soliloquio


También se encuentra en: Sinónimos.

soliloquio

(Del lat. soliloquium < solus , solo + loqui, hablar.)
s. m. Lo que una persona dice en voz alta pero sin dirigirse a ninguna otra. monólogo

soliloquio

 
m. Habla o discurso de una persona que no dirige a otra la palabra.
Lo que habla de este modo un personaje de obra dramática.

soliloquio

(soli'lokjo)
sustantivo masculino
diálogo lo que se dice en voz alta sin dirigirse a nadie en particular recitar un soliloquio
Sinónimos

soliloquio

sustantivo masculino
monólogo.
Aunque, según su etimología, ambas palabras se intercambian a veces, el uso suele restringir al teatro el empleo de monólogo. El soliloquio es el habla o discurso de una persona que no dirige a otra la palabra, bien sea de viva voz, bien mentalmente. El monólogo dramático es un soliloquio del personaje que está solo en la escena.
Traducciones

soliloquio

soliloquy, monologue

soliloquio

soliloquio

soliloquio

独白

soliloquio

獨白

soliloquio

monolog

soliloquio

SMsoliloquy, monologue
Ejemplos ?
Discípulos del genio, testigos sordos y ciegos del sublime soliloquio de una conciencia superior; por ilusión suya y vuestra, creéis inmortalizar el perfume de su alma, cuando embalsamáis con drogas y por recetas su doctrina.
Ante todo, quiérame o no me quiera, ¡eso de la hipoteca no puede quedar así! » Arrancóle del soliloquio un estallido de goce que parecía brotar de la serenidad del cielo.
Tengo la vanagloria de persuadirme de que usted no ha olvidado el soliloquio de los dos perros del hospital de Valladolid, Cipión y Berganza, y sospecho que, teniendo usted, como es notorio, tanta lástima de los animales, quizá sea porque haya conocido por aquella muestra que el buen criterio y el sentido común, que tantas veces falta a los hombres, se pueden hallar en los perros.
Consumido de horizontes, exhala el pensamiento sus argucias, artificio voraz de las angustias, desahogo de yugos sempiternos; labrador de sueños nuevos en los yermos. Soliloquio en espiral de alientos, oleajes de algún mar abierto calmando la sed de algún desierto, viento navegando entre la sangre de las venas ultrajadas por la carne… luz de otro universo hiriendo oscuridades en un verso.
Sí, salga lo que saliere, debes probar fortuna con Fotis.» En mitad de este soliloquio llego a la puerta de Milon, bien empapado de mi proyecto.
¿No más...?» Un cuerpo de mujer irradiante de frescura, de salud y de alegría, que pasó a su vera, le interrumpió el soliloquio y le arrastró tras de sí.
Y al galope de un caballo que cogió y montó al azar, bufando este soliloquio el Cid de Burgos se va. —«¡Tu soberbia me destierra por haberte hecho jurar!
¿Pero cómo? Erdosain continúa su soliloquio con los pómulos teñidos de rosa: –¿Qué importa que yo sea un asesino o un degradado? ¿Importa eso?
Más aún, se olvidan de que un día fueron celosos... Pero este es tema para otra oportunidad. SOLILOQUIO DEL SOLTERON Me miro el dedo gordo del pie, y gozo.
Y así hecho este soliloquio, no una vez, sino ciento, al cabo de algunos días habló con los padres de Leonora, y supo como, aunque pobres, eran nobles; y, dándoles cuenta de su intención y de la calidad de su persona y hacienda, les rogó le diesen por mujer a su hija.
Apenas don Juan se enteró del rumorcillo -sin duda por algún chismoso-, es fama que hizo el soliloquio siguiente: «España está perdida.
Alzóse, y a manera de disculpa, se alegó a sí propio que también los que en edad varonil vuelven al jardín donde, infantes, jugaron, gustan de esconderse en los bosquecillos como solían, por renovar el recuerdo de las alegres horas de ayer. Hecho este soliloquio, resolvió Diego dejar definitivamente la capilla y la iglesia, que así lo pedía lo avanzado de la hora.