Ejemplos ?
Colegio Nacional "TRECE DE MAYO" de Portovelo Primera fila. De izquierda a derecha, sentadas: Sra. Eufemia, Díaz de Aguilera, Srta.
Después de lo cual se mandó traer a la vista los libros de actas en que se hallavan sentadas y escritas las de incorporación, reconocimientos, aclamaciones y juramentos arrancados por la fuerza de los intrusos poderes de Portugal y Brasil que empiesan desde el día veinte y siete de Junio de mil ochocientos veinte y uno, hasta el día diez y ocho de Marzo de este año, las mismas que en el acto quedaron borradas y textadas desde la primera línea hasta la última, según consta de la solemne acta celebrada en este día por dicha corporación y en la que también se encuentra la subsiguiente inscripción: VIVA LA PATRIA Y LIBERTAD RECUPERADA POR EL HÉROE DON JUAN ANTONIO LABALLEJA, GOBERNADOR Y CAPITÁN GENERAL DE LA PROVINCIA ORIENTAL.
Unas cuantas negras achuradoras sentadas en hilera al borde del zanjón oyendo el tumulto se acogieron y agazaparon entre las panzas y tripas que desenredaban y devanaban con la paciencia de Penélope, lo que sin duda las salvó, porque el animal lanzó al mirarlas un bufido aterrador, dio un brinco sesgado y siguió adelante perseguido por los jinetes.
Sin falta, saltaba Ermitas Valdelor: -¡Cinco hombres! Y luego, ¿María Lorenza y yo íbamos a quedarnos sentadas o a fecharnos en el desván?
Varias mujeres, sentadas en el suelo, sostenían en sus faldas y en sus brazos al expirante patriota, siendo las primeras en colmarlo de caricias y bendiciones, como antes fueron las primeras en 15 pedir su muerte.
La prueba de que seguiría siendo chiquilla, eran las dos muñecas enormes, vestidas de sedas y encajes, que encontró en su tocador, muy graves, con caras de tontas, sentadas en el confidente de raso.
Loco de terror, arranqué la cogulla del enmascarado sentado en la silla vecina: la capucha de terciopelo verde estaba vacía, vacía la capucha de las otras máscaras sentadas a lo largo del muro.
Por la madrugada salió afuera; estaba indignado con el tiempo. Dos ranas estaban sentadas sobre la tela; sus claros ojos brillaban de puro embeleso.
-Buenos días -exclamó Dolores la larampera, colocando su cántaro sobre los bordes del pilón de piedra, donde aguardaban turno, en correcta formación, los de sus compañeras, que sentadas sobre el muro que sirve de parapeto al Arroyo de los Ángeles en sus poco frecuentes crecidas, charlaban alegremente luciendo al sol, a más de los atractivos con que las dotara el Supremo Hacedor de todas las cosas, sus vestidos de pobre urdimbre y de tintas tan vivísimas, que bien podían competir con los de las fragantes flores con que adornaban sus bien alisadas cabelleras.
Si aquí hay sentadas mujeres, jóvenes, hombres y personas de distinta identidad sexual, en este Parlamento y en todos los parlamentos de la Argentina, es por la Coalición Cívica.
Simon refiere un sueño en el que vio varias personas gigantescas sentadas a comer en derredor de una mesa y oyó claramente el tremendo ruido que sus mandíbulas producían al masticar.
Hay visitas, por supuesto, y son de pelo de veras, con ropones de seda lila de cuartos blancos, y zapatos dorados; y se sientan sin doblarse, con los pies en el asiento: y la señora mayor, la que trae gorra color de oro, y está en el sofá, tiene su levantapiés, porque del sofá se resbala; y el levantapiés es una cajita de paja japonesa, puesta boca abajo: en un sillón blanco están sentadas juntas, con los brazos muy tiesos, dos hermanas de loza.