Ejemplos ?
Y si caigo, ¿qué es la vida? Por perdida ya la di, cuando el yugo del esclavo, como un bravo, sacudí. Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad, mi ley, la fuerza y el viento, mi única patria, la mar.
Yo cogí uno, entre varios que habían caído a mi alrededor, y lo guardé durante mucho tiempo como un tesoro. El carretero me miró, como preguntándome si ya no volvería. Sacudí la cabeza y le dije que creía que no.
-Entonces, hijo mío -me dijo mirándome fijamente-,¿sabes por qué tengo tanto interés en estar sentada encima de mi equipaje? Sacudí la cabeza, como hombre que echa su lengua a los perros.
Pronto se oscurecieron por un nuevo e indefinible horror, y cuando desperté (o mejor dicho, cuando sacudí la modorra que me sujetaba en mi silla) todo mi ser temblaba de un miedo sin objeto e inexplicable.