido hizo... una que fue sonada. ¿Perniquebró a su costilla?
Cómo se manejó aquello, pues la cosa fue sonada, ya habrá llegado a oídos de usted, porque le tengo por liberal de esta nueva cría.
nna villa de Borges una çibdat estranna Cuntió en essi tiempo una buena hazanna: Sonada es en Françia, si faz en Alemanna, Bien es de los miraclos semeiant e calanna.
Éste contestaba: -No, no... Sé cómo se las agencian estos canallas. La sonada del cuerno ha sido para reunirlos. Ahora están preparándose, organizándose...
Se apoyó en la pestaña del mostrador, posando la barba en la palma de la mano. Parecía reflexionar. Sonada aventura fue la de mi cañón y grato me es recordarla.
La señal ha sido sonada - demasiado grave para el oído del marinero sobre el mástil y de sus compañeros en cubierta - quienes, sin embargo, sienten sus vibraciones en la nave como las piedras de la catedral son alteradas por el bajo del órgano.
Así vivió tranquila por más de veinte años, hasta que en 1873 ó 74 la estrepitosa quiebra del comerciante, fruto no de falta de honradez, sino de errados cálculos y de adversidades mercantiles, colocó á María en condición mendicante. Aque- lla quiebra fué muy sonada, porque comprometió el bienestar de muchas familias de Lima.
Magdalena Cuando digo que vais a comprometerme a hacer una que sea sonada… Tomillo Si viviera vuestro marido, que en gloria esté, no me despreciaríais de esa manera.
La ciudad estaba defendida por doble fuerza, siendo el jefe de ella Antonio de Robles, a quien Gonzalo Pizarro había enviado desde Lima con tal destino. Sonada la media noche, Centeno proclamó a su gente e hizo el juramento de que al otro día, o lo tenían de enterrar o había de sacar una vara del palio en la procesión del Corpus.
En coyunturas tales, se toca la trompa épica, se habla teatralmente de vengar la afrenta haciendo una que sea sonada, y pasada la calentura, queda todo ello en agua de borrajas.
Murió, no como había muerto el pobre Ramón en su casa, sino con distinción, con elegancia; su muerte fue sonada; no pudo ser un héroe anónimo; y, aunque simple soldado, su hazaña y gloriosos fin llamaron la atención y excitaron el entusiasmo de todo el ejército; el general en jefe le consagró públicos y solemnes elogios; se le ascendió después de muerto; su nombre figuró en letras grandes en todos los periódicos, diciendo: «Un héroe: Ramón Pendones»; y para su madre hubo el producto de una cruz póstuma, pensionada, que la ayudó, de por vida a pagar la renta a don Pedro Miranda, cuyo único hijo, por cierto, había muerto también, probablemente en la guerra, según barruntaban los del pueblo, pero sin que se supiera cómo ni dónde.