ropero

(redireccionado de roperos)

ropero, a

1. s. OFICIOS Y PROFESIONES Que sirve para guardar la ropa.
2. OFICIOS Y PROFESIONES Persona encargada de cuidar la ropa de una comunidad es el ropero del vestuario del gimnasio. guardarropía
3. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que vende ropa hecha.
4. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que hace los recados de la ropería de los pastores.
5. Persona encargada de la quesería de una cabaña de ovejas.
6. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Armario o habitación donde se guarda la ropa las camisas están en el ropero.
7. Conjunto de prendas de una persona como trabaja en una tienda de modas, tiene un ropero de cientos de prendas. ropaje
8. Institución benéfica que reparte ropa a los necesitados.
9. s. Amér. Persona muy corpulenta.

ropero, -ra

 
m. f. Persona que tiene por oficio vender ropa hecha.
Persona que cuida de la ropa de una comunidad.
m. Armario o cuarto donde se guarda ropa.
Asociación benéfica destinada a distribuir ropas entre los necesitados.
Zagal que hace los recados de la ropería de los pastores.
Persona encargada de la quesería de una cabaña de ovejas.

ropero

(ro'peɾo)
sustantivo masculino
1. armario donde se guardan prendas de vestir un armario de caoba
2. figurativo conjunto de vestidos de una persona Mi hermana tiene un ropero grandísimo.
Traducciones

ropero

szafa

ropero

гардероб

ropero

衣柜

ropero

衣櫃

ropero

garderobe

ropero

ワードローブ

ropero

옷장

ropero

garderob

ropero

A. ADJfor clothes, clothes antes de s
armario roperowardrobe
B. SM (= guardarropa) → wardrobe; [de ropa blanca] → linen cupboard
Ejemplos ?
Cirujanos para heridas, albéitares para bestias, Albardoneros, herreros, Armeros para escopetas, Carpinteros y torneros, Sastrerías muy buenas. También tengo de obra gruesa Sombreros y coleteros Y maestros de vihuela, Roperos y mercaderes, Mercaderías y tiendas.
La mentira consiste en decir que no la quiso el diablo: ¿hay alma que no la quiera el diablo? No por cierto, que pues él no hace asco de las de los pasteleros, roperos, sastres, ni sombrereros, no la hará de mí.
Marramaquiz, atento a las nuevas del paje (que la fama enamora desde lejos), que, fuera de las naguas de pellejos del campanudo traje, introdución de sastres y roperos, doctos maestros de sacar dineros, alababa su gracia y hermosura, con tanta melindrífera mesura, pidió caballo, y luego fué traída una mona vestida al uso de su tierra, cautiva en una guerra que tuvieron las monas y los gatos.
Allí cuesta la honra, y hay quien hace creer a un malaventurado se ciña su patrimonio al dedo, y no sintiendo los artejos el peso, está aullando en su casa. No trato de los pasteleros y sastres, ni de los roperos, que son sastres a Dios y a la ventura y ladrones a diablos y desgracia.
Así lo hicieron los ambiciosos del cuento, que, por más señas, de comer a la mesa del señor y de vestir de sus roperos, estaban tan gordos y tan relumbrantes que no había más que ver.
Perdóname que no ame tantos nietos como quieres, qué vergüenza traer más críos a este mundo hambreado, corrupto, contaminado, egoista, cruel, consumista, superficial, neurótico y todo lo que dicen los peores puritanos de roperos; qué mal gusto irresponsable de las hembras y los escuálidos matriarcas que se cuelgan el letrero de hombres; perdóname que malgaste mis orgasmos creando versos, algún cuento, treinta libros o más, quince discos de larga duración tan aburrida, algún drama adolescente, mientras pienso ser quetzal sin rejas.
Las camas originales eran rebatibles, de tal manera que los dormitorios podían ser usados como salita durante el día. También contaban con roperos-placard que permitían ahorrar espacio.
El 4º piso, ocupado por Columbia, se distribuyó para ella de la siguiente manera: un hall de entrada, el gran salón de oficinas y público, el salón del directorio, la gerencia, un consultorio médico, etc. Los últimos cuatro pisos se destinaron a 42 oficinas de alquiler, con toilettes y roperos particulares.
Dos días después, el 3 de septiembre, fue captada afuera de la casa de Mariana en plena mudanza de «Pirru» y sus hijos, donde un camión cargó sillas, mesas, roperos, libreros, televisores, colchones, plantas, lavadoras, juguetes y un sin número de muebles que pertenecieron a la hija de Talina Fernández, con lo que quedó culminado el proceso de cambio domiciliario de «Pirru»; ella supervisó los detalles del transporte de las pertenencias, mostrándose poco amable con la reportera que estuvo encargada de cubrir aquella nota.
El Bolshói tiene una de las mejores infraestructuras disponibles para la enseñanza de la danza: veinte grandes estudios con piso antideslizante especial para danza, vestuarios con duchas y roperos, áreas de estudio, y sala de fisioterapia.
El código de identificación que se utilizan en el reciclado de identificar polietileno de baja densidad. La mayoría de muebles (mesas, sillas, roperos) tiene 4 patas.
Además, en el Morazán, los cinco camerinos se remodelaron, con aire acondicionado, ventiladores, roperos, duchas nuevas y pintados en su totalidad.