Ejemplos ?
Mientras entregado al arte vivió Genaro en Florencia, adormidos sus recuerdos se hicieron sentir apenas. Débiles fueron sus ayes, cortas sus sentidas quejas, porque el tiempo y la distancia mucho las memorias merman.
Las Misiones...” –aquí habría que ponerla en mayúsculas, Las Misiones, hay algunos detalles aquí de técnica que ya ustedes, que son expertos en esa materia, seguro que las corregirán– “constituidas por organizaciones de variada naturaleza, creadas para atender a la satisfacción de las más sentidas y urgentes necesidades de la población, cuya prestación exige de la aplicación de sistemas excepcionales, e incluso, experimentales,” –muchas de estas cosas son experimentales– “los cuales serán establecidos por el Poder Ejecutivo mediante reglamentos organizativos y funcionales”.
En estos momentos rindo tributo a las fuerzas armadas de la República, por ese movimiento idealista que se confunde con las sentidas aspiraciones del pueblo, porque ellas han querido depurar nuestro régimen, y reconstruirlo sobre nuevas bases sólidas e inconmovibles.
Era una mujer nueva. Experimentaba junto a ella impresiones sólo sentidas en su época de noviazgo. Se veía aún en aquel vagón del exprés que unos años antes los había llevado a París, ebrios de dicha y palpitantes de deseo.
Gustavo refirió en breves y sentidas frases su triste historia y, viendo que el huérfano no tenía a nadie en el mundo, profirió el caballero: -Si eres bueno, tu fortuna está hecha; mi hija y yo somos muy ricos y todo será para ti: para eso es necesario que renuncies a esa patria, a la que tanto amas a pesar de tus cortos años, y a tu nombre: serás Alfredo y no Gustavo, y yo te deberé el supremo bien de que mi hija recobre la razón creyéndote su niño.
La muerte el corazón tenía asido, y aun callando librarlo no podía ni aliviar las virtudes afligidas; las voces, rotas ya, no eran sentidas, y así grité en papel como ahora muestro: «No mío soy: si muero, el daño es vuestro».
El Pelida, poniendo sus manos homicidas sobre el pecho del amigo, dio comienzo a las sentidas lamentaciones, mezcladas con frecuentes sollozos.
Y que por más que sus señores directos se lo afearon y con muy sentidas y cristianas razones se lo reprendieron, no lograron apartar a su pupila de tan baja inclinación, que, a decir verdad, aún hoy día conserva.
Mandó don Luis que trajesen el presente que traía, con que a devolver venía al moro su antiguo don: y éste, de amistad sincera llenos en llanto los ojos, fué a recibirle de hinojos con grave satisfacción. Con amorosas palabras elegantes y sentidas, gracias le dió repetidas, y su presente encomió.
Y asi paso la vida Viéndome á todas horas despreciada, Sin duelo castigada Mi belleza si existe y maldecida. Y dan por hijas de una mente loca Las sentidas razones de mi boca, Llamándome si mísera me quejo Atrevida mozuela sin consejo.
Paró por último aquí, dióse en el último tercio de su existencia al comercio, y en este tiempo nací Los españoles cantares con que lloró su fortuna, me arrullaron en la cuna al compás de sus pesares. De Granada y de su historia las sentidas tradiciones son las primeras lecciones y aprendí yo de memoria.
Para fortalecer el Sistema de Procuración de Justicia, la iniciativa también propone que el nombramiento del Procurador General de la República, que encabeza el Ministerio Público Federal, deba ser aprobado por el Senado de la República. Una de las demandas más sentidas en todo el país es por una mayor seguridad pública y una mejor protección ciudadana.