sardina

(redireccionado de sardinas)

sardina

(Del lat. sardina.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Pez clupeido marino, pequeño y brillante, de color oscuro en el dorso y escamas grandes, que vive cerca de las costas en primavera y verano y cuya carne es muy apreciada.
2. sardina arenque ZOOLOGÍA Arenque, pez teleósteo.
3. echar otra sardina coloquial Entrar una persona de fuera, en especial en sitios apretados donde ocasiona molestias.
4. estar como sardinas en lata o en banasta coloquial Muy apretados por haber un excesivo número de gente no cabe nadie más en el vagón, vamos como sardinas en lata.
5. la última sardina de la lata coloquial Frase que alude a la persona que llega al final de las cosas.
NOTA: Nombre científico: (Sardina pilchardus.)

sardina

 
f. zool. Pez osteíctio del orden clupeiformes (Sardina pilchardus), de cuerpo algo comprimido y coloración verde olivácea con el dorso azul. Su pesca tiene gran importancia económica.

sardina

(saɾ'ðina)
sustantivo femenino
pez marino de unos 25 centímetros de largo, color azul plateado y carne comestible sardinas en conserva
muy apretado a causa de haber mucha gente Fuimos como sardinas los seis dentro del automóvil.
Traducciones

sardina

sardine

sardina

sardine

sardina

Sardine

sardina

sardina, sarda

sardina

sardinka

sardina

sardin

sardina

sardiini

sardina

sardina

sardina

サーディン

sardina

정어리

sardina

sardine

sardina

sardin

sardina

sardynka

sardina

sardinha

sardina

sardin

sardina

ปลาซาร์ดีน

sardina

sardalya

sardina

cá mòi

sardina

沙丁鱼

sardina

沙丁魚

sardina

SFsardine
como sardinas en latalike sardines
sardina arenqueherring
sardina noruegabrisling
Ejemplos ?
A la mañana entregó el envoltorio a Juan, diciéndole que no lo abriese hasta que la princesa le preguntase en qué había pensado. Había tanta gente en la amplia sala, que estaban, como suele decirse, como sardinas en barril.
Y solo seguimos adelante cantando, “Sobre mi cabeza, veo la libertad en el aire.” Y luego nos metían en los furgones, y a veces nos amontonaban ahí adentro como sardinas en lata.
Sin embargo de lo dicho sobre semejante cambio, los marinos actuales que proceden de la partida de la Berrona y de otras sus coetáneas, aún conservan, para un ojo práctico, ciertos resabios de aquella época; examinándolos con cuidado, aún se ve asomar bajo sus hábitos nuevos la hilaza del antiguo chaquetón de paño pardo; aún hablan como entonces si se les sabe tirar de la lengua, y es cosa probada que toman de mejor gana una cazuela de sardinas en la taberna de Regatillo, que un biftec en el restaurant del Occidente.
ltimamente se han verificado en Bilbao y en San Sebastián regatas de traineras, esto es, de las lanchas que se dedican a la pesca de la sardina. Así se nombra a las navecillas que actuando con la traína, red extensa y honda que se cala rodeando un banco de sardinas.
Cafetera, que no era lerdo, comprendió al punto hasta dónde alcanzaba su privanza y lo que podía esperar de sus dioses lares; y como, por otra parte, sus libérrimos instintos se le habían revelado diferentes veces hablando con sus compañeros sobre la vida raqueril, se decidió por el arte en el cual hizo su estreno pocos meses después del último mendrugo, que le aplastó la nariz para nunca más enderezársele. Era un día en que el tío Magano andaba a la mar, y la tía Carpa a vender un carpancho de sardinas.
Bajando dos húmedos escalones se halló delante de la comida, que consistía en un plato de sopas de ajo y otro de patatas cocidas, con algunas sardinas saladas.
Guardaréis y cumpliréis lo contenido en el dicho capítulo y ordenanza con que en lo de la postura de pescado que se vendiere por arrobas, lleve el Diputado los derechos contenidos en el dicho capítulo, de cien arrobas, (la) una; y de ahí para abajo, al respecto y prorrata de que pusiere y no lleve más postura de cien arrobas, aunque sean muchas más, y en lo de los (pescados) tollos ansímismo lleve el dicho Diputado de postura los derechos de cien docenas, conforme a la dicha Ordenanza y de allí para abajo (sea) prorrata, y de cien docenas para arriba, no lleve más derechos de postura, como (el) de cien docenas; y de las sardinas pueda llevar(se) (una) postura de hasta dos mil sardinas y no más...
Mientras Peralta almorzaba con sardinas y nueces, consideraba con cierta admiración el ambiente nuevo que lo rodeaba y en el cual se sentía medio perdido.
Para llamar sardinas y arcos de violín a los pobres y apuestos caballos procedentes de África y quejarse del toro que desbarriga pocos.
Las faltas de los médicos las tapa la tierra. El que en la juventud come sardinas, en la vejez le salen las espinas. Nadie toca el tambor sino el que lo tiene.
Á quien no ha comido de tales empanadas le parecerá abominable que, constando el relleno de boquerones ó sardinas con un picadillo de tomates y cebollas, se tomen las empanadas con chocolate; pero así es la verdad, y están buenas, aunque parezca inverosímil.
Muebles marchitos y estropeados, que vanamente intentaban recomponer doña Máxima y Ángeles, vestidas también ellas, no diré de andrajos, pero de trapitos ala de mosca -vueltos, recosidos y rezurcidos-, y sujetas a régimen de patatas y sardinas, lo más barato que por entonces salía a la plaza.