servirse

servirse


verbo pronominal
1. hacer que una persona acceda a realizar una acción de manera amable Pido a usted que se sirva de responder la carta lo más pronto posible.
2. utilizar a una persona o cosa que se expresa como medio para alcanzar un fin Se sirvió de sus influencias para conseguir el puesto.
3. ponerse una persona un alimento o bebida en un recipiente para tomarlo Se sirvió un vaso de agua fresca.
Traducciones

servirse

to help oneself

servirse

avvalersi
Ejemplos ?
En el exterior, volvió a su táctica de buscar apoyos de algunos gobiernos y de organismos internacionales, sin que le importaran el respeto que exige nuestra soberanía, ni el daño que podían causar a la nación, informaciones inexactas y tendenciosas y en el país, en lugar de presentar planes de gobierno mejores que los del régimen, se limitó a servirse una vez mas de su conocida propaganda destructiva e imposibilitada de convencer a la mayoría consiente, se dedicó a promover desordenes entre adolescentes y entre irresponsables, esa actitud de la oposición ha sido favorable, por cuanto demostró, que son ya muy pocos los que se dejan arrastrar por la mentira o que actúan con insensatez.
Art. 2297.- El acreedor no puede servirse de la prenda, sin consentimiento del deudor. Bajo este respecto, sus obligaciones son las mismas que las del mero depositario.
Y de todos los demás goces que interesan al cuerpo, ¿crees que los busca y hace gran estima de ellos, por ejemplo, de las hermosas vestiduras, del bello calzado y de todos los demás ornamentos del cuerpo? ¿Crees que los tiene en aprecio o que los menosprecia cuando la necesidad no le obliga a servirse de ellos?
¡Pues bien!, siguió diciendo Sócrates, ¿no sabes lo que le sucede a los amantes cuando ven una lira, un vestido o algo de lo que sus amores tienen la costumbre de servirse?
Lo que cuenta es quién tiene el poder, para servirse de él, no importa que se trasgreda el espíritu de donde emana el poder en México, de tal suerte, ha servido para amasar grandes fortunas de un día para otro y luego salir huyendo primero a Europa y ahora a Estados Unidos.
Así como cuando expones que el que no sabe servirse de un instrumento, obra mejor absteniéndose de usarlo, y que el que no sepa servirse de los ojos, ni de los oídos, ni del cuerpo en general, obraría más cuerdamente no mirando, no escuchando, y no sacando ningún partido de su cuerpo, antes que servirse de él a la aventura.
El que no sabe servirse de su lira, evidentemente no sabrá servirse mejor de la del vecino, y recíprocamente, el que no sabe servirse de la lira del vecino, tampoco sabrá servirse de la suya, y otro tanto puede decirse de todos los instrumentos y de todas las cosas.
De estos razonamientos deducías esta preciosa conclusión: el que no sabe servirse de su alma, debe dejarla inactiva, y no vivir antes que vivir abandonándose a las sugestiones de la fantasía; y si necesita vivir, obrará más cuerdamente sometiéndose a otro más bien que conservando la libertad para tal uso, y al modo de un buen navegante confiar conducción de su barco al que es hábil en la ciencia de gobernar a los hombres, ciencia que llamas tú muchas veces la política, Sócrates, y que, en tu opinión, es la misma que la de juzgar y administrar justicia.
El objeto que Dios se propone al privarles del sentido, y servirse de ellos como ministros, a manera de los profetas y otros adivinos inspirados, es que, al oírles nosotros, tengamos entendido que no son ellos los que dicen cosas tan maravillosas, puesto que están fuera de su buen sentido, sino que son los órganos de la divinidad que nos habla por su boca.
Con ella los alumnos acrecentarán su conciencia sígnica y fomentarán su utilización creativa para servirse de todas la funciones comunicativas, aclarar conflictos, construir una mente crítica, deseosa de saber, fortalecedora de la voluntad, la autonomía y la creatividad y sobre todo para comprender cuándo las usan otros con el fin de aprovecharse y engañar.
Por la exterior corriente las oleadas Vendrán más y más fuertes hácia dentro; Pero ellas á su centro Volverán humilladas: Una á otra han de cortarse la corriente Y servirse de grillos mutuamente.
Por comprender que semejante deliberación se opondría del todo a la ley hecha en las, a la resolución tomada el día 6 de julio por los, a la unánime deliberación tomada en el dicho consejo de guerra, a la libertad de la Nación, a las leyes y honor de la Patria y, finalmente (según comprendemos) a la Divina voluntad, que parece quiere servirse de nosotros (aunque flacos instrumentos) para mayor manifestación de su poder.