santero


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con santero: santeria

santero, a

1. adj./ s. RELIGIÓN Se aplica a la persona que rinde un culto exagerado o supersticioso a las imágenes religiosas. beato
2. s. RELIGIÓN Persona que cuida de un santuario o ermita.
3. RELIGIÓN Persona que pide limosna y lleva de casa en casa la imagen de un santo y la deja durante cierto tiempo en cada una.
4. ARTE, RELIGIÓN Persona que esculpe, pinta y vende imágenes de santos.

santero, -ra

 
adj. Díc. del que tributa a las imágenes un culto supersticioso.
m. f. Persona que cuida de un santuario.
Persona que pide limosna, llevando la imagen de un santo.
Sinónimos

santero:

beato
Traducciones

santero

questuante

santero

Сантеро

santero

Santero

santero

Santero

santero

Santero

santero

Santero

santero

/a SM/F
1. (Caribe) maker or seller of religious images, prints, etc
2. (= devoto) person excessively devoted to the saints
Ejemplos ?
Conque, va sabe, temprano, mañana al venir el día, me cuelo en la imprentería de Hernández el Valenciano, y me agarro mano a mano a cimarroniar con él: y en cuanto acabe el papel dándomelo, de ahi mesmito, me guasquiaré, patroncito, a su casa de tropel. Verá, señor, con qué esmero ha pintao la estampería, que le ha hecho a mi versería Musiú Lebas, el santero.
A un abate arrimado a su cortejo Le presenta un espejo, Y al mirar su retrato peregrino, Se vio con las orejas de pollino. A un santero le manda Que se acerque; le pilla la demanda, Y allá con sus hechizos La convirtió en merienda de chorizos.
Y no digan que soy como aquel picaro santero que pedia limosna para una estampa de Jesús Nazareno, y que después de hacer buena colecta de reales entre los devotos, sacaba mía baraja y le decía al buen Jesús: — En la cara te conozco que tú quieres que echemos una partidita de treintaiuna, ¿A cómo va á ser el juego?
Hablaba yo de esto mismo en el lugar, sentado en el porche de la iglesia, donde después de acabada la misa del domingo solía reunirme con algunos peones de los que labran la tierra de Veratón, cuando algunos de ellos me dijeron: Pues, hombre, no sé en qué consistía el que tú no las topes, pues de nosotros podemos asegurarte que no bajamos una vez a las hazas que no nos encontremos rastro, y hace tres o cuatro días, sin ir más lejos, una manada que, a juzgar por la huellas, debía de componerse de más de veinte, le segaron antes de tiempo una pieza de trigo al santero de la Virgen del Romeral.
Con sus ahorrillos y alguna ayuda del arzobispo, elevó modesta capilla, que a los pocos años de su muerte las limosnas de los fieles, la súbita devoción despertada en muchas leguas a la redonda, transformaron en rico santuario, con su gran iglesia barroca y su buena vivienda para el santero, cargo que desde luego asumió el párroco, viniendo así a convertirse aquella olvidada parroquia de montaña en pingue canonjía.
Junto a los pies de la Ermita de la Virgen de la Cueva se encuentra lo que en sus días fue estancia del santero que cuidaba el santuario, así como lugar de descanso para los peregrinos que acudían a este elevado y santo lugar.
En 1860 se nombra la primera junta directiva que se ocupará de las distintas actividades de la hermandad y estará compuesta por el capellán, el hermano mayor, el mayordomo, el secretario, el tesorero, los vocales, las damas camareras, las hermanas lavanderas -que a partir de 1950 irán vestidas iguales, con bata negra, delantal y pañuelo azul marino, medias y zapatillas negras-, el santero o ermitaño, el muñidor y los hermanos cofrades.
Este término se ha difundido alrededor del mundo, aunque también con otra acepción: santero es la persona que confecciona las imágenes de los santos católicos.
Con esta intervención se intenta devolver al edificio su aspecto primitivo y adaptarlo a una de las misiones que tuvo, como fue, la de dar refugio a los visitantes y peregrinos, de este modo salvaría a la Casa del Santero de su destrucción total.
El santero forma parte de la vida cotidiana del creyente, se convierte en su intermediario con lo sobrenatural, su consejero y su adivino.
Posteriormente y de manera coincidencial, un 3 de enero de 1777 el pueblo es refundado por Antonio de la Torre y Miranda, el cual cumplía una orden del gobernador de Cartagena de indias, Don Juan de Torrezar Díaz Pimienta; en esta refundación, de la Torre reorganiza la población en la cual repartió 98 solares entre 98 familias, las cuales sumaban en total 488 personas, aquí, De La Torre cambia el nombre de Santero por San Antero, en honor a un Papa griego que llegó al trono de San Pedro en el año 235 después de la muerte de Ponciano.
Autores: Mariano Etkin, M. C. Villanueva, Carlos Mastropietro, Germán Cancián, Santiago Santero. En Revista Nr. 5, Instituto Superior de Música, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, Argentina.