sabino

(redireccionado de sabinos)
Búsquedas relacionadas con sabinos: patricios, samnitas, etruscos, latinos

sabino, a

1. adj. Se aplica a la caballería que tiene el pelo mezclado de blanco, negro y castaño. rosillo
2. HISTORIA De un antiguo pueblo italiano que habitaba entre el Tíber y los Apeninos.
3. s. HISTORIA Persona originaria de este pueblo.
4. s. m. LINGÜÍSTICA Lengua que hablaba este pueblo.

sabino, -na

 
adj.-s. etnog. Díc. del individuo perteneciente a un antiguo pueblo de Italia central, emparentado con samnitas y umbros. En el año 295 a C fueron anexionados a la ciudad de Roma.
m. ling. Dialecto de los sabinos.
Traducciones

sabino

Sabino
Ejemplos ?
Después duplicar así la Ciudad, se hizo concesión a los Sabinos de la nueva denominación de Quirites, por su antigua capital de Curas.
Entonces los romanos y sabinos renovaron los combates en el centro del valle, pero la fortuna de Roma fue superior. Fue entonces cuando las Sabinas, cuyos secuestro había llevado a la guerra, despojándose de todo temor mujeril en su aflicción, se atrevieron en medio de los proyectiles con el pelo revuelto y las ropas desgarradas.
Avanzando antes que los demás, Mecio Curcio, del bando de los Sabinos, y Hostio Hostilio, por parte romana, se enfrentaron en combate singular.
Del robo de las sabinas y de otras maldades que reinaron en Roma, aun en los tiempos que tenían por buenos Pero diremos acaso que el motivo que tuvieron los dioses para no dar leyes al pueblo romano fue porque, como dice Salustio, la justicia y equidad reinaban entre ellos no tanto por las leyes cuanto por su buen natural; y yo creo que de esta justicia y equidad provino el robo de las sabinas; porque, ¿qué cosa más justa y más santa hay que engañar a las hijas de sus vecinos, bajo el pretexto de fiestas y espectáculos, y no recibirlas por mujeres con voluntad de sus padres, sino robarlas por fuerza, según cada uno podía? Porque si fuera mal hecho el negarlas los sabinos cuando se las pidieron, ¿cuánto peor fue el robarlas, no dándoselas?
No valían tanto los brazaletes de los sabinos, que aplastasen bajo el peso de los escudos la cabeza de una Vestal; un hijo atravesó con el acero las entrañas que le habían dado a luz, y un collar fue la causa de su crimen.
Tranquilizados los ánimos y acordados por ambas partes los conciertos, Rómulo fue obligado a admitir por socio en el reino a Tito Tacio, rey de los sabinos, siendo así que antes no había podido sufrir la compañía de su hermano Remo en el gobierno.
Cuando despertaron, comunicaron la voluntad de HUITZILOPOCHTLI a todo su pueblo e hicieron entusiasmados una enorme presa; enseguida derramaron el agua que alegre se extendió por el llano y formó una gran laguna en torno a la cual aparecieron de pronto bellísimos y frondosos árboles: Sauces, sabinos, álamos.
Cuando llegaron, asombrados vieron un espléndido ojo de agua que manaba con gran fuerza donde se contemplaban cosas maravillosas: Sabinos blancos, sin ninguna hoja verde; cañas y tulares, blancos también; ranas blancas muy vistosas; de pronto apareció el colibrí azul y se transformó en HUITZILOPOCHTLI, que les dijo: -Vayan al lugar donde cayó el corazón de COPILI y allí encontrarán un nopal tan hermoso y lleno de tunas rojas, como corazones, que una águila preciosa le habita.
Se deleitaban con el canto y la melodía de los pajarillos de cabezas coloradas y amarillas; disfrutaban también de muchas diferentes especies de hermosos y grandes pescados; se regocijaban con la inmensa frescura de arboledas que había por aquellas riberas y de manantiales cercados de sauces, de sabinos y de alisos grandes y preciosos.
Como Eneas no pareció cuando murió, le hicieron su dios los latinos. Los sabinos, a su primer rey, Sango, o como otros le llaman, Santo, le pusieron asimismo en el catálogo do los dioses.
Los filibusteros llevaron doncellas de Paris á la islilla de que se habian apoderado. Y se cuenta que Rómulo en un hermoso espectáculo que dió á los Sabinos, les robó trescientas doncellas.
He aquí a Clauso, del antiguo linaje de los Sabinos, que viene capitaneando una poderosa hueste, poderoso como ella, y de quien descienden hoy la tribu y la familia Claudia, difundida por el Lacio desde que Roma le dio en parte a los Sabinos.