Ejemplos ?
Si queréis saber en qué condiciones de salud perdida, de moral vilipendiada y de ruina intelectual ha sido producido y se está produciendo por las clases laboriosas ese «embriagador aumento de riqueza y de poder, restringido exclusivamente a las clases poseedoras», examinad la descripción que se hace en el último «Informe sobre la Sanidad Pública» referente a los talleres de sastres, impresores y modistas.
Lo otro, y lo que más sentimos, es que hablando comúnmente soléis decir: "¡Miren el diablo del sastre!", o "¡Diablo es el sastrecillo!" ¿A sastres nos comparáis, que damos leña con ellos al infierno y aun nos hacemos de rogar para recibirlos, que si no es la póliza de quinientos nunca hacemos recibo, por no malvezarnos y que ellos no aleguen posesión "Quoniam consuetudo est altera lex", y como tienen posesión en el hurtar y quebrantar las fiestas, fundan agravio si no les abrimos las puertas grandes, como si fuesen de casa.
Era de ver una legión de verdugos con azotes, palos y otros instrumentos, cómo traían a la audiencia una muchedumbre de taberneros, sastres, y zapateros, que de miedo se hacían sordos, y aunque habían resucitado no querían salir de la sepultura.
El señor intendente dijo que eso de legislar sobre el vestido y la moda era asunto de sastres y costureras más que de la autoridad; que la regia ordenanza había caído en desuso; y que, por fin, antes se pondría a clavar banderillas y a estoquear un toro bravo, que en dimes y diretes con el sexo que se viste por la cabeza.
Y es de advertir que en todos los oficios, artes y estados se ha introducido el don, en hidalgos, en villanos; yo he visto sastres y albañiles con don, y ladrones y galeotes en galeras.
Yo, que siempre oí decir ´Dime con quién andas y diréte quién eres’, por ir con buena compañía puse el pie en el umbral del camino, y sin sentirlo me hallé resbalado en medio dél como el que se desliza por el hielo, y topé con lo que había menester, porque aquí todos eran bailes y fiestas, juegos y saraos, y no el otro camino, que por falta de sastres iban en él desnudos y rotos, y aquí nos sobraban mercaderes, joyeros y todos oficios.
29º Item, dijeron que por cuanto los oficiales sastres y calceteros y herreros y zapateros en el usar de sus oficios y llevar precios por las obras que hacen...
32º Item, mandaron que el dicho examinador de los sastres y calceteros e visitadores de los zapateros, curradores y curtidores (con)juntamente con el Diputado que fuere hagan y tengan Ordenanzas vistas y aprobadas por el dicho Cabildo, para en lo tocante a cada uno de los dichos oficios, y aquellas se guarden; so las penas ellos contenidas.
Ítem, se ordena y manda que los Plateros, Sastres y demás Oficiales convenientes tengan sus tiendas en la Plaza Pública de dicha Ciudad y no en otro cabo, lo cual se entienda bien, habiendo Casas bastantes y dándoselas a precios moderados y no las habiendo por esta causa, so pena de cuarenta pesos y que no se consientan tenerlas fuera de ella, y lo mismo se entienda con los Pulperos.
También venden gallinas y otros mantenimientos a los pasajeros. Hay entre los indios algunos oficiales, zapateros, sastres y carpinteros y viven de sus oficios.
Marramaquiz, atento a las nuevas del paje (que la fama enamora desde lejos), que, fuera de las naguas de pellejos del campanudo traje, introdución de sastres y roperos, doctos maestros de sacar dineros, alababa su gracia y hermosura, con tanta melindrífera mesura, pidió caballo, y luego fué traída una mona vestida al uso de su tierra, cautiva en una guerra que tuvieron las monas y los gatos.
Dice que, por cuanto está propuesto para marido y por su parte no se ha dado memoríal de lo que tiene, le ha parecido enviarle, juntamente con la declaración que va hecha de su inclinación, para que en ningún tiempo la novia se pueda llamar a engaño ni pedir divorcio, aunque tenga vicario afectado, ni él lo pedirá, cumpliéndose con las condiciones y capitulaciones siguientes: Primeramente pone por condición que la dote prometida haya de ser en dineros de contado, y no en trastos y alhajas tasadas a fuer de hechuras de sastres, y menos en casas ni heredades, por cuanto es hombre movible.