ruindad

(redireccionado de ruindades)
También se encuentra en: Sinónimos.

ruindad

1. s. f. Calidad de ruin todos le desprecian por su ruindad. vileza
2. Acción y palabras propias de una persona ruin o despreciable lo que le has hecho ha sido una ruindad. mezquindad, vileza
3. Actitud o calidad de la persona tacaña vive sin ninguna comodidad por ruindad y no por necesidad. avaricia, racanería
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

ruindad

 
f. Calidad de ruin.
Acción ruin.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

ruindad

(rujn'ðad)
sustantivo femenino
1. honradez mezquindad o bajeza propia de alguien Se quedó sin amigos por su ruindad.
2. decencia palabras o hechos propios de una persona ruin Es una ruindad lo que le has hecho a tu compañero.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

ruindad

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

ruindad

SF
1. (= cualidad) → meanness, lowness
2. (= acto) → low act, mean act
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Cataño, José Carlos: «Poesía y crítica en Antonio Rodríguez Jiménez», Diario Gran Canarias, Tenerife, 26 de junio de 1993. Cílleruelo, José Ángel: "Pequeñas ruindades”, Hora de Poesía, nº 79-80, enero-abril, Barcelona, 1992.
La confianza en los demás deja de existir y se comienza a generar un ambiente de incertidumbre y soledad, un frustrado anhelo por el bienestar económico y afectivo, que como consecuencia de sus debilidades y ruindades, cada vez será menos posible.
De él escribe Carlos Monsiváis; "coincide socialmente con el momento de la aparición en México del muckraker, el 'expositor de ruindades', el reportero de denuncia que 'escarba' en los basureros del capitalismo y en los primeros años del siglo hace posible el crecimiento del periodismo norteamericano.
Qué rugiente marejada de infinitos desprecios saltaría desbordante de vuestros pechos sobre el rostro de esos hombres que dicen amaros, cuando lo que desean es poseeros como una cosa y encadenaros a su dominación, para vosotras más triste que muchas desventuras, puesto que viene de un esclavo, de un esclavo que hundido en abyecto servilismo tiene la imprudente audacia de hacer de vosotras, que deberíais ser las dulces campañeras del hombre fuerte, el escaño de sus ruindades.