simoníaco

(redireccionado de simoniacos)
Búsquedas relacionadas con simoniacos: simonía, nepotismo

simoníaco, a

1. adj. RELIGIÓN De la simonía.
2. adj./ s. RELIGIÓN Que comete simonía el cardenal fue acusado de un delito simoníaco.
NOTA: También se escribe: simoniaco

simoníaco, -ca

 
adj.-s. Relativo a la simonía.
Que la comete.

simoníaco, -ca

(simo'niako, -ka)
abreviación
que comercia con cosas sagradas ladrón simoníaco

simoníaco, -ca

(simo'niako, -ka)
abreviación
que comercia con cosas sagradas ladrón simoníaco
Traducciones

simoníaco

simoniaco
Ejemplos ?
Falleció el 22 de agosto de 1280 víctima de una apoplejía. Dante en su obra La Divina Comedia situó a Nicolás III en el infierno junto a los simoniacos.
Sayers, Hell, notas al Canto XXI. Los truhanes son los análogos políticos de los simoniacos, y Dante les dedica varios cantos a ellos.
De ædificio Dei seu de studio et cura disciplinæ ecclesiasticæ (P.L., CXCIV, 1187–1336; Ernst Sackur, 136-202) Tractatus adversus Simoniacos (P.L., 1335-1372; Sackur, 239-272; ver Jaksch en Mittheilungen des Instituts für österreichische Geschichtsforschung, VI 1885, 254-69) Liber epistolaris ad Innocentium II.
Hugo de Die, legado de la santa sede, congregó el año 1075 un concilio en Dijon contra los Simoniacos, así como lo refiere Hugo de Flaviñi, en la crónica que publicó el padre Labbe, tom.
Pero el patriarca Cerulario, obstinado cada vez mas no quiso ceder, y deseando concluir los legados de un modo definitivo su comisión, determinaron llenos de valor hacer uso de su autoridad, y al efecto, en un día a la hora tercia, cuando todo el clero se hallaba reunido en la catedral de Santa Sofía para la clebración de los Santos Misterios, el cardenal Humberto, después de haber expuesto todo lo que había pasado, puso sobre el altar santo la sentencia de excomunión de Cerulario y sus partidarios, y por ella eran anatematizados y separados de la comunión como simoniacos, herejes, cismáticos, arrianos, donatistas, nicolaítas, severianos, maniqueos, nazarenos y otros heterodoxos, cuyos principios se les acusaba de haber adoptado y renovado en sus errores.
Hoy que en Colombia, Ecuador y hasta en el Perú, hay reacción favorable al fanatismo y adversa á la libertad de con- ciencia, ¿se atreve usted á decir las verdades del barqupro á los simoniacos de sacristía?
Los antiguos eran mucho mas severos y ménos simoniacos que nosotros, aunque por otra parte les imputaban á sus dioses tantas tonterías.