semana

Búsquedas relacionadas con semana: cromos

semana

(Del lat. septimana.)
1. s. f. Serie de siete días naturales consecutivos, empezando por el domingo y acabando por el sábado me pasaré toda la semana fuera .
2. Serie de siete días consecutivos me voy el miércoles y vuelvo en una semana.
3. Período de siete unidades de tiempo, sean días, meses, años o siglos.
4. ECONOMÍA Salario ganado por el trabajo realizado en siete días consecutivos le da la semana íntegra a su mujer. semanada
5. JUEGOS Variante del juego del infernáculo.
6. semana grande, mayor o santa RELIGIÓN 1. La última de la cuaresma, desde el domingo de ramos hasta el de resurrección, en la cual están comprendidos el jueves, viernes y sábado santos. 2. Libro litúrgico en que están escritos los rezos propios de este período y los oficios que se celebran.
7. mala semana coloquial Menstruación de las mujeres no me encuentro muy bien porque tengo la mala semana. regla
8. semana inglesa Régimen de trabajo en que éste se interrumpe desde mediodía del sábado hasta el lunes.
9. entre semana loc. adv. En cualquier día de ella, menos el sábado y el domingo entre semana me encontrarás en el despacho .
10. la semana que no tenga viernes ECONOMÍA coloquial Se usa para negar a alguien lo que pretende o para indicar la imposibilidad de que una cosa se realice.

semana

 
f. Serie de siete días naturales consecutivos, comenzando por el domingo y acabando por el sábado.
fig.Salario ganado en una semana.
Período septenario de tiempo, sea de días, meses, años o siglos.
semana inglesa Régimen semanal de trabajo que termina a mediodía del sábado.
Entre semana. loc. adv. En cualquier día de ella, menos el primero y el último.

semana

(se'mana)
sustantivo femenino
1. período de siete días que tiene su comienzo el lunes y termina el domingo La semana que viene entro en vacaciones.
semana en que la iglesia católica conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús celebrar la Semana Santa
2. período de siete días Tenemos una semana para entregar el informe.
en cualquiera de los días entre el lunes y el viernes Entre semana me acuesto temprano porque trabajo de mañana.
Traducciones

semana

week

semana

седмица

semana

setmana

semana

uge

semana

Woche

semana

semajno

semana

nädal

semana

viikko

semana

semaine

semana

שבוע

semana

hét

semana

septimana

semana

minggu

semana

vika

semana

septimana

semana

savaite

semana

week

semana

uke, veke

semana

tydzień

semana

semana

semana

teden

semana

vecka

semana

星期

semana

týden

semana

tjedan

semana

semana

semana

หนึ่งสัปดาห์

semana

hafta

semana

tuần

semana

SF
1. (= siete días) → week
entre semanaduring the week, in the week
podemos vernos un día entre semanawe could see each other one day during the week
vuelo de entre semanamidweek flight
días entre semanaweekdays
semana inglesafive-day working week, five-day workweek (EEUU)
semana laboralworking week, workweek (EEUU)
Semana SantaHoly Week
2. (= salario) → week's wages pl
SEMANA SANTA
In Spain celebrations for Semana Santa (Holy Week) are often spectacular. Viernes Santo, Sábado Santo and Domingo de Resurrección (Good Friday, Holy Saturday, Easter Sunday) are all national public holidays, with additional days being given as local holidays. There are long processions through the streets with pasos - religious floats and sculptures. Religious statues are carried along on the shoulders of the cofrades, members of the cofradías or lay brotherhoods that organize the processions. These are accompanied by penitentes and nazarenos generally wearing long hooded robes. Seville, Málaga and Valladolid are particularly well known for their spectacular Holy Week processions.

semana

f. week;
la ___ pasadalast ___;
la ___ próxima, la ___ que vienenext ___.

semana

f week
Ejemplos ?
También se les concederá un descanso de veinticuatro horas consecutivas cada semana, preferentemente el domingo, o el día de asueto en su país de origen.
He tenido larga experiencia en estos negocios. Recorrí todo el edificio, cuarto por cuarto, dedicando las noches de toda una semana a cada uno.
-exclamaba al mismo tiempo Parrón, mirando al gitano con ojos de león herido- ¡es el único hombre a quien he perdonado la vida! ¡Merezco lo que me pasa! A la semana siguiente ahorcaron a Parrón. Cumplióse, pues, literalmente la buenaventura del gitano...
Aun cuando estaban conchavados para cencerrar una semana entera, es lo cierto que la noche de tornaboda ya dejaron en paz a los cónyuges y en soledad la plaza.
Aquel gesto me tranquilizó, era De Jacquels y no otro quien hablaba bajo el dominó. Cualquier otro no hubiera tenido en cuenta la recomendación que De Jacquels me había hecho hacía una semana.
¡Después, ni siquiera eso! Yo le había dicho a mamá la semana antes: —¿Pero qué le hallan tú y papá, por Dios, para torturarnos así?
Durante tres meses—prosiguió la voz—viví en plena dicha. Mi novio me visitaba dos veces por semana. Llegaba a las nueve en punto, sin que una sola noche se hubiera retrasado un solo segundo, y sin que una sola vez hubiera yo dejado de ir a recibirlo a la puerta.
A Emilita le gustaban mucho estas composiciones, y aquella misma semana Jorge le envió otras, representando también edificios, para que la niña pudiera fantasear acerca de lo que había detrás de las puertas y ventanas.
Encontré esto bastante extraño, ya que soplaba una sostenida brisa del Sur, pero como «las circunstancias» no salían a luz, pese a que indagué todo lo posible al respecto, no tuve más remedio que volverme al hotel y devorar a solas mi impaciencia. Pasó casi una semana sin que llegara el esperado aviso del capitán.
Más muertos que vivos, después de cuatro días de horrible angustia, tocamos tierra en la playa opuesta a Roanoke Island. Permanecimos allí una semana, pues los raqueros no nos trataron mal, y finalmente hallamos la manera de llegar a Nueva York.
Es el primer día que trabaja a jornal, y está algo engreído, porque un real diario parece poca cosa, pero al cabo de la semana son ¡seis reales!, y la madre le ha dicho que los espera, que le hacen mucha falta.
De la taberna nunca le traje una blanca de vino, mas aquel poco que de la ofrenda había metido en su arcaz compasaba de tal forma que le turaba toda la semana, y por ocultar su gran mezquindad decíame: “Mira, mozo, los sacerdotes han de ser muy templados en su comer y beber, y por esto yo no me desmando como otros.” Mas el lacerado mentía falsamente, porque en cofradías y mortuorios que rezamos, a costa ajena comía como lobo y bebía mas que un saludador.