semilla


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con semilla: germinacion

semilla

(Del lat. seminia.)
1. s. f. BOTÁNICA Óvulo fecundado y maduro, que está encerrado en el fruto y que en condiciones adecuadas germina dando origen a una nueva planta. simiente
2. s. f. pl. AGRICULTURA Granos que se siembran, excepto el trigo y la cebada.
3. s. f. BOTÁNICA Cada uno de los fragmentos de vegetal provistos de yemas. esqueje
4. Aquello que es causa u origen de una cosa la decisión del gobierno fue la semilla del descontento popular. germen, raíz

semilla

 
f. bot. Parte del fruto que da origen a una nueva planta; es el óvulo fecundado y maduro.
fig.Cosa que es causa u origen de otra.

semilla

(se'miʎa)
sustantivo femenino
1. grano contenido en el interior de un fruto que cuando germina da origen a una nueva planta semillas de girasol
2. cosa inmaterial que es el origen o causa de otra La envidia fue la semilla de su desgracia.
Sinónimos

semilla

sustantivo femenino
Traducciones

semilla

seed, grain, granule

semilla

saad

semilla

зърно, семе

semilla

llavor, semença

semilla

Same, Samen, Korn

semilla

grajno, semo

semilla

jyvä, siemen

semilla

seme, semenza

semilla

semen

semilla

semente, grão

semilla

frö, korn

semilla

mbegu

semilla

semeno

semilla

frø

semilla

sjeme

semilla

semilla

semilla

frø

semilla

nasienie

semilla

семя

semilla

เมล็ดพืช

semilla

tohum

semilla

hạt giống

semilla

种子

semilla

種子

semilla

SF
1. (Bot) → seed
uvas sin semillasseedless grapes
semilla de céspedgrass seed
2. (= origen) → seed, source
la semilla de la discordiathe seeds of discord
3. (Cono Sur) (= niño) → baby, small child
la semillathe kids (collectively)

semilla

f. seed; pit.
Ejemplos ?
Un manzano entero, pero no enseguida. Y depositaron la semilla en un tiesto, trabajando los dos con gran entusiasmo. El niño abrió un hoyo en la tierra con el dedo, la chiquilla depositó en él la semilla, y los dos la cubrieron con tierra.
-Y sus hijos han tenido ya hijos a su vez -dijo el viejo-. Nuestros bisnietos; hay buena semilla. ¿No fue en este tiempo del año cuando nos casamos?
La fuerza de las cosas la trae y la impone en todas las conciencias que se abren a la reflexión. Cuaja y grana su futuro la nueva semilla cuando apenas si el tallo salía a luz.
Y, sin embargo, estos trabajos del ingenio moderno resultan insignificantes comparados con los esfuerzos mentales de los primeros inventores, que durante siglos y siglos colaboraron en una obra que ahora nos parece sencillísima: la de abrir un surco en la tierra, depositar en él una semilla y aprovecharse más tarde del fruto de la planta.
V Hoy se funden caual razas hermanas Las costumbres afines de tres pueblos Con ejemplo de paz y de cultura En el sur de Leticia, frontera de hermandad Es tu río la gran esperanza Del sustento futuro de la tierra Río mar te llaman los que te visitan ¡Oh! Semilla de la ciencia y el saber.
Apenas comenzamos la lectura de este poeta, el corazón se nos pone al paso, al paso lento con que van por el zodíaco las bestias siderales; al paso germinal con que la semilla asciende so la gleba; al paso con que se hincha y se afloja en las mareas el pecho curvo del mar.
“Oíd los males de los hombres, y cómo, de rudos que antes eran, hícelos avisados y cuerdos... De esta semilla brotará un hombre arrojado, famoso por sus flechas, que me liberará de estos tormentos...
Tiene que ir acompañado de una mejor justicia social y de los valores, que son parte y viven en el alma de nuestro pueblo, y que son como la tierra fértil que permite que la semilla dé frutos fecundos, o como un faro que nos ilumina y guía cuando la oscuridad y el pesimismo de la noche intentan inundarnos el alma.
Tú, que haces que la semilla crezca en las mujeres, Que creas la semilla de las gentes, Que alimentas al hijo en el vientre de su madre, Que le apaciguas para calmar sus lágrimas, (Eres) la nodriza en el seno, El que da el aliento Y alimenta todo lo creado.
En la segunda parte de su exposición, el general Valdés desahoga bilis y fulmina rayos contra el rebelde Olañeta, quien desconociendo la autoridad del virrey La Serna, virrey de mo- tín y de farándula, no hizo más que seguir el ejemplo que le dieran los revoltosos de Aznapuquio. Estos sembraron mala semilla, y no debían prometerse cosecha de buen grano.
El día de Ayacucho no fué más que el día de la expiación para el militarismo, ambicioso y corruptor, que sembró en el Perú semilla cuyo fruto estamos cosechando todavía, en nuestros tiempos de república.
Alguien me decía, hace unos meses atrás, que por qué no permitíamos que el sistema democrático –ese que llaman en Venezuela democrático–, madure, y yo le decía que, y aprovechando que he probado unos dulces de mango muy exquisitos aquí en La Habana, les ponía el ejemplo del mango, que en Venezuela se pierde porque no sabemos aprovecharlo, y le decía un mango madura cuando está verde, pero un mango podrido jamás va a madurar; de un mango podrido hay que rescatar su semilla y sembrarla, para que nazca una nueva planta.