selva


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con selva: estepa, selva tropical

selva

(Del lat. silva.)
1. s. f. GEOGRAFÍA Terreno extenso, sin cultivar y muy poblado de árboles y arbustos, propio de la zona ecuatorial y tropical nos adentramos en la selva amazónica. jungla
2. coloquial Lugar o situación en los que hay mucha confusión y desorden ordena tu habitación, que es una selva.
3. Ambiente o lugar peligroso o lleno de dificultades en el que dominan los mejores el mundo de los negocios es una selva .

selva

 
f. Terreno extenso, inculto y muy poblado de árboles.
fig.Abundancia desordenada de alguna cosa; confusión, cuestión intrincada.
selva tropical La propia de los países de la zona tórrida, de vegetación frondosa y exuberante, con especies vegetales características.
selva virgen La que es difícilmente penetrable y no está explotada por el hombre.

Selva

 
Mun. de la prov. española de Baleares, en la isla de Mallorca; 2 909 h.

selva

('selβa)
sustantivo femenino
1. terreno de abundante vegetación salvaje, propio de las zonas de clima cálido y húmedo selva amazónica
2. situación o lugar desordenado Tu dormitorio es una selva, hoy te toca ordenarlo.
3. figurativo situación, ambiente o lugar peligroso Cuídate, la ciudad es una selva.
Sinónimos

selva

sustantivo femenino
Traducciones

selva

jungla

selva

jungle

selva

džungle

selva

jungle

selva

viidakko

selva

džungla

selva

ジャングル

selva

정글

selva

jungle

selva

jungel

selva

selva

selva

djungel

selva

ป่าทึบ

selva

orman

selva

rừng nhiệt đới

selva

丛林

selva

SF
1. (= jungla) → jungle
selva tropicalrainforest, tropical rainforest
2. (= bosque) → forest
Selva NegraBlack Forest
Ejemplos ?
Por medio de un rodeo, la admiración evitaba la selva e iba a apearse de nuevo al otro extremo de ella, donde con Velazquez parecía volver la naturalidad al gobierno de las artes.
Al confuso movimiento con que en la nocturna niebla la multitud que le puebla se agita en redor de mí, paréceme esta alameda selva de sombras poblada, como la selva encantada que al Dante leyendo vi.
De tanto en tanto volvía la cabeza y le dirigía una sonrisa de señorita tímida a mi primo, que, implacable como un beduino, seguía adelante sin mirar a dere-cha ni izquierda, a no ser para lanzar una de esas malas palabras que hasta a las bestias de la selva las obligan a enmudecer.
VI Esmeralda de mágica hermosura Con sus lares de exótica belleza La Pedrera y su cerro cual gigante Se muestra imponente altivo y colosal, Sus ciudades emblema del progreso De la selva se levantan legendarias Cual leyenda mitológica de griegos Como Atlántida sumergida en el mar.
cejijunto por la concentración dolorosa de un pensamiento naciente, se aproximó a la hoguera encendida por el rayo en la selva prehistórica.
n torno mío abre sus hondos flancos el bosque. En mi mano está un libro: Don Quijote, una selva ideal. Ha aquí otro caso de profundidad: la de un libro, la de este libro máximo.
Ha habitado largo tiempo bajo el Himalaya, en medio de una selva ungida de silencio dentro del cual se vierte a ciertas horas la voz del gong llamando a la plegaria en la pagoda.
El olor de la selva humedecida por la lluvia, el perfume campesino de los valles, la esencia desprendida de las flores, ¿qué son sino perdida emanación del hálito divino?
Esa fantasía, vaporosa y encantada, selva escondida, empapada de armonía y de placer; santuario de la ventura, magnífico paraíso donde ir vagando es preciso tras un fantástico ser.
Claro está que él no podía confesar desde el alto de un alminar cuáles eran los motivos que le indujeron hacía tres años a refugiarse en plena selva congolesa, donde muchos meses vivió penosamente, alimentándose con carne de elefante.
Lluvias constantes sucedían a soles de fuego, pero yo estaba dispuesto a toda costa a entrenarme en la vida salvaje de los bosques tropicales, pues tenía el proyecto de asaltar el próximo invierno un importante banco de Calcuta y de huir a través de la selva; mas, precisamente, para huir a través de la selva había que conocer la selva, estar familiarizado con sus peligros, con sus hombres, con su misterio.
Lo oye y lo ve iluminado con las fulgentes estrellas y el resplandeciente sol de la esperanza risueña: colmado y embellecido con la imagen hechicera de su hermosa Valentina que en todas parte encuentra. A Valentina en el llano, a Valentina en la selva, a Valentina en la luz, a Valentina en la niebla.