Ejemplos ?
Y el vejete me miraba con tal expresión de malicia y lástima, que me ruboricé, murmurando para adentro: «Este tío me conoce.» FIN
Por sus ojos iluminados, serenos, capté el punto de vista del hombre moderno en lo que respecta a las mujeres, para no olvidarlo jamás. Entonces me ruboricé avergonzándome de mi mismo.
Yo me ruboricé ligeramente y disparé mi obús: -Necesito en el acto un gásfiter que vaya a componer mi cálifon que ha hecho explosión.
—Entonces usted era su amigo... esas confianzas sólo se hacen a los amigos. Me ruboricé. —Tanto como amigo no... pero siempre me interesó su psicología.