sedición

(redireccionado de sediciones)
También se encuentra en: Sinónimos.

sedición

(Del lat. seditio, -onis.)
1. s. f. DERECHO Alzamiento colectivo o sublevación en contra de la autoridad establecida o la disciplina militar.
2. Sublevacion de las pasiones.

sedición

 
f. Tumulto, levantamiento popular contra la autoridad que gobierna.
fig.Sublevación de las pasiones.
Traducciones

sedición

sedition

sedición

sedizione

sedición

sédition

sedición

الفتنة

sedición

oprør

sedición

uppvigling

sedición

SFsedition
Ejemplos ?
Del templo que edificaron por decreto del Senado a la Concordia en el lugar donde las sediciones y muertes tuvieron lugar CAPITULO XXVI.
El Supremo Poder sostendrá el sistema Representativo que existe en las nueve Provincias, sofocando los tumultos o sediciones que tengan lugar con el objeto de alterar el orden legal establecido en ellas.
Además, nos llena de amores, de deseos, de temores, de mil ilusiones y de toda clase de estupideces, de manera que no hay nada tan cierto como el dicho vulgar de que el cuerpo jamas conduce a la sabiduría. Porque ¿quién es el que provoca las guerras, las sediciones y los combates?
Pero Richelieu voluptuoso, vengativo y sanguinario, hizo que muchas veces la máquina que dirigia se resintiese de su opresión, y se vió siempre aborrecido, atacado de sediciones, y bañado en la sangre de sus compatriotas : Cisneros austero en sus costumbres, amigo por carácter del orden y tranquilidad, paraba las tempestades con sola su firmeza, y se vió querido del pueblo á quien amaba, y estimado y temido de los Grandes que contenia.
El origen de los males que han sufrido los pueblos, estuvo siempre en sus gobiernos respectivos. La opresión precedió a las sediciones.
Es tan grande por todas partes la licencia, son tan frecuentes las sediciones y las turbulencias, que no solamente se ha negado muchas veces a los gobernantes la obediencia, sino que ni aun siquiera les ha quedado un refugio seguro de salvación.
Y peligrosa esta contienda, porque hombres turbulentos y maliciosos frecuentemente la retuercen para pervertir el juicio de la verdad y mover la multitud a sediciones.
Pedro Téllez Girón, duque de Osuna, virrey de Sicilia, en Mecina, cuando por la gabela de la seda se amotinó el pueblo y el rumor de las amenazas armadas confundían la ciudad, pudiendo seguir el ejemplo en semejantes sediciones de otros antecesores suyos, retirándose al castillo para asegurarse, se arrojó en un caballo solo y en cuerpo, con espada y daga, en el mayor hervor del tumulto: el cual, suspendido con resolución tan animosa, de tal manera reverenciaron al que aborrecían, granjeados de su valor, que mandándolos abrir las puertas, y las tiendas, recogerse y dejar las armas, fue pacífica y alegremente obedecido.
13. Con estos preceptos que aseguran la república se quita toda ocasión y aun todo deseo de sediciones. Y quedan consolidados en lo sucesivo, al honor y la seguridad de los príncipes, la tranquilidad y la seguridad de los Estados.
Sin embargo, incluso en estas circunstancias no hubo quien tratase de promover sediciones ni de menoscabar la majestad del emperador, ni jamás pretendieron otra cosa que confesarse cristianos, serlo realmente y conservar incólume su fe.
Porque las pasiones populares, estimuladas con estas opiniones como con otros tantos acicates, se alzan con mayor insolencia y con gran daño de la república se precipitan, por una fácil pendiente, en movimientos clandestinos y abiertas sediciones.
De los males interiores que padeció la República romana con un prodigio que precedió, que fue rabiar todos los animales de que se sirve ordinariamente el hombre CAPITULO XXIV. De la discordia civil causada por las sediciones de los gracos CAPITULO XXV.