Ejemplos ?
En esa mañana particular, mientras que el sol brilla y la fauna prospera, Banjo yace dormido roncando en su cama mientras su hermana Tooty, la hermana buena de Banjo, espera que éste vaya en busca de aventuras con ella.
Consejos para sobrevivir, poesía, Ediciones La Soga al Cuello, Bogotá, 1974 Mito, 1955-1962, ensayo, Colcultura, Bogotá, 1975 La alegría de leer, ensayo, Colcultura, Bogotá, 1976 Salón de té, poesía, Instituto Colombiano de Cultura, Bogotá, 1979 La tradición de la pobreza, ensayo, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1980 Casa de citas, ensayos, Caracas, 1981 Ofrenda en el altar del bolero, poesía, Monte Ávila, Caracas, 1981 La otra literatura latinoamericana, ensayo, El Áncora; Procultura - Colcultura, Bogotá, 1982 Roncando al sol como una foca en las Galápagos...
Los trabajos de animación fueron realizados por la empresa Espresso Animation y dirigidos por Phillip Vallentin, en donde se adaptaron algunos personajes de Vázquez que son: Anacleto, agente secreto, aparece en la duodécima secuencia diciéndole que ha entrado una chica guapa en la cafetería, aparece en la trigésima roncando, y en la noventa y uno en donde muestra un nuevo invento.
Con la cabeza siempre tan disimulada entre las hojas, ¡estás siempre roncando y te enteras de lo que pasa en el mundo menos que un capullo!
Yo llevaba unos realitos, Y así que echaron el cuarto Se los planté, perdí en boca, Y sin medio me dejaron. En esto un catre viché, Y me lo fui acomodando, Me tapé con este poncho Y allí me quedé roncando.
Esta idea me perseguía de tal modo que, aunque sabía que no tenía ninguna solidez, me deslizaba en la habitación de al lado para tener la seguridad de que estaba allí, en efecto, tendido, con las piernas extendidas hasta el otro extremo de la habitación, y roncando.
Cuando ya no le quedaban más lágrimas, salió al campo en compañía de su pequeña, y, al llegar al prado, vio al lobo dormido debajo del árbol, roncando tan fuertemente que hacía temblar las ramas.
―¡La viera de mañanita Cuando a gatas la puntita Del sol comienza a asomar! Usté ve venir a esa hora, Roncando la marejada, Y ve la espuma encrespada Los colores de la aurora.
Empezaba a parecerle un tantico ridículo buscar la sabiduría en los libros, mientras otros roncando se lo encontraban todo sabido al despertar.
Alborotóse Leonora, viendo tan entrado el día, y maldijo su descuido y el de la maldita dueña; y las dos, con sobresaltados pasos, fueron donde estaba su esposo, rogando entre dientes al cielo que le hallasen todavía roncando; y, cuando le vieron encima de la cama callando, creyeron que todavía obraba la untura, pues dormía, y con gran regocijo se abrazaron la una a la otra.
Su fatiga era extrema y durmiose al poco rato, roncando con tanto estrépito que el miedo de las pobres criaturas fue tan grande como cuando empuñaba la espantosa cuchilla para matarles.
Atravesó otro gran patio con pavimento de mármol; subió la escalera y entró en la sala de los guardias, que estaban formando hilera con el arcabuz al hombro y roncando ruidosamente.