simpático

(redireccionado de simpáticos)
También se encuentra en: Sinónimos.

simpático, a

1. adj./ s. Que inspira simpatía persona simpática; gesto simpático . amable, afable, encantador antipático
2. adj. MÚSICA Se aplica a la cuerda que resuena cuando se hace sonar otra del mismo instrumento.
3. gran simpático ANATOMÍA Sistema nervioso de la vida vegetativa situado delante de la columna vertebral.

simpático, -ca

 
adj. Que inspira simpatía (modo de ser).
anat. simpático o gran simpático V. nervioso, sistema.

simpático, -ca

(sim'patiko, -ka)
abreviación
1. antipático que muestra o inspira simpatía un muchacho simpático
2. que es agradable y gracioso En la comedia represento a un personaje simpático y pintoresco.
Sinónimos

simpático

, simpática
Traducciones

simpático

وُدِّيّ

simpático

přívětivý

simpático

venlig

simpático

φιλικός

simpático

ystävällinen

simpático

sympathique

simpático

prijateljski

simpático

親しい

simpático

친절한

simpático

vriendelijk

simpático

vennlig

simpático

przyjazny

simpático

amigável

simpático

vänlig

simpático

เป็นมิตร

simpático

dostça

simpático

thân thiện

simpático

友好的

simpático

ADJ
1. (= afectuoso) [persona] → nice, pleasant, likeable; [ambiente] → congenial, pleasant
¡qué policía más simpático!what a nice policeman!
estuvo muy simpática con todosshe was very nice to everybody
los cubanos son muy simpáticosCubans are very nice o friendly people
no le hemos caído muy simpáticosshe didn't really take to us, she didn't really like us
siempre procura hacerse el simpáticohe's always trying to ingratiate himself
me cae simpáticoI think he's nice, I like him
me es simpático ese muchachoI like that lad
2. (Anat, Med) → sympathetic

simpático -ca

adj (neuro) sympathetic
Ejemplos ?
Dirán que no sin solapa, y con agravio de Dios, simpáticos hago a Los caballeros de la capa...
-¿De dónde proceden las semejanzas morales que existen a veces entre padres e hijos? «Son espíritus simpáticos atraídos por la semejanza de inclinaciones».
Por eso, creo que –y quería decirlo y compartirlo con todos ustedes- ese sillón que ocupará la República Argentina, lo hará en nombre de los valores que siempre ha defendido: la paz, la vigencia irrestricta de los derechos humanos en todos los países, no solamente en aquellos que me resultan simpáticos o en aquellos que no me resultan simpáticos; los derechos humanos son valores universales que deben ser respetados en todas las latitudes y cualquiera sea la denominación de los gobiernos.
Para que los peninsulares residentes en la isla de Cuba respiraran tranquilos era preciso que a la salida del general vicalvarista y a la entrada del Caballero de Rodas acompañase el relevo de otros muchos jefes militares y civiles que, a pesar de sus incesantes desvelos en pro de la causa española, han tenido la desgracia de parecer más simpáticos a los rebeldes que a los leales de Cuba.
Mi tía, a la que no veía desde niño, me fue al pronto repulsiva, por más que se mostrara desde luego cariñosa y tolerante conmigo; el pueblo me pareció triste, a pesar de sus jardines y de las pintorescas casitas que hay en él; sus habitantes poco simpáticos, aunque todos me saludaban con afecto.
He aquí también por qué estoy lejos de participar de la opinión emitida en estas columnas por nuestro compañero Malato sobre esos elementos "simpáticos" que se acercan a nuestras ideas y frecuentemente las defienden sin decidirse a aceptarlas completamente; sobre esos pensadores que "están casi con nosotros" y cuya independencia le parece tan repugnante, atribuyéndola a debilidad, a un cálculo interesado o al miedo.
Para cada hombre a quien las circunstancias permiten o aconsejan unirse a nosotros, hay miles a quien las necesidades de la vida o las contingencias de la lucha retienen alejados, pero que miran el porvenir, aman nuestras doctrinas y guardan nuestras palabras en el fondo de su corazón." A ellos, a esos "simpáticos", tanto como a los que se llaman ya francamente anarquistas, me dirigiré igualmente exponiendo, en el próximo artículo, el programa libertario tal como lo entiendo y tal como lo entienden, así lo creo al menos, la inmensa mayoría de los anarquistas del universo.
-Y a mí tamién, amigo, a mí tamién se me agrian, porque yo creo que no debemos platicar más que lo preciso, tanto es asín que yo no platico más que cuando los hombres me son mu simpáticos y ya los he tratao una miaja.
Sin la ferretería y los fluidos cautivos de la invención moderna se vive incómodamente, pero se vive: sin las ingeniosidades de aquellos inventores peludos, que aún conservaban en su agilidad y su organismo el recuerdo del parentesco con el mono, lejano primo nuestro oue no ha hecho carrera; sin el esfuerzo mental de aquellos simpáticos salvajes no hubiese habido fuego no hubiese habido pan.
El chisporroteo de las velas tenía algo de hogar; los santos quietos, tranquilos, que le miraban con dulzura, le eran simpáticos.
Lejos de eso: hasta sus excentricidades y sus frecuentes arranques de insubordinación, nacidos de la altivez cerril de su carácter, me son simpáticos.
No; eso tenemos que recibirlo con simpatía, con honda simpatía. Ahora, una cosa es eso y otra es que nos parezcan tan simpáticos los que pueden ser móviles de esa declaración de secretos.