rodrigón


También se encuentra en: Sinónimos.

rodrigón

(Del lat. vulgar rudica.)
1. s. m. AGRICULTURA Palo o caña que se clava junto a una planta para sostener sus ramas y tallos con ligaduras la tomatera va creciendo alrededor del rodrigón. rodriga
2. Criado anciano que acompañaba a las señoras.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

rodrigón

 
m. Vara o caña que se clava al pie de una planta para sostener sus tallos y ramas.
fig.Criado que acompañaba a las señoras.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

rodrigón

sustantivo masculino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

rodrigón

SMstake, prop, support
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
(1787) Con afecto (1787) Las zagalejas de antaño (1787) Un Rodrigón (1787) Levante pues (1788) Milagrosa infanta (1788) Demócrito y Heráclito Ruega Jesús (1789) No son rayos, no (1789) Venid atended (1790) Ea pastorcillos (1790) Hoy que el mayor (1790) Por más que las furias, cantata (1790) No os ausentéis mi bien (1798);Obras sacras Misa en Do mayor, 2 tiples y órgano Misa en Sol mayor, 2 tiples y órgano Subvenite Sancti Dei, coro a 4 voces, 2 violines y órgano Dieter Lehnhoff, Creación musical en Guatemala.
Emer, alejada con este pretexto, y llevando por rodrigón a la chinita Gervasia, iba con el pensamiento puesto en la conversación que acababa de tener con Severo y que la preocupaba mucho, cuando la fortuna quiso que de manos a boca tropezara con su novio oficial, Enrique Gancedo.
Según el sentido moral y poético, es un emblema sacerdotal en manos de los sacerdotes o de las sacerdotisas que celebran a la divinidad, cuyos intérpretes y servidores son. Pero, físicamente, no es más que un palo, un sencillo palo, percha de lúpulo, rodrigón de viña, seco, duro y derecho.
Todas aquellas almas torcidas, que habían rechazado la cuerda y el rodrigón para el propio crecimiento, se sometían humildes a las tijeras y a la navaja niveladora del peluquero.