robusto

(redireccionado de robustos)
También se encuentra en: Sinónimos.

robusto, a

(Del lat. robustus .)
1. adj. Que es fuerte y grueso el edificio estaba sostenido por columnas robustas. firme, sólido
2. Que tiene un aspecto sano y los miembros fuertes es una persona robusta. fornido, vigoroso
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

robusto -ta

 
adj. Fuerte, vigoroso, firme.
Que tiene fuertes miembros y buena salud.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

robusto, -ta

(ro'βusto, -ta)
abreviación
1. cosa débil que es resistente y firme porque es denso o grueso las robustas columnas del templo
2. persona enclenque que es gruesa y de complexión fuerte un campesino robusto
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

robusto

, robusta
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

robusto

robust

robusto

robuste

robusto

robust

robusto

robusto

robusto

solidny

robusto

силен

robusto

Robustní

robusto

robust

robusto

강력한

robusto

robust

robusto

ADJstrong, tough, robust
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005

robusto-a

a. robust, stout.
Spanish-English Medical Dictionary © Farlex 2012

robusto -ta

adj (persona) stocky, heavy-set
English-Spanish/Spanish-English Medical Dictionary Copyright © 2006 by The McGraw-Hill Companies, Inc. All rights reserved.
Ejemplos ?
Cien brazos salían agitadamente de sus hombros, para todos igual, y a cada uno cincuenta cabezas le nacían de los hombros, sobre robustos miembros.
Cien brazos informes salían agitadamente de sus hombros y a cada uno le nacían cincuenta cabezas de los hombros, sobre robustos miembros.
ncho, huesoso, atlético, con los hombros robustos...
Sus cuerpos eran robustos y vigorosos y sus ánimos esforzados, lo que les inspiró la osadía de subir hasta el cielo y combatir contra los dioses, como Homero lo ha escrito de Efialtes y de Otus.
Volfani estaba en un sillón, deshecho, encogido, doblado y con la cabeza colgante. Don Carlos se acercó, y levantándole en sus brazos robustos, le asentó mejor: —¿Cómo estás, Volfani?
Diré de la generación en flor, de las almas flamantes, primavera e iniciación; de vosotros, oh estudiantes, empenachados de ilusión y acorazados de audacia, que tendéis vuestras almas plenas de amor, de fuerza y de gracia, al divino Platón de Atenas o al celeste Orfeo de Tracia, a la Verdad o a la Armonía, al Cálculo o al Ensueño, firmes de ardor, vivos de empeño, robustos de confianza propia y a quienes es justo que ceda la fugaz Fortuna su rueda, la Abundancia su cornucopia; vosotros que sabéis por qué abre Pegaso las alas y hay misterio en la lumbre de los ojos del búho de Palas, sed cantados y bendecidos.
No es esto dar a entender que todos los porteños los tengan tales; sino que sólo el matambre alimenta y cría los estómagos robustos, que en las entendederas de Pérez eran los corazones magnánimos.
La Psicología, la Lógica y la Ética en Lugarucos no tenían importancia de ningún género, y a los futuros héroes del cabotaje les tenía sin cuidado que la volición fuese esto y la razón lo otro y el sentimiento lo de más allá. Además, ¿qué filosofía había de enseñar a estos robustos hijos de marineros, destinados también a la vida del mar?
Era exigente, porque él mismo no se economizaba, rara vez faltó a sus clases, y muchas, como diré más adelante, tomó sobre sus hombros robustos la tarea de los demás.
tan locas Por las cosas más opuestas, Como enanos por caballos, Y robustos por recetas, Y jorobadas por bailes, Y los pobres por apuestas, Y duques por bailarinas, Y por payasos, duquesas.
El doctor Denis volvió a sonreír con obsequiosa máscara de chocolate, y el sacerdote, sirviéndole otro vasito de aguardiente de palma, prosiguió su relato: -Hace cosa de siete años se produjeron numerosas desapariciones, que, con toda razón, supusimos de origen criminal. Niños y doncellas, a veces hasta hombres robustos, salían de su choza para no regresar.
También la limeña Clarinda (que escribió en 1507), á quien Cervantes nos presenta no como madre de gallardos infan- tes sino de unos robustos tercetos En loor de la poesía antó- Jaseme que es otra mixtificación, y tan clara como la luz del medio día.