rollizo

(redireccionado de rollizas)
También se encuentra en: Sinónimos.

rollizo, a

1. adj. Que tiene forma redonda.
2. Que es robusto y grueso ya se sostiene sobre sus rollizas piernas. gordo
3. s. m. Madero en rollo.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

rollizo, -za

 
adj. Redondo, en figura de ro llo.
Robusto y grueso; díc. de personas y animales.
m. Madera en rollo.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

rollizo

(ro'λiθo)
sustantivo masculino
madero cilíndrico Las vigas del techo eran rollizos de pinotea.

rollizo, -za

(ro'λiθo, -θa)
abreviación
1. que es redondo columnas rollizas
2. persona débil de aspecto saludable y vigoroso Al regreso de las vacaciones se mostraba rollizo y feliz.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

rollizo

, rolliza
adjetivo
2 grueso, gordo, fornido, robusto.
Se aplican a personas y animales.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

rollizo

ADJ
1. (= rechoncho) → plump; [niño] → chubby; [mujer] → plump, buxom
2. (= redondo) → round; (= cilíndrico) → cylindrical
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
estas dos que salen ahora del cuarto son nuestras compañeras de viaje. ¡Bendito sea Dios, qué rollizas y graciosísimas están así!
Estarán en la otra vida almas del Purgatorio esta noche esperando los sufragios que allí vayan llegando de unas y otras gentes, para subir al Cielo, y, aunque he rezado yo por mis parientes, no sé si este consuelo lograrán por mis cortas oraciones, -Cierto, la dijo el cura, suspirando, desnudo ya, subiéndose a la cama y sus formas rollizas enseñando; cierto que no hay sufragios suficientes para sacar las ánimas benditas de la llama cruel del Purgatorio, si no es cierta oración de San Gregorio que consigue indulgencias infinitas.
Mientras él aguardaba, estremecido, pasaban ante el vidrio caras y caras, joviales, ceñudas, demacradas, rollizas; caras lampiñas y barbudas, caras inteligentes y bestiales; caras de señoritas cuajadas en un mohín de pudor pretencioso, caras de señoritos fumadores que sacan los labios en gesto de bravata y chunga...
Y Juan, acordándose de que su hija se iba secando, oía con indescriptible rabia el «glu, glu...» del chorrito regalado de dulce leche que se deslizaba por entre los labios del pequeñuelo, el hijo del señorito Raimundo, y que le criaría unas carnes más rollizas aún que las de Juliana, unas carnes de rosa, tiernas como las de un lechoncillo...