simiente


También se encuentra en: Sinónimos.

simiente

(Del lat. sementis, siembra.)
1. s. f. BOTÁNICA Cada uno de los granos contenidos en un fruto que en condiciones adecuadas puede dar lugar a una nueva planta de la misma especie. semilla
2. BIOLOGÍA Semen, conjunto de espermatozoides y sustancias fluidas que se producen en el aparato genital masculino.

simiente

 
f. bot. Semilla.
fisiol. Semen.

simiente

(si'mjente)
sustantivo femenino
1. botánica grano contenido en los frutos que puede servir para dar una nueva planta sembrar simientes
2. cosa que es el origen de otra la simiente de la discordia
Sinónimos

simiente

sustantivo femenino
Traducciones

simiente

semente, semenza

simiente

Saatgut

simiente

semences

simiente

zaad

simiente

sementes

simiente

البذور

simiente

семена

simiente

种子

simiente

種子

simiente

frø

simiente

シード

simiente

utsäde

simiente

SFseed
Ejemplos ?
En esta sala modesta, cual conviene a una institución que comienza, se encierran ya muchos libros, reunidos a costa de esfuerzos y erogaciones: algunas personas, recomendables por su saber, se han comprometido a comunicar sus conocimientos como en una conversación amistosa, y es de esperar, que todos los llamados a un fin tan laudable se empeñen en mostrarse dignos de la elección que en ellos ha recaído. Yo pido al cielo que bendiga la simiente del árbol que hoy se planta, y lo levante sobre los cedros.
Piensa que este hombre que llamas tu esclavo ha nacido de la misma simiente, goza del mismo cielo, respira, vive y muere igual que tú.
-Estamos cerca del cielo. -¿De qué os servirá lanzar al cielo vuestra simiente, si no cae a tierra? Sólo la humilde tierra es fecunda.
El Hombre duradero... sin cadenas... ...el hombre oculto... la simiente sana... la materia superior del universo... inconcluíble energía adormecida...
Poco poblada, sin medios fáciles de comunicación, desenvolviéndose su vida económica por la explotación más primitiva de la ganadería, en manos de escasos propietarios, su comercio es generalmente a base del contrabando y el abigeo; sin escuelas, sin templos siquiera, sin instituciones de ninguna especie, salvo la de la autoridad a cargo del más fuerte y bárbaro, iba, sin embargo, evolucionando progresivamente hasta que sobrevino la revolución de 1893. Tres años de guerra demolieron toda la obra de progreso dejando la simiente regresiva de la antropofagia política.
Seré, finalmente, una amenaza para todos aquellos que no comprenden el verdadero amor patrio y que, en vez de predicar soluciones de armonía y de paz, van provocando divisiones y sembrando odios, olvidándose de que el odio es estéril y que sólo el amor es fuente de vida, simiente fecunda que hace la prosperidad de los pueblos y la grandeza de las naciones.
La nobleza de la gente se levantaba sobre los antiguos despojos de la ingratitud y de la ignominia, de la soberbia y de la abyección. La simiente buena del hombre había logrado su apoteosis.
Pero, el padre de él, que de su nacido violó el lecho se dice y esta pobre casa ultrajó, sea porque su impía mente de ciego flagraba amor, 25 o sea porque inerte, de estéril simiente, su nacido lo fuera, de modo que buscar se hubiera de dónde † † un más nervoso algo que pudiera un ceñidor soltar virgíneo.” “Egregio narras, y de admirable piedad, un padre, que él mismo, de su hijo, se meare en el regazo.” 30 “Mas con todo, no solo esto dice que ella conocido tiene Brixia, la que al cigeno mirador está sometida, ante la que el flavo Mela corre, de muelle corriente, Brixia, de la Verona mía madre amada, sino que sobre el postumio amor, y el de Cornelio, narra, 35 con los que ella mal adulterio hizo.
Yo sentíame conmovido: Aquellas palabras ásperas, firmes, llenas de aristas como las armas de la edad de piedra, me causaban impresión indefinible: Tenían una sonoridad antigua: Eran primitivas y augustas, como los surcos del arado en la tierra cuando cae en ellos la simiente del trigo y del maíz.
Tu gracia vengadora purifique sus errores y nunca los despojes de tu credo porque amaron la simiente sana sembrada por ti en alegorías, regada de metáforas y odas para resarcirla en tus templos de amor que impúdicos mercachifles escupieron.
En ella, simiente sana, deben fertilizarse las lozanías de sus espíritus para que con la claridad de la inteligencia juvenil, con la potencia dinámica de los jóvenes, con el optimismo moral, cristalino e intenso, sin mancha alguna aún, de quienes emergen apenas a la existencia, pueda fructificar en los logros de un mundo nuevo, diferente al conocido.
Antes que nada está nuestra labor de maestros en el amplio y sublime concepto de entrega al mejoramiento de los seres humanos a través de niños, adolescentes y jóvenes, simiente sana del hombre.